La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Lun Sep 05, 2011 10:13 pm

Una semana despues de la carrera en la autopista aun me seguían doliendo algunos de los’’recuerdos’’que esa noche había dejado en mi piel.Sin embargo,Emma se había llevado la peor parte ,aunque no había tenido la ocasión de verla en toda la semana.Su hombro aun debía dolerla considerablemente debido a la luxación pero por fortuna no le había ocurrido nada mas grave.Si algo la hubiera ocurrido por mi imprudencia…
Me sorprendia gratamente que esos pensamientos ocuparan mi cabeza la mayor parte del tiempo…esa chica,aunque quizás irritante a veces,despertaba en mi sentimientos que creía no volveria a tener nunca y eso era bueno,me hacia creer que después de todo lo que había hecho aun había alguien o algo que pensaba que merecia una segunda oportunidad.

De todas maneras no debía olvidar que tenia un negocio que llevar y al que últimamente había dejado desatendido delegando mis responsabilidades en mi pobre sobrina Hope.Esta semana había servido para recuperar un poco de’’normalidad’’en mi vida.Tras enfrentarme a asesinos y armas hacer lo mismo con ancianas gruñonas y los libros de cuentas resultaba un cambio refrescante…aunque no fuera tan’’divertido’’.
‘’Divertido’’…esa era otra parte de mi personalidad que haría que cualquier loquero me catalogase como indudablemente desequilibrado.Mi afición a ponerme en las situaciones mas arriesgadas sin tener en cuenta mi propia seguridad acabaría por llevarme a la tumba algún dia pero…¿acaso no es ese el destino final de todos?¿entonces por que no hacerlo de manera que te recuerden?ya,claro…mis seres cercanos no pensarían igual,desde luego.

Esa tarde había decidido llamarla para quedar con ella…un encuentro entre’’amigos’’ para charlar e interesarme por su estado…sin disparos ni carreras frenéticas.Habia elegido un local de alterne,una discoteca cercana a nuestro barrio.Aunque lo cierto es que había aprovechado para tener también una perspectiva de la zona,ni cuando se suponía que iba a relajarme podía apartar el ‘’trabajo’’de mi cabeza.Esto iba a acabar convirtiéndose en una obsesion,pensé sonriendo para mis adentros.Tras sopesar los pros y los contras de portar algún tipo de arma camuflada en mi ropa decidi no hacerlo…diablos,solo era una velada tranquila tomando algo¿Qué podía salir mal?ademas esos lugares estaban empezando a tener la saludable costumbre de poner arcos de seguridad en la entrada para evitar que una pelea entre borrachos fuera a algo mas grave.
Una llamada a su móvil me dejo con su contestador como única respuesta…¿estaria ‘’trabajando’’?suspire y le deje el mensaje con el plan,el lugar y la hora.Solo podía esperar que lo leyese y decidiera pasar a darle una alegría a este’’viejo’’.El resto de la tarde la pase haciendo algunas compras y llevando mas material a mi’’refugio’’como había decidido llamarlo.Puede que inicialmente solo fuera una tumba de hormigón reforzado pero poco a poco iba asemejándose a algo similar a un segundo hogar…bueno,mas bien un piso de estudiantes de 3º categoría…pero el tiempo y el trabajo lo arreglaban todo.Puede que algún dia pusiera hilo musical y todo…morios de envidia pijos del centro,mi piso es mas exclusivo que el vuestro,pensé riéndome.
Finalmente se fue acercando la hora de la verdad…me había pasado una hora en el cuarto de baño…quien sabe,quizas en otra vida fuera una mujer,duchándome,afeitándome,peinándome,en definitiva…quería estar perfecto.De lo que estaba seguro era de que no me tomaba tantas molestias(y mira que la vanidad era un rasgo inherente en mi)desde aquella cita en el instituto con 16 años.¿Por que estaba tan nervioso?tampoco es que la fuera a pedir matrimonio,solo íbamos a beber un par de cervezas,ella se burlaría de mi hasta aburrirse y yo no podría dejar de observar ensimismado su sonrisa de niña’’buena’’.Colonia,también…ni muy moderna(no era un chaval al fin y al cabo)ni tampoco una típica de hombre adulto y respetable(vamos,la colonia de mi abuelo),finalmente me decante por un olor fresco e intenso pero discreto,de los que tenias que acercarte para notarlo.
¿El vestuario?bueno,si me ponía la ropa de siempre para empezar iba a parecer o bien un agente de incognito o un solteron desesperado.Rebusque en mi armario hasta que quede satisfecho...unas botas y unos jeans oscuros,una camiseta roja con mi buen amigo’’harry’’ y su’’alegrame el dia’’ y una de mis cazadoras de cuero marron.Revise varias veces el resultado final delante del espejo y pensé que no me conservaba mal después de todo,aun podía ser un tio’’guay’’si me lo proponía.

