Matthew James Tuck

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Matthew James Tuck

Mensaje por Matt Tuck el Miér Dic 18, 2013 9:33 am



# Nombre:
Matthew James
# Apellido:
Tuck
# Edad:
30
# Avatar:
Matt Tuck
# Procedencia:
Bridgend, sur de Gales, Reino Unido
# Trabajo u Ocupación:
Solía ser integrante de un grupo de heavy metal de éxito en todo el mundo, el cantante y uno de los guitarristas, así como músico en otras agrupaciones, pero eso no lo recuerda, y ahora se dedica principalmente al hurto y a sobrevivir como buenamente puede.
# Sexualidad:
Muy heterosexual.
# Grupo:
Ciudadanos
# Poder:
Endemoniado. A veces sus ojos se tornan negros por completo. En ocasiones, su expresión es tan sombría que parece que el mismísimo Lucifer lo ha poseído. Pero la denominación de su poder no es esa, en absoluto. La sangre de demonio que cuando era un niño se mezcló con la suya propia despertó algo en él que posteriormente se suavizó, pero que con la tormenta ha vuelto. Los demonios ahora permanecen en el Infierno, y ha perdido su capacidad de exorcizarlos a voluntad, pero puede intuir los poderes de los demás, mover objetos con su mente (telekinesis, para entendernos) y tiene sueños premonitorios.

•Información Descriptiva•

# Descripción Física:
A primera vista, cabe destacar de él su aspecto fornido, tanto por su considerable musculatura y la anchura de sus hombros como por su altura, que sobrepasa sin problemas el metro con ochenta centímetros. Algo en él, sin embargo, parece estar poco proporcionado, y deja muy claro que su físico es producto de muchas horas en el gimnasio: sus piernas. Cuando era más joven, su constitución era delgada, y la única parte de su cuerpo que parece recordar esa delgadez son sus piernas, un efecto que además fortalece llevando pantalones estrechos y ajustados, que son los que más le gustan. Su físico es una mezcla extraña entre un rebelde metalero, alguien que podría pegar sin problemas en un concierto de Metallica (en los que, de hecho y aunque no lo recuerde, ha estado), con un macarra inglés de los que escuchan dubstep y solamente saben emborracharse, se mueve en esa extraña dualidad pero eso es lo que le da un atractivo que es innegable aunque, si se le ve por primera vez, no se le pueda considerar exactamente guapo. De rostro redondo, tiene los ojos de un color azul grisáceo muy claro e intenso, que con la luz tiende a una u otra tonalidad; son pequeños, fríos e inexpresivos, como suele resultar él para los desconocidos, y suele tener ojeras y algunas bolsas bajo ellos que, junto al resto de su rostro, le han llevado a tener apodos tan variopintos como carasapo... aunque hace más de una vida de eso. Su pelo es castaño, de un color que parece bastante claro cuando le da el sol, y pese a que antes se lo teñía de negro ahora ha decidido llevarlo de su auténtico color; además, lo lleva también corto aunque tiempo ha su melena fuera de heavy, considerablemente tópica en alguien como él. Tiene los labios gruesos y dilataciones pequeñas en las orejas, así como un piercing en una de ellas, en la parte interior. Además, tiene los dos brazos llenos de tatuajes: en el izquierdo, domina un tribal que empezó a hacerse de muy adolescente (a los quince años, para más señas); en el derecho, un tatuaje de manga que revela unas escenas traumáticas que él se hizo en honor (en una muestra de su extraño sentido del humor) de los abusos que sufrió en su infancia. No es alguien que sugiera que es bueno meterse con él, en definitiva.

