Katerina Sorensen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Katerina Sorensen

Mensaje por Katerina Sorensen el Vie Ago 17, 2012 10:13 pm



# Nombre:
Katerina
# Apellido:
Sorensen
# Edad:
23
# Avatar:
Maria Brink
# Procedencia:
Oslo, Noruega
# Trabajo u Ocupación:
Tatuadora. Actualmente camarera del Wolfsbane.
# Sexualidad:
Hetero... Bisexual
# Grupo:
Cuidadanos
# Poder:
Mujer lagarto.
Este poder consiste, esencialmente, en poder comunicarse con los reptiles además de que se puede transformar en lagarto. Esta transformación tiene tres fases, la primera, en la que es un reptil normal y corriente, quizá algo más grande; la segunda en la que su transición está a medias y solo medio cuerpo tiene escamas aunque sus ojos ojos ya son los de un reptil y, por último, la fase en la que ya es totalmente un híbrido entre humano y reptil, con enormes garras y colmillos y una cola que segrega una toxina paralizante.


•Información Descriptiva•

# Descripción Física:
Es una rubia explosiva a la que le encanta jugar con su peinado: Puede pasar del alisado japonés a los rizos según su humor pero prefiere, sin ninguna duda, el pelo largo y suelto aunque lo ha llevado corto, con cresta, con los lados rapados... En fin, de cualquier manera imaginable. De piel extremadamente pálida que deja claros sus orígenes, sus ojos son claros e intensos, el color exacto de estos es difícil de determinar ya que puede pasar del verde al azul, según la luz. De su rostro destacan su nariz respingona, sus orejas con enormes dilataciones y sus labios carnosos, que se pasa el día mordiendo.

No es demasiado alta, rondará el metro sesenta-sesenta y cinco pero le encanta llevar enormes taconazos con los que fácilmente puede ganar unos diez centímetros de estatura. Es de complexión delgada aunque no es lo que se dice un palo de escoba pues su cuerpo posee bastantes curvas. Además, aunque no lo parezca, sus pequeños brazos tienen mucha fuerza que ha conseguido a base de entrenamiento y es rápida y ágil además de flexible.

Tiene tatuajes por todo el cuerpo: brazo derecho e izquierdo y manos, cuello, cadera... Y otros muchos que ni siquiera se ven además de un piercing en el ombligo. Su forma de vestir es muy variable según la ocasión y puede pasar de ir arreglada con impresionantes vestidos a algo más informar con pantalones y una camiseta. Es bastante coqueta y le encanta llevar joyas y complementos y maquillarse bastante, en especial, los ojos con colores claros y oscuros para resaltar su color y los labios con cualquier tono de rojo.
Spoiler:

# Descripción Psicologica:
Complicada. Es la mejor palabra para describirla. Ama lo que la mayoría de gente odia y odia lo que la mayoría de gente considera bueno o adorable. Es egocéntrica y narcisista hasta la saciedad además de egoísta: Solo piensa en sí misma y en lo que es bueno para ella. Es caprichosa hasta la médula y, sin duda, toda una sádica, por esto último suelen considerarla una especie de perturbada pues no duda en demostrar hasta qué punto tiene predilección por la sangre, cosa que nadie comprende. Sí, le encantan la sangre, las vísceras y todo lo que tenga que ver con ello, en secreto ha conseguido una colección de películas Snuff que le encanta ver una y otra vez pues, en cierto modo, la excitan. Le va el sadomasoquisimo y, teniendo en cuenta cómo es ella, no es nada raro: Le gusta el dolor y no recibe nada bien las caricias, la ponen nerviosa y la cabrean... Aunque con tal de tener sexo, lo del sado es más bien secundario. Esa es ella, una contradicción que camina.

Aún así, eso no es lo único que la excita, es prácticamente una ninfómana y el sexo es uno de los pilares principales de su vida junto a la fiesta y, en menor medida, los tatuajes. Aún así, en el fondo... MUY en el fondo, Kat tiene su pequeño, oscuro y podrido corazoncito... Cosa que solo demuestra con los animales, aunque no con todos pues es capaz de matar perros y gatos (o mamíferos en general) de las maneras más crueles y sádicas imaginables sin pestañear ni mostrar signo alguno de asco pero tiene una extraña debilidad por los reptiles, quizá se siente identificada con estos pequeños animales de sangre fría... Y no puede soportar que nadie les haga daño.