Y después el viaje en mi coche hasta la zona.El’’refugio’’estaba cerca asi que deje el automovil en un callejón próximo y hice las 7 manzanas restantes a pie,siempre pendiente de la hora aunque sabia que ella no seria puntual aunque solo fuera por hacerse la interesante.Revise la cola de entrada mientras me unia a ella y poco después me di cuenta de que mi intento de ser un cliente’’mas’’iba a fracasar antes de empezar.Siempre e tenido opiniones diversas sobre el aspecto y costubres de las’’tribus’’urbanas(o raritos como preferia llamarlos)pero en esa cola había de todo,punkies,niñatos de papa con mucho dinero y poco sentido común,y un largo etc…y lo que era peor,muchos de esos aspirantes a comerse el mundo no tendrían ni la mayoría de edad aunque eso era algo que los porteros del local parecían ignorar a propósito salvo que la persona en cuestión fuera anunciando problemas a los 4 vientos.Otro factor que añadia muchísimas probabilidades de paso era una falda corta y un escote que no dejara nada a la imaginación.Aparte la mirada algo asqueado al ver a los seguratas(hombres adultos de mi edad aproximadamente)lanzando miradas lascivas a unas adolescentes que serian mas jóvenes que mi sobrina y a las que sus padres seguramente creerían en una fiesta de pijamas en casa de alguna amiga.Y ahí estaba yo,a mitad de camino,resaltando entre la clientela y empezando a sentirme algo incomodo por las miradas y sonrisas de las chicas que tenia detrás mio.Frases como’’bonito culo’’ y ‘’no esta mal para su edad’’llegaban a mis oídos sin ningún tipo de disimulo y decidi dejar de mirar por encima del hombro a mis’’amigas’’cuando una de ellas me pellizco sonriendo.
¡¡Por fin¡¡las puertas del local se abrieron para mi después de que los porteros me dedicaran una mirada rápida y pasaran a ‘’examinar’’las credenciales de mis compañeras de cola.
Inmediatamente me pregunte donde me había metido…los altavoces vibraban y retumbaban de una forma que me recordó al sonido de los proyectiles de artillería de 105 mm.Tuve que recordarme que solo era’’musica’’ y abriéndome paso hasta la barra ocupe uno de los escasos huecos junto a ella.Un grupito de adolescentes algo bebidos incordiaban a una camarera típica de estos lugares.Ya fuera por tener una excusa para escapar de las ‘’atenciones’’ de los jóvenes o por que parecía un cliente serio(y extremadamente atractivo debía añadir…de nuevo mi vanidad¿Por qué tenia que haber elegido un sitio con un espejo enfrente?…tendría que procurar mirarme poco en el o empezaría a sufrir la’’maldicion’’imaginaria’’del pelo despeinado)la chica se acerco a mi y me atendio con quizás excesiva amabilidad.Sonrei educadamente y charle de forma desenfada con ella mientras sacaba la cartera para pagar.Dentro llevaba algo del dinero’’incautado’’la noche anterior(quizás demasiado a juzgar por las miradas de algunos clientes a mi alrededor) y le acerque un billete de 10 libras indicándola que se quedara el cambio.Ella sonrio aun mas y puso su mano encima de la mia,deslizadola de forma lenta e intencionada hasta coger el billete con una gran sonrisa y alejarse mirándome por encima del hombro mientras se movia sugerentemente(aunque si con su mirada estaba enviándome algún tipo de mensaje era algo que se me escapaba…la historia de mi vida).Aun asi había sido una’’experiencia’’ y gire mi taburete mientras todavía sonreía como un chaval emocionado…solo para encontrame a una chica cruzada de brazos que me miraba con una ceja levantada y una sonrisa acompañada de una mirada que congelaría el infierno…
_Emma…sonreí tratando de improvisar alguna explicación…has venido… (claro que había venido¿no era yo quien la había citado aquí?bravo genio…)