# Descripción Psicologica:
Matt es un chico especial. A él le pueden dar tan pronto ganas de ser amable y un auténtico caballero como ganas de matarte lentamente y encima disfrutarlo, pero si tuviéramos que definirlo en pocas palabras, estas serían cabrón, egocéntrico, perfeccionista y...¿he dicho ya egocéntrico? Él lo es, y mucho además. Sabe que es el mejor en lo que hace y en lo que no hace, y no le importa demostrárselo a cualquiera que vea. Normalmente suele ser frío e irónico, aunque si es con alguna chica con la que puede tener oportunidades saca su ingenio, su carisma, o lo que sea. Vamos, disimula que en su interior no alberga sentimientos por nada ni por nadie excepto por sus tres mejores amigos que se alejen de las meras ganas de disfrutar con la muerte y la violencia. Es sádico y frío, pero disimula, y oh, de qué manera...por la cuenta que le trae, pues romper su fachada de estrella del rock egocéntrica para demostrar cómo es en realidad no le viene nada bien. Es un buen actor, que sólo deja salir su auténtica personalidad (llena de sufrimiento y marginación desde siempre, pero al fin y al cabo son cosas como esas las que le han hecho fuerte) cuando se centra en su música y en sus amigos, que son los únicos que siempre han estado ahí para ayudarle y le conocen tan bien como él mismo. Su vida se centra en el sufrimiento, el ajeno principalmente, y le encanta meter cizaña y sentarse a ver su obra en los demás. En general es testarudo e introvertido, con cambios de humor fuertes y salidas siempre inesperadas que o te encantan u odias, exactamente igual que él...con la diferencia de que siempre acabarás buscando gustarle tú a él. Es parte de su magnetismo propio, quizá porque en sus ojos azules se ve la frialdad y la maldad o quizá porque, simplemente, el misterio que siempre le rodea atrae inexorablemente. Es muy celoso con su vida privada y odia hablar de su infancia y de sus padres: se enerva sólo de pensar en lo que le pasaba...y Matt cabreado no es muy buen consejero, pues a pesar de que lo haga poco por el autocontrol impresionante que tiene, cuando lo hace arde Troya por el camino. Rencoroso e inteligente, se acordará de cualquier ofensa y utilizará contra ti tus propios defectos para someterte y hacer contigo lo que le apetezca cada día, que según sus prontos puede ser una cosa u otra. Es muy protector con lo suyo y, en cierto modo, celoso con lo que le importa de verdad, poquísimas cosas extremadamente afortunadas, pues él como protector es el mejor que puedas encontrarte. Mentiroso y manipulador nato, tiene en el fondo la esperanza de que alguien vea a través de su fachada y vea al auténtico él, el que aún guarda resquicios de esa infancia que le arrebataron a golpes. Hasta entonces, se quedará siendo como es y, por supuesto, disfrutándolo como sólo él sabe.