Le encanta probar cosas nuevas y no duda en hacerlo cada vez que tiene una oportunidad de hacerlo, por ejemplo, en temas sexuales. Se podría decir que es bisexual aunque sin duda prefiere a los hombres a las mujeres, quizá porque en su vida han sido los que más placeres le han dado o, simplemente, porque las mujeres nunca le han atraído en exceso más que para un polvo rápido y a casa ya que suelen pensar demasiado y mezclar y confundir cosas... Demasiados sentimientos para su gusto.

En resumen, Kat, es una persona opuesta a cualquier canon de “normalidad”, es extraña, rara e incluso podría considerársela una freak y, lo raro de esto, es que su personalidad no se ha desarrollado así por abusos siendo una niña o por traumas infantiles... Desde siempre fue así, todo lo contrario a lo que su padre querría para ella... Y demasiado parecida a su madre como para que sintiera algún tipo de afecto por ella...
Sin embargo, sus fines son sencillos y más parecidos a los de cualquier persona de lo que a ella, en el fondo, le gustaría pues solo quiere conseguir todo lo que se le antoje y cuando se le antoje, ser alguien en la vida y disfrutar de ella al máximo pero, sobre todo, divertirse y pasárselo bien... Ah! Y cómo olvidarnos de el sexo... ¡Sí! Hará cualquier cosa por conseguir sexo, cuando, como y donde ella quiera y lo más importante, con quién ella quiera... Por lo que, a todos estos atributos, puede sumársele además su insistencia que puede llegar a hacerla parecer algo pesada... Y su interminable conversación, algo sorprendente debido a su procedencia... Por no olvidarnos de su extraño y macabro humor.

Eso sí, más te vale no cruzarte en su camino o interponerte en sus planes o te hará la vida (o al menos unas semanas o meses) insoportables y desearás no haberla conocido pese a que esto pueda durar poco ya que tiende a aburrirse con facilidad, quizá por problemas de atención que pueden ser la causa de que su fracaso en los estudios... Entre otras cosas como intentar tirarse a sus profesores. Aún así es vengativa y rencorosa y nunca olvida una cara. En ella es fácilmente aplicable la expresión de perdona pero no olvida... Y tampoco es que perdone en exceso, la verdad... Pero esa es Kat.


•Información Histórica•

# Familia:
    Bjorn Sorensen ~ Padre ~ 50 ~ Empresario noruego
    Svetlana Müller ~ Madre ~ 40(?) ~ Probablemente chica de compañía... ~ Paradero desconocido {Probablemente muerta}

# Historia:
She's a rebel. She's a saint. She's salt of the earth and she's dangerous!

La primera vez que la vio su padre, Bjorn, pensó que se trataba de un ángel, un pequeño querubín venido directamente del cielo que iba a cambiar su vida para siempre... No sabía hasta qué punto estaba en lo cierto, al menos en la última parte. Katerina era su ángel, su cielo, su pequeño milagro, y Bjorn pensaba que de haberse quedado con su madre no habría durado más de unos meses con vida. Svetlana era casi una niña cuando se había quedado embarazada de Bjorn, que le sacaba casi diez años, él le había dicho que se iba a encargar del bebé, que se casarían y formarían una familia y ella había sonreído y había asentido, sin rebelarle sus verdaderos planes: Seguir acostándose con todo hombre que se le pusiera a tiro y, una vez naciera el bebé, marcharse para siempre... Si solo Bjorn hubiera descubierto aquello... Las cosas habrían sido muy diferentes. Él se había enamorado locamente de aquella belleza de cabellos castaños y ojos verdes que no tenía hogar y quería pasar toda su vida con ella... Pero Svetlana no pensaba lo mismo. Ella no quería un hogar, ella no quería una familia, solo quería seguir disfrutando de la vida al máximo, sin mirar atrás, sin arrepentimientos... Y por eso en cuanto dio a luz con apenas dieciocho años recién cumplidos, le dejó el bebé a Bjorn en la puerta de su enorme casa y se marchó para siempre a California, a vivir el sueño americano... Y nunca más nadie supo nada de ella.