Última edición por Keegan Emery el Lun Dic 19, 2011 11:22 pm, editado 2 veces

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Mar Sep 06, 2011 7:27 am

Una semana, una jodida y entera semana había pasado desde que salvarle el culo a Keegan me había costado dislocarme el hombro. Y por si esto no fuera premio suficiente, había perdido un coche y el maldito dolor de hombro no dejaba que fuera a “comprarme” uno nuevo. Hasta ese día. Harta de no dormir, de atiborrarme a cafés y redbull para sobrevivir y de que pese a todo tuviera que ir día a día a cumplir horas, decidí tragarme mi orgullo e ir al maldito médico ( claro que saltarme un día de servicio ayudaba a mi decisión). Un gesto que nunca reconocería en público, pero que empezó a ser más que necesario para aguantar. Y todo porque el cabrón de la farmacia se negaba a venderme calmantes fuertes in prescripción médica. Ja! A él le van a recetar un collarín si se me cruza en el futuro.

Ignoré la bronca del doctor por no ir antes, ignoré los trescientos mil minutos de espera (quizá algún menos, pero igualmente eternos) antes de que me hiciera la radiografía para comprobar que todo iba bien, y por fin, después del módico desperdicio de una mañana de mi vida, salí del hospital siendo la orgullosa propietaria de una receta que metería por el culo al señor farmacéutico ( algo que por motivos de mi higiene, no hice, no quería mancharme). Conseguí las pastillas y cuando hicieron efecto empecé a ver el día con otros ojos. Tanto que no me privé de ir a conseguir algo necesario para mí. ¡Un coche!

Decidí que lo mejor sería acercarme al parking del aeropuerto. Allí muchos hombres y mujeres de negocios dejan sus preciosos y caros autos “abandonados” mientras un avión les lleva a las Maldivas, a Hong Kong o a tomar por culo. El caso es que haciendo una obra social, yo los acogía en mi casa. Me gustaba tomármelo como si adoptara niños, solo que a la larga salían más baratos.

Así que allí estaba, delante de un precioso mercedes. Miré disimuladamente las cámaras buscando un ángulo ciego que encontré en una esquina cercana, me coloqué allí y lancé una “suave descarga” contra las cámaras que vigilaban la zona. Después me moví rápido. Sabía que tenía poco tiempo antes de que el guardia de seguridad viniera a ver qué pasaba. Pero tampoco lo necesitaba. Había hecho eso tantas veces que había perdido la cuenta y podría hacerlo con los ojos cerrados. Saqué una palanca metálica del bolso ( que llevaba por protección, obviamente, nunca se sabe cuándo necesitará ayuda una pobre chica desvalida en Londres…). La metí por el cristal para hacer saltar la cerradura, pero antes toqué la barra para hacer correr por ella la electricidad, haciendo saltar la alarma. Abrí la puerta, volví a descargar mi electricidad contra el arranque y ¡voilá! Apenas 2 minutos después salía del aparcamiento como si nada hubiera pasado. Y seguía celebrándolo cuando empezó a sonar el móvil mientras se iluminaba como un loco el nombre de “Keegan” en la pantallita. Bufé y la ignoré. Estaba cerca del aeropuerto aún y quería poner tierra de por medio cuanto antes .

-¡Oh vamos!-golpeé el volante-¡cuelga ya! ¿Acaso tienes un jodido radar extrasensorial para detectar cuando hago algo malo?-me autopregunté en alto. Sí, hablar sola no era un buen síntoma, pero que el hombro no me doliera después de semanas de que tuviera coche nuevo, era motivo de alegría, y, abrí la guantera, una 45 mm… vale no, eso no era buen síntoma tampoco. ¿A quién coño había robado yo el coche? Joder, nada en lo que apareciera el nombre de Keegan podía salir bien. Excepto cuando le pateé las pelotas… y para él ni entonces.

Conduje hasta casa lo más rápido que pude y guardé el mercedes en el garaje, al menos hasta que Iam no lo retocara no podría sacarlo a jugar. Pero sí había algo que tenía que hacer. Abrí el maletero y si la 45 mm ya era un problema, lo que había ahí no se quedaba atrás. No había visto tanto polvo blanco junto desde la excursión del cole a una fábrica de harina. Oficialmente, si alguien me había visto, tendría problemas.