•Información Histórica•

# Familia:
Padres biológicos fallecidos. Padres adoptivos fallecidos.
# Historia:
Matt nació hace 30 años en Brigdend, una ciudad galesa en la que no permaneció demasiado tiempo. Sus padres, antes de que él naciera, vivían totalmente felices y comiendo perdices. Una vida de ensueño, vamos, o al menos lo era hasta un momento que lo cambió todo. Su madre quería tener un hijo desesperadamente, y su marido la apoyaba porque estaba muy enamorado de ella, pero le diagnosticaron cáncer de pecho y, debido a la quimioterapia, quedó estéril. Aquello les sumió en la más absoluta miseria, pero aún así continuaron viviendo medianamente bien durante varios años, aunque con dificultades económicas. Ella comenzó a deprimirse más y más, llegando a asistir a algunas sectas satánicas en sus rituales. En uno de ellos escuchó algo acerca de un demonio llamado Azazel, y ella quiso investigarlo. Le costó su tiempo, pero al final pudo invocarlo y hacer un trato con él para que le diera a un hijo, su mayor deseo en el mundo. Años después, quedó milagrosamente embarazada y de ahí salió el pequeño Matt, que resultó ser el típico niño abrazable y adorable al que todos querían. Creció de manera normal, con amor y todo eso, hasta que al cumplir los dos años Azazel volvió para cumplir su parte del trato y le dio de su sangre. Su madre, claro, llegó a la habitación a tiempo y murió, pero lo especial del caso fue que su padre también murió porque acompañaba a su madre mientras, por lo que el pobre Matt quedó huérfano aquella fatídica noche. Los bomberos le sacaron de aquella casa en llamas y le mandaron directo al orfanato, pero él siempre supo que era diferente. Socializaba y hacía amigos, pero en él se veía claramente que ocultaba algo. Tras su sonrisa e imagen de niño adorable parecía haber patente la maldad, y pequeñas cosas empezaron a pasar en el orfanato, accidentes que poco a poco aumentaron en importancia y peligro y que todos se imaginaban que era culpa de Matty, aunque él, con su aspecto angelical, hacía bien su trabajo y ocultaba todo lo que pudiera incriminarle. Por esas sospechas consiguió que, poco a poco, todos los niños acabaran separándose de él y sólo tratándole cuando querían conseguir algo o pegarle, cualquiera de las dos opciones. A los 8 años le adoptaron, y se fue a vivir con una familia que no le trataba bien porque, ¿quién acepta de buen grado algo que realmente no quiere? Matt fue adoptado por una familia bien de Bridgend para hacer ver a la ciudad que eran buenos samaritanos, pero esa imagen, pura fachada, se quedaba sólo de puertas afuera. De puertas adentro, una vez Matt quedaba encerrado en su prisión de ladrillos y paredes, se abalanzaban sobre él para golpearle y hacerle daño, pegarle palizas y castigarle...por todo lo que quisiera hacer, soñara, pensara o deseara. A raíz de eso él poco a poco se fue volviendo más frío y seco, sacando lo que siempre había habido en su interior, mientras por fuera seguía siendo todo sonrisas para evitar líos...de los que ni por esas se libraba. En el colegio y en el instituto estaba siempre solo, a excepción de Moose, Padge y después su vecino Jay, sus únicos amigos y los únicos que sabían lo que sus "padres" le hacían cada día excepto los domingos, por ser el día del señor. Influenciado por ellos se centró en su carrera como músico como vía de escape, y empezó a tocar la guitarra y a cantar a esa edad (por supuesto al margen de su familia, que no le aceptaban y que podrían liarla parda si se enteraban de eso). A los 15 se hizo su primer tatuaje, en el brazo izquierdo, y que luego iría creciendo hasta abarcar toda la zona del hombro hasta el codo. Su aspecto de rockero y su maldad interior le hicieron marginarse del resto aún más, y un día en que su familia amenazó con echarle de casa tras una bronca de esas que hacen historia, se produjo una explosión de gas en su casa, quedando sólo él vivo porque en ese momento no estaba presente. ¿Casualidad? Bueno, nunca se terminó de saber. Se metió de lleno en su grupo, donde la música era lo único que importaba, y allí se sentía bien con sus amigos y consigo mismo. Hasta retomó sus estudios y pudo alternar la vida de estudiante con su carrera como músico. Poco a poco iba cogiendo fama en su Gales natal, tanto por la leyenda negra de desgracias que parecía ir con él como por la calidad de su música, pero a él no le importaba. Vivía su vida como le gustaba, y al final, cuando terminó la universidad, se fue a Estados Unidos de gira con su grupo. Había pequeños problemas entre ellos, que nunca parecían llegarle a él pero que siempre parecían estar generados por él. Cosas que pasaban, sobre todo desde que, a los 21 años, su poder nació y descubrió todo acerca de su familia. Empezó a aficionarse a beber sangre de demonio tras matar a su primera, y hasta la fecha única, novia, que era una de ellos y que sólo quería utilizarlo, y después de eso empezó a beber más y más sangre de demonio, aunque quien dice de demonio dice de lo que haya más a mano. Tras un par de años, terminó por llegar a Townhidden, en una especie de retiro emocional para dar tiempo al grupo para superar sus dificultades mientras él...