She's an Extraordinary girl in an ordinary world and she cant seem to get away...

Y así fue como Bjorn se vio completamente solo al cuidado de Katerina, el bebé más bonito que jamás hubiera podido ver. Había heredado su pelo rubio y pese a que, como él, tenía los ojos claros, estos eran como los de su madre grandes, expresivos, de ese tipo de ojos que hacen que cualquier hombre se vuelva loco por hacer lo que le piden. No había sacado demasiado, en un principio, de su madre y Bjorn se sintió aliviado... Aunque conforme fue creciendo el alivio se convirtió en preocupación y la preocupación en en rabia. Katerina era una niña preciosa, conseguía todo lo que quería con una simple sonrisa y se aburría en exceso en el colegio pese a que siempre estaba rodeada de niños que querían ser sus novios y ella siempre los rechazaba, siempre que podía se escapaba para caminar o, simplemente, se quedaba en el patio para no entrar a clase. Padecía de falta de atención y era un poco hiperactiva, los médicos le dijeron a Bjorn que tenían que estimular su concentración y su relajación y así fue como su padre hizo que empezara a dibujar... Aunque fue peor el remedio que la enfermedad. Ahora dibujaba en el colegio, en casa, a la hora de desayunar, comer y cenar e incluso dibujaba en vez de hacer sus deberes... Pero no eran dibujos normales. Su padre le leía todas las noches y uno de sus cuentos favoritos era Alicia en el país de las maravillas, los dibujos de Katerina estaban plagados de personajes de este cuento, convertidos en híbridos entre lo que realmente eran y monstruos que parecían sacados de las pesadillas de cualquier niño... Pero a ella le gustaban. Fue también en el colegio donde su peculiar afición por los reptiles comenzó, primero cazaba lagartijas y más tarde culebras y al final hizo que su padre le comprara una serpiente y varios lagartos. Así fue como pasó su estancia en el colegio, con dificultades para pasar de curso, numerosos castigos por escaparse y no hacer los deberes además de por pelearse con las otras niñas... E incluso la castigaban por besar a niños de su clase e incluso mayores... Sin duda, la pequeña Katerina ya apuntaba maneras y esto a su padre lo enervaba, no quería que fuera como su madre, cualquier cosa menos eso. Esa era una de las principales razones por las que Bjorn comenzó a salir con mujeres que eran todo lo opuesto a Svetlana y que intentaban controlar a Kat y llevarla por el buen camino, fracasando estrepitosamente en el intento y acabando mal... Por ello tuvo un número bastante elevado de madrastras en pocos años y ninguna duraba más de un año.

They call us problem child. We spend our lives on trial. We walk an endless mile. We are the youth gone wild!