Confiando en que no fuera así, cerré el maletero, el garaje y miré el buzón de voz para recibir el mensaje de Keegan que me citaba a tomar una cope. Miré el reloj y suspiré ¿quería ver al homre qu ese había encargado de volver mi cómoda vida del revés? Mi sentido común decía que no, pero una voz cabrona, pesada y chillona de la que no conocía su procedencia me gritaba sí. Y la ignoré. Me desnudé y me tiré en el salón a ver la tele en ropa interior. Pero la maldita voz seguía estando ahí. Y viendo que no iba a desaparecer, me resigné, apagué la tele, me levanté y me encaminé a la ducha. ¿He dicho ducha? No , mejor un baño relajante. Llené la bañera y me metí con un largo suspiro, 20 minutos después salía bien limpia y algo parecido a relajada. Me sequé y ricé el pelo y me maquillé sin demasiado pote encima. Por suerte iba depilada…Espera ¿de dónde había salido ese pensamiento? Y ¿por qué estaba ahí? Genial, ahora mi mente iba de por libre… Abrí el armario intentando descubrir en qué momento estar guapa para ver a Keegan se había vuelto una prioridad para mí y elegí un short vaquero con una camiseta escotada negra y unos zapatos de tacón extraalto del mismo color para no parecer la hermanita pequeña de él… y al parecer ese era otro de los pensamientos de mi nueva mente independiente. Miré mi reflejo en el espejo aprobando lo que veía, me puse perfume y miré el reloj. Iba bien de tiempo, sólo tenía que haber estado allí hacía 10 minutos. Con todo el dolor de mi corazón, llamé a un taxi y en poco más de 15 minutos estaba en la puerta guardando la cola.

Y qué gran experiencia la de estar sola, rodeada de grupos de niñatos descerebrados que sólo pensaban en follarse cuantas más mejor. Y al parecer yo era una de las presas de la noche, sobre todo cuando uno de ellos decidió que el bolsillo trasero de mis shorts era de dominio público y ni corto ni perezoso metió la mano en él mientras se acercaba a susurrarme algo que no entendí, puesto que estaba ya contra la pared y con mi mano en su cuello.

-Te lo dejaré claro. Tócame el culo de nuevo y me encargaré de que no vuelva a levantarse nada ahí abajo. Nunca. ¿Entendido?

Su asentimiento asustado me sirvió para soltarle. Y encima me empezaba a doler el hombro. Enseñé el carnet, dirigí una mirada de odio al puerta por mirarme al escote en lugar de a la cara, preguntándome por qué no harían DNIs con la foto de tu pechuga en lugar de la cara, porque apostaba a que el puerta no sabía si era rubia, morena o si era un tío con tetas, pero seguro que clavaba la talla de mi sujetador. Suspiré, le quité el DNI de las manos y entré. Dentro me recibió una música machacona que martilleaba en mi cabeza, y cientos de personas que pegaban poco con Keegan, así que decidí que lo más probable era encontrarle en la barra… o llorando en el baño por la maldad acumulada en este antro. Pero como el dolor de mi hombro era un incordio, decidí ir antes a la barra a pedir algo para tomarme la pastilla. Además de calmarme el dolor haría que me sintiera mejor entre el resto de pastilleros del lugar, lo que me recordó lo que llevaba en el maletero y me hizo estremecer.

Y cuando ya iba a llegar, lo ví. En la barra, y la voz que me había llevado hasta allí gritó, y mi sentido común se removió cuando vió el coqueteo con la camarera y quiso asesinar a la voz. Esperé a que la chica se fuera para acercarme, pero él fue más rápido y se giró viéndome con la mejor de mis sonrisas frías y la mirada más penetrante con un mensaje subliminal de “ te enterarás” reflejado en ella. Claro que la brillantez de su comentario me desarmó un poco. ME acerqué hacia él y pedí a su amiga la camarera con voz resignada una coca cola.

- Pues si no he venido, hay demasiada gente en mi salón… O también es posible que sea un sueño erótico tuyo. Chicos malos, una camarera cachonda, lo que no sé es entonces qué hago aquí…-dí una palmada-¡Ya lo tengo! Yo soy la dama que tienes que salvar-la camarera me trajo la bebida y me miró esperando el dinero-Paga él-señalé a Keegan y seguí-Pues va a ser eso… no hay un buen sueño de héroe reprimido sin chica en apuros. Pero llegas tarde, ya me he defendido del de la puerta-cogí la pastilla y me la tragué dando un trago a la coa cola, luego le miré. Lo cierto es que se había puesto guapo para la ocasión-Y ahora dime ¿has traído a Hope de fiesta y la estás vigilando, o te has reencontrado con tu lado juvenil? Porque esto te pega tan poco como a mí… ¿o es por la camarera?-la miré y bufe-porque no es gran cosa…¡Oh! ¿Te he dicho ya que le he robado el coche a un traficante de drogas?- comenté con normalidad mientras la camarera volvía a mirar a Keegan y yo seguía cabreándome sin saber muy bien por qué, más por momentos. Y como no había taburetes libres y la muchacha había conseguido terminar de irritarme, separé las piernas de Keegan, me colé entre ellas y apoyé el culo en una mirándole.