¿cómo decirlo? seguía viviendo la vida loca de caos y destrucción que a su alrededor parecía existir siempre... Y así fue durante un tiempo hasta que su mundo se puso del revés cuando la conoció a ella, que al principio parecía una simple prostituta como las que había a patadas en la ciudad pero que se reveló como muchísimo más que eso, y ¿cómo no podía ser así si se enamoró hasta las trancas de ella...? Él, el galés cabrón, el bastardo insensible, el que no tenía corazón ni lo pretendía encontró a su familia en quien menos esperaba hacerlo, Kaya Blackbird y su hermano pequeño Ciro, que es una mezcla entre su hermano pequeño y el hijo que nunca pensaba que tendría. Pero no todo fue sencillo; con él, no suele serlo nunca, y mucho menos cuando se trataba de su primera relación auténticamente seria, con amor por ambas partes. Cuando la conoció en su esquina se odiaron, él no era más que otro cabrón arrogante de los que había a patadas por el mundo y ella sólo era una puta más, pero los dos se sintieron inmediatamente atraídos, y entre idas y venidas (incluyendo, por supuesto, broncas varias de esas interminables y que eran lo que mejor se les daba tener al principio, así como líos con amigos, puñaladas traperas y momentos de adicción por parte de ambos) terminaron conociéndose... y pillándose. Así es, él se dio cuenta antes de ella de que se había enamorado de quien menos pensaba que lo haría, y a ella le costó tanto darse cuenta que él tuvo tiempo de huir a Gales por primera vez para enfrentarse a sus demonios y contarle a ella lo que nadie sabía aparte de sus amigos, que sus padres casi lo matan varias veces a base de palizas cuando era un niño y hasta los dieciocho años, que fue cuando pudo librarse de ellos por fin. La confesión de Matt, y sobre todo que Kaya quisiera quedarse con él aunque lo supiera, afianzó su relación con tanta intensidad que desde aquel momento fue, prácticamente, como si se hubieran casado, aunque no hayan llegado a hacerlo realmente. Incluso allí, en Texas (que era donde vivían los dos, felices y juntos, con Ciro, el hermano menor de ella), pese a que el Apocalipsis estaba teniendo lugar y él era un maldito adicto a la sangre de demonio, fueron felices... y todo pareció ir bien, incluso cuando con el fin del Apocalipsis los demonios fueron al Infierno; los ángeles, al cielo; los monstruos desaparecieron y aquellos humanos con poderes especiales, como Matt y Kaya, volvieron a ser simplemente humanos. Pero nada es nunca lo que parece, y ellos deberían haberlo sabido mejor teniendo en cuenta sus circunstancias, y sobre todo que parecían estar destinados a sufrir enormemente pasara lo que pasara con ellos, y es que para cuando llevaban ya unos dos años juntos, ese año fue aquel en el que todo se fue a tomar viento, hablando con delicadeza. Aunque no se lo hubieran dicho a nadie, estaban empezando a tener planes de boda en la cabeza; llevaban tanto tiempo juntos, y sobre todo se querían tanto, que sabían que era el plan que tenían que llevar a cabo aunque el trabajo de él, con todas las giras y ocupaciones del grupo, pusieran tiempo entre ellos y la idea. Kaya los acompañó a una de ellas, la última que llegaron a dar en realidad, porque quería darles la sorpresa de lo que habían decidido, la boda, si bien no pudo hacerlo, porque para cuando lo decidió una extraña tormenta la sorprendió junto a Matt y ambos recuperaron los poderes que una vez habían tenido, pero eso sólo era el principio... Con el nuevo trauma de recuperar los poderes de los que ya parecían haberse olvidado tiempo atrás olvidaron cubrirse las espaldas, se olvidaron de que podían no ser los únicos con nuevas habilidades, y se olvidaron también de que el hermano mayor de Kaya, Said, era alguien que nunca los dejaría en paz a menos que estuviera muerto, pero no lo recordaron, y por su culpa las cosas se aceleraron. Un día, uno aparentemente normal donde los pajaritos cantaban y las nubes se levantaban, Matt desapareció; sus amigos no lo tomaron como algo extraño porque era Matt y, bueno, solía hacerlo a menudo. Además, Kaya estaba de vuelta en Estados Unidos tras la tormenta, Matt era muy dado a coger un avión así porque sí, porque podía, si la añoranza podía con él y quería verla, así que no era raro que no supieran dónde estaba, al menos durante unos días, porque cuando empezaron a pasar las semanas se dieron cuenta de que algo iba mal y comenzaron a buscarlo, sin éxito. A Matt se lo había tragado la tierra, Kaya creyó lo peor, y sus amigos también, y todos dejaron de buscarlo cuando pasó un tiempo, pero ¿qué sucedió en realidad? Matt se despertó en el escenario de un accidente de coche, en el asiento del conductor, con un dolor de cabeza increíble y ningún recuerdo de absolutamente nada, puesto que estos empezaron a venirle después. Asustado, confundido y desorientado, pero sobre todo frustrado y rabioso, se fue de allí, ignorando que el plan de quien lo había colocado allí había funcionado, y se mudó a Londres, donde nadie le prestó atención y donde ha estado sobreviviendo como ha podido, intuyendo cosas de sí mismo que no recordaba y que lo han ayudado a conocerse un poco mejor.