La etapa del colegio llegó y pasó tan rápido que Bjorn ni siquiera se había dado cuenta de lo muchísimo que habría crecido Katerina, que ya empezaba a tener cuerpo de mujer y a utilizarlo a su favor pues ya no era la sonrisa lo que utilizaba para conseguir lo que quería... Sino su cuerpo. La edad a la que perdió la virginidad Katerina es desconocida para todos, incluso para ella porque ni siquiera puede recordarlo, ya que después vino una sucesión interminable de hombres en su vida pero fue en el instituto, eso seguro, durante el primer año. Quizá fue con aquel compañero de clase, Thor, con el que acabó en los baños, o aquel profesor de gimnasia sustituto al que acorraló en los vestuarios... La verdad es que su estancia en el instituto sería más recordada por sus antecedentes en cuanto a hombres, gracias a lo que se ganó el sobrenombre de lagarta, que por sus notas, bajas y mediocres, cosa que a su padre no le hacía ninguna gracia. La obligó a ir a clases particulares y ella se acostó con el profesor, su padre le dijo que como no se sacara el graduado la desheredaría y ni aún así consiguió motivarla... Pero igualmente consiguió el graduado. Su padre ya no podía más, cada día que pasaba veía más a su madre en ella, discutían diariamente, sobre sus ropas, sus amigos, las marcas que lucía por su cuerpo... Y lo último fue cuando Katerina se hizo el primer tatuaje, con apenas quince años. Bjorn entró en cólera y la echó de casa, aquella noche la pasó con el tatuador, Erik, que después de acostarse con ella le enseñó a tatuar y le dijo que tenía mucha madera... Y de esa manera fue como consiguió su primer trabajo como tatuadora, algo de lo que su padre no se podía enterar. Su padre la dejó volver a casa un par de días después y se disculpó con ella pero a partir de aquel día nada seguiría igual. Ella cada vez llevaba más tatuajes, había comenzado a dilatarse las orejas y su padre podía ver desde la ventana como cada noche salía con un chico diferente y lo aguantó, trató de convencerse de que era algo propio de la juventud, de que esa etapa se le pasaría... Pero el día que descubrió que había tenido que utilizar una pastilla anticonceptiva, no pudo más, Katerina era exacta a Svetlana y no podía vivir en la misma casa que ella... No podía más. Tuvieron la mayor discusión que jamás hubo en aquella casa, se tiraron incluso cosas a la cabeza (especialmente ella) y al final su padre la echó para siempre. Le dio dinero para un billete de avión y le dijo que no volviera nunca, que no era su hija y ella, simplemente, se rió en su cara y le dijo que no soñara que si se iba no volvería... Y así fue.

Burn, baby, burn! She's a witch, she's a witch! So, learn... baby, learn!

Su padre le pagó el viaje en avión a Londres e incluso le compró una casa en el barrio de Candem, justo la que ella eligió, y aquello fue lo último que Katerina supo de él que había cumplido su misión como padre, asegurarse de que su hija tenía un techo... Porque si de algo estaba seguro Bjorn era de que Katerina no pasaría hambre y de que, probablemente, nunca más necesitaría nada más de él. Se despidieron en Heathrow y no se volvieron a ver... Katerina consiguió trabajo poco después en una tienda de tatuajes de Candem, al principio no ganaba mucho pero sí lo suficiente para mantenerse ella y a sus mascotas, que habían crecido en número con los años, y poder permitirse salir de fiesta e ir a conciertos siempre que ella quisiera, con lo que pasó años haciéndose un nombre como tatuadora, empezando a ganar mucho más dinero porque los tatuajes que hacía eran cada vez más difíciles y costosos pero ella lo hacía perfectos, la experiencia que tenía se notaba y sus dibujos, muy parecidos a los que hacía de niña, les encantaban a todos... En cuanto a su rutina de hombres era como en Oslo, cada noche con un hombre distinto, bebiendo aún más variedades de alcohol y mezclas que nunca, probando drogas de las que no había oído hablar en su vida... Además, comenzó a tontear un forense bastante joven, Derek, que la dejaba estar en las autopsias e incluso le enseñaba cadáveres. Así mantenía sus ganas de vísceras saciadas... Y además se lo podía tirar en la mesa de la morgue, ¿qué más quería? Su vida seguía el camino que ella quería y no pensaba que nada le pudiera ir mejor... Hasta aquel día nublado en el que salió a pasear, resacosa y con ganas de respirar aire fresco, y un rayo la alcanzó. Poco después descubrió que podía comunicarse con sus mascotas y entonces todo mejoró notablemente... Hasta que se transformó por primera vez... Aunque eso no cambió en absoluto su modo de vida y ella lo vio como una simple ventaja, un nuevo modo de defensa que utilizaría cuando lo necesitara y contra quien ella quisiera... Ahora no habría nadie que se atreviera a enfadarla.

They say that I can't last a day in the real world, I say you wouldn't survive one night in mine!