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Miér Sep 07, 2011 6:46 am

Decir que vi mi vida pasar delante de mis ojos seria una exageracion...claro que cuando una chica con la que has quedado te ve flirtear sin querer(o mas bien ser objetivo del flirteo) con la camarera del bar,tratas de arreglar la situacion con un comentario muy poco habil y a eso le añades que esa chica puede convertirte en una barbacoa humana muy hecha...digamos que no estaba muy tranquilo.
Por fortuna sabia que el sentido comun de Emma era lo suficientemente cauto como para no llamar la atencion sobre ella con un despliegue pirotecnico en un local atestado de gente y telefonos moviles con camara asi que aun tenia una oportunidad...eso si la camarera se daba cuenta de la que acababa de preparar y dejaba ya esas miraditas y esa sonrisa incomoda.Mas que nada porque la expresion de emma y la forma en la que la miraba no auguraba nada bueno.
Lo que si me esperaba era un tortazo...desgraciadamente para mi tenia una amplio conocimiento del tema.En mi juventud habia sido un''gourmet''de la bofetada...¿que por que?si,ya se que soy un derroche de simpatia pero cuando uno bebe demasiado empieza a hablar mas de la cuenta y en eso tambien soy todo un experto...¿Resultado?que me iba caliente a casa pero no de la forma que querria.
En lugar de eso y tras dedicarme unas cuantas de sus perlas ironicas pidio una cocacola a la camarera(que tuve que pagar yo),hizo algunos comentarios sobre mi aspecto,por fortuna ninguno desagradable(aunque tampoco ninguno apreciando el esfuerzo) y tras separar mis piernas se hizo hueco en el taburete sentandose sobre mi pierna y provocando un leve quejido de mi parte.Si lo habia escuchado o si le habia importado era algo que nunca supe puesto que la frase con la que termino su charla me dejo helado...