•Información Extra•

# Apodos o Sobrenombres:
Solían llamarle galés, a veces carasapo, heavy melenudo, cabronazo, galés cabrón o, simplemente, Tuck. Ahora la gente suele llamarlo Matt, que es su apodo principal y el nombre por el que se identifica, ya que odia por encima de todo que lo llamen Matthew James, le recuerda a sus padres.
# Gustos:
Ir de fiesta, el alcohol, tocar la guitarra, las peleas, los líos, la sangre, la violencia, el caos, el ocultismo, tener el control, las mujeres (sobre todo para un sola noche y después adiós muy buenas y en especial las morenas), el heavy metal, todo lo relacionado con el Reino Unido (sí, también el té y el fish and chips), el sexo, fumar (aunque ahora ya no lo haga).
# Disgustos:
Sentirse controlado, que le falten al respeto que cree que se merece, que le subestimen. Tiene poca paciencia en determinadas cosas, así que no soporta que abusen de ella. Odia que lo llamen Matthew James, le recuerda a sus padres adoptivos y lo pone de muy mal humor. No le gustan las grapadoras, algo que resulta incomprensible a todos aquellos que no lo conozcan, y tampoco le gustan las cenizas de los cigarros, algo que coincide con cicatrices que tiene en su pecho y su espalda. Los yonkis, paradójicamente.
# Fobia:
¿Ahora mismo, sin memoria? Filofobia, que es el temor a enamorarse y a las relaciones y compromisos.
# Hobbies:
Ir de fiesta, ver películas (le encanta el cine), tocar y componer música, beber (sobre todo vodka y derivados y cerveza, le encantan las pintas), estar con sus mejores amigos (los añora y se arrepiente de lo que él cree que es el fin de su amistad), viajar, acostarse con mujeres una noche para desaparecer al día siguiente, ir de conciertos, dar conciertos, ligar, pelearse, irse de putas y a strip clubs...
# Otros:
  • Toca la guitarra que da gusto, y tiene una voz increíble.
  • Es bilingüe de inglés y galés, y se le nota la procedencia en su acento, increíblemente marcado.
  • Le encantan las mujeres morenas.
  • Tiene un extraño fetiche con la sangre... Es como si necesitara beberla, en especial la de ciertas personas, y hacerlo mientras practica sexo hace que los polvos sean, para él, inmejorables.
  • Al principio, su amnesia fue total, y ni siquiera sabía quién era ni su nombre, ni siquiera reconocía su aspecto como suyo. Sin embargo, a partir del siguiente día, comenzaron a venirle recuerdos de su infancia con cuentagotas, y a las dos semanas ya recordaba toda su vida hasta los veintiséis años. A partir de ese momento, ya no recuerda nada más, ha olvidado los cuatro últimos años de su vida, y eso lo atormenta hasta lo indecible.
  • Piensa que sus mejores amigos se fueron cada uno por su lado y que ya no son tan amigos, porque sus recuerdos terminan cuando el grupo estaba en uno de sus peores momentos.
  • Tiene dos objetivos: el primero de todos, sobrevivir; el segundo, pero no menos importante, recordar quién es.
  • Cuando despertó, parte de su ropa se perdió en el incendio del coche, y lo mismo pasó con algunos mechones de su pelo, así que decidió cortar por lo sano, hablando lo más literalmente posible, y quedarse con el pelo corto.
  • Aunque le encante el alcohol, en general, su bebida favorita es el vodka, tanto el blanco como los de colores.
  • Ya no va de putas porque no tiene dinero para pagarlas, pero le encantan las putas, las strippers y las mujeres de dudosa moral.
  • Hace tiempo que no duerme con nadie, pero si alguien terminara en la cama con él (y sin erótico resultado, o al menos después de que pase) notaría que tiende inconscientemente a pegarse y abrazarse a la persona que duerma con él.
  • Odia que le hagan sangrar, pero cuando sangra su primer impulso, más que curarse, es chupar la sangre...
  • Es capricornio.
  • Tiene una resistencia increíble al alcohol, y bebe cual cosaco.
  • Tiene un tatuaje en la cara interna de la muñeca derecha, donde sólo él puede verlo, en el que pone MK3. Ignora su significado.
  • Se le dan fatal los niños... salvo uno. Pero no lo recuerda.
  • Es uno de esos... ¿cómo decirlo? Bastardos sin corazón.
  • Cocina bastante bien, y dentro de sus limitaciones monetarias se maneja sorprendentemente bien.
  • Es demasiado orgulloso para ocultarse, y probablemente acaben pillándole en flagrante delito.
  • Se mete en peleas ilegales para sacar pasta, y es increíblemente bueno... así que mejor no enfrentarte a él... o sí, si lo que quieres es acabar muy mal.


_________________






I’m one of those...what do you call them? Oh, yes, heartless bastards

Forever&Always:

Matt Tuck

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 18/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matthew James Tuck

Mensaje por Jack Thomas el Miér Dic 18, 2013 9:38 am

Ficha Aceptada
Puedes hacer tus registros

_________________






ALL in the name of GOD

I still know how to smile:
Oh? Well, I guess it's ok...:
I should've been born 400 years ago:
Now you know my secret, Paola:

Premios:


Jack Thomas

Empleo : Militar
Mensajes : 261
Fecha de inscripción : 01/08/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.