De este modo, Katerina, continuó con una vida llena de excesos, de hombres, de sangre y de vísceras... Aunque esto último apareciera solo en las películas que le encantaba ver justo después de salir de fiesta o en sus dibujos. Echaron a Katerina de la tienda de tatuajes en la que trabajaba por haberse acostado con todos sus compañeros, especialmente, por hacerlo en horas de trabajo así que de nuevo estaba parada y sin blanca por lo que salió de fiesta para despejarse y pensar, fue a uno de sus locales favoritos, el Wolfsbane, donde buscaban camareras desesperadamente y así fue como, sin comerlo ni beberlo, encontró su nuevo trabajo haciendo lo que mejor se le daba en el mundo: Atraer a los hombres. Esta es la historia de Katerina, una chica extraña y peculiar a la que le encantan los hombres, el sexo, los tatuajes y la fiesta... Y que, sin duda, te volverá loco solo con mirarte... Y si no lo consigue... ¡Preparate porque no parará hasta lograrlo!


•Información Extra•

# Apodos o Sobrenombres:
Kat, Kattie/ Katty (Nadie la llama así salvo su padre y odia este mote), Rubia, Chica lagarto, Rara, Friki, Lagarta...
# Gustos:
Las noches de luna llena, las películas de serie B y Z, el cine gore, el slasher y el snuff, la música, el arte, los besos en el cuello, los hombres, el alcohol, el sexo, las drogas, los tatuajes, el maquillaje, la ropa cara (en especial de estilo pin-up), el largo invierno noruego, etc.
# Disgustos:
Las normas, los jefes, la gente quejica, los hombres que creen que lo saben todo y que tienen el control, que la controlen, que le obliguen a hacer cosas que no quiere, los mamíferos... Y una interminable lista que irás descubriendo cuando la conozcas... ¡Si es que se deja!
# Fobia:
Tiene una fobia un tanto curiosa hacia los sujetadores ya que por alguna extraña razón es incapaz de llevar uno durante más de cinco minutos. Otra de sus mayores fobias, prácticamente heredada de su madre, es su fobia al compromiso. Quizá la peor de todas sus fobias es la fobia a envejecer que tiene pues su lema es y siempre será “Vive rápido, muere joven y deja un hermoso cadáver”.
# Hobbies:
Dibujar y tatuar son sus principales hobbies además de leer (especialmente novelas pornográficas), ir al cine o ver películas en casa, cuidar de sus mascotas, ir a conciertos y escuchar música (además de liarse con músicos, que es uno de sus mayores hobbies), etc.
# Otros:
    ~ Habla noruego, holandés, alemán, inglés y algo de francés. ~
    ~ Sabe tocar la guitarra y el piano. ~
    ~ Su estilo de música favorito es el metal, especialmente el death, el black y el brutal aunque le da a todo. ~
    ~ Por influencia de su padre, es una apasionada del arte y de los museos, especialmente los de antigüedades. Piensa que cualquier tiempo pasado fue mejor. ~
    ~ Le encanta mitología, especialmente la nórdica. ~
    ~ Tiene un montón de mascotas, prácticamente todos reptiles, entre ellos una pitón reticulada bastante grande a la que llama Jörmundgander (Jörmund para abreviar) y a la que alimentaba en un principio con hamsters y pequeños roedores y para la que ahora caza incluso gatos; varios gekkos, camaleones e iguanas, tortugas e incluso lagartos armadillo, que son ilegales al estar en peligro de extinción. ~
    ~ Reserva toda una habitación para sus mascotas, llena de terrarios e incluso deja sueltos por la casa a varios de sus lagartos más grandes y a Jörmund. ~
    ~ Nunca ha pasado más de tres noches seguidas sin sexo. ~
    ~ Su mejor amigo Andy se mudó de Noruega con ella, actualmente toca el bajo en un grupo y todos los tatuajes que lleva se los ha hecho Kat. ~
    ~ Cree firmemente en el Ragnarok. ~



_________________






Katerina Sorensen

Empleo : Tatuadora/Camarera
Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 17/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Katerina Sorensen

Mensaje por Hope E. Emery el Sáb Ago 18, 2012 5:35 am

Aceptada


_________________





Hope Elena Emery
Peace and love, babes.

PREMIOS:

Hope E. Emery
ADMIN


Empleo : Camarera en Naturalmind
Mensajes : 634
Fecha de inscripción : 07/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.