_¿Que has hecho que?dije sin salir de mi asombro...¿es que esta chica no podia robar una simple camioneta de reparto?
Pero ella con su caracteristica frialdad no parecia darle mas importancia al asunto y vi como se tomaba una pastilla...un calmante para los dolores sin duda,o por lo menos eso era lo que esperaba puesto que en el rato que llevaba esperando ya habia visto a mas gente tomando lo que no eran precisamente aspirinas.Decidi que ponerme a discutir con ella sobre los riesgos de su profesión no haría que esta fuera una velada agradable y menos aun si tenia en cuenta a lo que me dedicaba yo en mis ratos libres.Definitivamente habría sido un hipócrita si la recriminara algo.Suspire y deseche esa idea de mi mente,ahora debía centrarme en salir del apuro en el que me había metido sin querer…
Respire hondo para tranquilizarme y pronunciar alguna frase que no sonase estúpida,la cercanía de su cuerpo al mio no ayudaba precisamente.Siempre me pasaba igual cuando ella estaba cerca de mi…era como si mis sentidos no prestaran atención a nada mas.
Aguante su mirada gélida y puse mi sonrisa mas calida…
_Gracias por no proporcionarme un bronceado extra…te aseguro que yo solo la había pedido mi bebida,nada mas,
Una vez expresada mi disculpa añadi lo que siempreamansaba a cualquier chica independientemente de su carácter…
_Esta noche estas realmente guapa,dije mirándola para terminar de nuevo con mis ojos fijos en los suyos…mas de lo normal quiero decir.Y si,esa camarera no puede hacerte competencia…sobre todo si aprecia en algp su vida..dije riéndome.
Coloque cautelosamente una mano en su rodilla,lo mas seguro era que me llevara un chispazo de reprimenda pero tampoco era que la estuviera sobando descaradamente.Era una toma de contacto,si podía reunir la confianza para ese gesto tan’’inofensivo’’ quizás lo mio aun tuviera arreglo.
_Me alegra que hayas venido,no sabia si estabas ocupada o tenias otros planes…si era si me dsculpo y no te hare perder mas tiempo…estaba preocupado por tu estado,el cual por cierto es en parte culpa mia.Se que fui un poco brusco al recolocarte el hueso pero era lo mas rápido.‘’No e dejado de pensar en ti’’pense para mis adentros,claro que esas eran las demostraciones de afecto que a emma le producían sarpullido asi que me lo guarde para mi.
Un nuevo vistazo a la barra y pude comprobar que la camarera seguía lanzándome miraditas nada discretas mientras un grupo de jóvenes universitarios de una fraternidad(jugadores de rugby por la constitución)bufaban esperando ser atendidos…alternando su mirada de mal genio entre la camarera y yo.Esto solo podía acabar de una forma…mal,asi que opte por lo mas sensato…la retirada táctica.
_¿Buscamos un sitio cerca de la pista?incluso estoy dispuesto a bailar si quieres reírte un poco…la baje con delicadeza de mis piernas y la cogi de la mano para que me siguiera entre el gentío.Tenia que habr algún maldito sitio libre en algún lugar de este local…
Mire hacia arriba y vi una plataforma suspendida sobre la pista de baile a la que se accedia por unas escaleras iluminadas con neon y focos de colores.La zona vip…tocaba probar suerte.No llegamos a tocar ni el primer peldaño cuando dos seguratas trajeados y con pinta de ser algo mas que simples matones como los que tenían en la entrada nos prohibieron el paso.
_Solo sube la gente que esta en la lista…dijeron casi al unisono,dándonos a entender que nos fueramos a tomar por el culo o que nos buscaramos un motel si queríamos darnos el lote.Una mirada a mi compañera y pudever como sus mejillas ganaban algo de color.Solo ocurria eso cuando se ruborizaba o se enfadaba y nunca la había visto en la primera situación.
Saque mi cartera y los tres me miraron,ellos con expresión divertida,como pensando’’no pensara darnos algo de suelto para que le dejemos pasar?’’ y Emma…bueno,Emma seguramente pensaría lo mismo.Pues iba a borrarles esa estúpida sonrisa condescendiente con algo que no se esperaban…ni merecían,ya puestos.’’Todo sea por mi chica’’pense…era curioso que ya pensara en ella de esa forma cuando Emma podría perfectamente mandarme a paseo en la próxima media hora.
Y allí estaba el fajo de billetes requisado la noche anterior a unos maleantes.Cerca de 3000 libras en billetes.Un fajo con el que se podría jugar al tenis perfectamente pues su grosor era similar al de la pelota.Con desparpajo y una gran sonrisa saque 6 billetes de 50 libras,3 para cada portero y se los introduje discretamente en el bolsilo de la camisa.
_Estoy seguro de que si miran en la lista nos encontraran un hueco,dije guiñándoles el ojo complice…ah,y que sea tranquilo por favor.
Los dos tipos se miraron el uno al otro y asintieron en silencio.El primero se aparto para darnos paso y el otro nos indico que le siguiéramos.A medida que ascendíamos salíamos del ambiente opresivo de la discoteca para entrar en otro mucho mas distendido y relajado.Separados del ruido por unos cristales insonorizados la única música que sonaba era de tipo electrónico pero a un nivel suave.El lugar era curioso,sin duda.El suelo estaba forrado de tercipopelo negro al igual que el mobiliario y lo único que hacia posible distinguir suelo de sofás eran unas líneas de neon blanco incrustadas en el piso…demonios,parecía un cine mas que un reservado pero tampoco iba a quejarme.Un vistazo rápido y discreto(que me fue devuelto casi al instante)me hizo ver el tipo de clientes que frecuentaban el lugar…niños de papa con sus chicas en su mayoría,aunque me parecio distinguir a un famosillo de la tele y a un jugador del Manchester,todos ellos rodeados de sus lameculos personales en busca de un halago o una copa gratis.Estaba claro que,por lo menos yo,desentonaba bastante con el ambiente(algunos de esos niñatos ni siquiera hacían el esfuerzo de disimular cuando se ponían a esnifar cocaína encima de las mesas)
Finalmente nos dejo en una esquina del lugar y nos dijo que en breve vendría una camarera a tomarnos nota por si queríamos tomar algo’’especial’’.Frunci el ceño al ver su sonrisa pero no pude preguntarle a que se referia pues ya se había marchado con su gemelo,escaleras abajo.
Me deje caer en el sofá…era comodo aunque dudaba que valiese las 300 libras que acababa de tirar a la basura.
_He pensado que como aun andas convaleciente un lugar mas tranquilo te vendría bien.

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Lun Sep 12, 2011 12:50 am

Miré de reojo a la maldita camarera… la tía no parecía haber pillado la indirecta de que ESE capullo era MÍO, mío y no suyo, ni de su hermana mayor. ¿Había dicho ya que tengo mente independiente? Ese debía ser el tercer pensamiento. Por un momento valoré la idea de que me estuviera volviendo bipolar, psicótica, no sé, que las pastillas me afectasen, o que el dolor nublara mi buen juicio. Incluso que de pequeña hubiera tenido una gemela, pero en el útero se hubiera implantado en mi cabeza. Todas ellas eran más plausibles que reconocer que empezaba a sentir cierto cariño y sentimiento de posesión hacia Keegan. Cualquiera mejor. Para mi desgracia sospechaba que no era ninguna la explicación a mi estado. Y seguía jodiéndome que lo estuviera desnudando con la mirada. Tanto que hasta ignoré lo que decía Keegan, aunque oí un gruñido cuando me senté sobre él. ¿Me acababa de llamar, o mejor dicho gruñir, gorda? Porque en tal caso sería lo último que hiciera en esta vida. Y la camarera no se lo llevaría porque pasaría a ser propiedad de los gusanos. Claro que la otra opción era que hubiera hecho otra aventurilla de esas en las que sale vestido de hombre de negro y se cree Will Smith salvando el mundo de extraterrestres y hombres malos. Cualquiera de las dos eran malas para su bienestar.

- Espero por tu bien que le digas a tu amiga que deje de mirarte y que ese gruñido sea por la felicidad de que haya decidido sentarme en tu pierna.-le reté a decir lo contrario. Y como la chica no había pillado la primera indirecta y conociendo el sentido del humor de Keegan a ratos desquiciante, a ratos desquiciantes también, haría algo que terminaría de cabrearme, así que decidí tomar yo misma las riendas de la situación, me acerqué a él y mordí su labio para tirar de él y acercarlo a mí y sin ser llamada o pedir permiso, metí mi lengua en su boca para pelear con la suya, sin ser un beso de pasión o cariño, si no más bien de “ marcación de terreno”. Me separé y me giré para guiñarle un ojo a la camarera, que nos miraba sorprendida. Después por fin se marchó y yo pude centrarme en Keegan no sin antes tener la última palabra con él - Pensándolo mejor, no le digas nada, creo que ya lo ha pillado por sí solita.

Suspiré y me acomodé mejor en su pierna. Era hora de tratar el resto de temas, como el “ por qué estábamos aquí”. Miré mi rodilla, donde seguía descansando la mano de Keegan como si no hubiera barra suficiente para dejarla. Así que cogí su mano y la dejé al lado de su copa. Más que porque no me gustara su contacto, era más bien por el sentimiento que quería poner en ese, podría parecer, insignificante contacto. Era algo que significaba ternura y no era algo por lo que yo quisiera pasar. No iba a abrir viejas heridas que consideraba sanadas. No volvería a sufrir por nada o nadie, ni a dejarme sentir más allá de cierta compasión por las personas. Y sólo por algunas. Y no era el caso de Keegan y tampoco el de su mano en mi rodilla. Además podía sentir compasión, pero que la sintieran por mí sí que no. No era una pobrecita desvalida. Por mucho que él me tuviera como su dama en apuros o como fuera que me imaginase en su calenturienta mente.

Resoplé quitando todas esas cosas de mi mente, intentando centrarme en lo que decía. Porque sabía que estaba hablando, movía los labios, pero no escuchaba nada. Entorné los ojos escuchando algo sobre si había sido brusco al ponerme el hueso. Reí. ¿Brusco? No hombre. Brusco es que yo ahora le golpease las pelotas para aplastárselas contra el asiento. Brusco sería que le arrancara la cabeza. Colocarme el hombro como lo hizo era hacerlo a mala ostia. Y algo que no se me olvidaría. Y de lo que me vengaría. Pero aunque supuse que él lo sospechaba, no iba a decírselo claramente.

- No… si apenas dolió. Lo único pues ahora, que tengo que tomar tranquilizantes y antiinflamatorios para bajar el chanchullo de mi hombro. Pero chico por lo demás… va bastante bien, gracias por preguntar-le sonreí tras mi contestación cargada de ironía. Y tras eso me cogió y me propuso ir a un sitio más cómodo. Levanté una ceja y accedí. No creía que tuviera posibilidades de negarme. Bueno sí pero dado que ya me llevaba hacia allí, y encima de la mano, pues no iba a negarme. Si no me negaba me cogía de la mano, si lo hacía era capaz de agarrarme de la cintura. Pero no todo iba a ser fácil. El señorito se iba hacia la zona VIP. Me pregunté en silencio en qué mundo paralelo Keegan era VIP. Y al parecer los de seguridad también pensaban lo mismo. Sonreí cuando le negaron la entrada, pero me cabreé cuando me la negaron a mí. Podría conseguir tanto dinero en una noche como esos dos matados en todo un año y no me consideraban… Oh. Mis pensamientos se cortaron ahí, viendo como Keegan sacaba un fajo de billetes que podría haber empapelado los trajes de los dos de seguridad. ¿De dónde cojones habría sacado ese dinero? ¿Se había vuelto narco? Ay joder.. recordar mi coche no me ayudaba. Sin embargo como dos fajos de billetes tiran tanto como dos tetas, que a su vez tiran más que dos ferraris que tiran más que dos carretas, nos dejaron pasar. Con la consiguiente sonrisita de autofelicitación de Keegan.

La sala donde acabamos estaba aislada de la multitud de abajo. Más tranquila en cuanto a ruido, pero igual de ocupada en cuanto a gilipollas. Un montón de chupatintas hijos de papi y matados que por cosas del destino habían acabado con un fajo de billetes en el bolsillo. Como Keegan, pero sin su buena presencia. ¡Eh! Empezaba a joderme profundamente esos pensamientos prófugos.

-Me halaga que pienses en mí…-me senté en un sofá que parecía sacado de un puticlub barato y me acomodé cruzando las piernas, manteniendo el hombro herido en mi regazo y el otro brazo sobre el respaldo. No es que me doliera, pero no quería jugármela. - Y ahora, ¿vas a decirme de dónde has sacado esos billetes? Porque dudo que los ganes vendiendo esos tés de mierda. ¿Vendes tu cuerpo?-Casi al decirlo, lo lamenté deseando que no pensara que lo decía porque yo creyese que tenía buen cuerpo. Que lo pensaba pero … ay mierda. Me mordí el labio inferior hasta que el dolor hizo que olvidase esa espiral de sentimientos y pensamientos peligrosos. -O haces tratos con los que les he robado el coche? Porque de ser así, diles que me encanta y que tiraré el polvo por el váter. O quizá lo venda yo misma y me gane un dinerillo extra-la camarera apareció por allí. Una tía con un cinturón como vestido y otro como top. Pero qué sitio de mierda era este? Con una sonrisa ultramaquillada nos preguntó si tomaríamos algo y que si lo queríamos acompañado. -Yo quiero una coca cola. Sin pastillas, pero si me traes un vestido estaré encantada de regalártelo y no hacerte parecer una puta barata-le sonreí abiertamente y miré a Keegan-Y tú qué tomarás?



_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Mar Sep 13, 2011 12:47 am

Nos acomodamos en nuestro sofá mientras tratábamos de llamar lo mas minimo la atención,observe como Emma colocaba su brazo convaleciente de la forma mas comoda posible…no pude evitar pensar en lo radical que había sido mi intervención.
Su mirada cargada de ironia se cruzo con la mia unos instantes y entonces fue bajando lentamente hasta el discreto bulto de mi cazadora.Estaba intrigada por como me había hecho con tanto dinero y sabia que no era una chica que se cortase un pelo a la hora de buscar respuestas.Su primer comentario me hizo desviar la mirada ocultando asi mi sonrisa…¿yo un chapero?no,creo que no…aun asi que considerara que podría haber ganado ese dinero con esa actividad era algo asi como una especie de elogio…uno un poco basto pero elogio al fin y al cabo.Pero seguramente era mi imaginación puesto que su siguiente opción se acercaba mas,en parte,a la realidad.Torci el gesto al ver como Emma bromeaba sobre la posibilidad de vender la droga que le había robado a esos traficantes…no quería que se metiera en ese mundo.Una cosa era robar coches pero traficar…
Estaba a punto de improvisar uno de mis ‘’discursos’’ cuando una camarera se nos acerco.Iba ataviada con…ropa,por asi decirlo(par de escuestos trapos habría sido mas correcto) y llevaba un exceso de maquillaje que mas que favorecerla estropeba su imagen.Cuando hablo termine de entender a que se había referido el segurata.Emma pidió una cocacola,haciendo especial hincapié en la ausencia de’’sustancias ajenas’’ y a continuación aprovecho para soltar uno de sus comentarios hirientes a la chica.Aprecie como su sonrisa forzada temblaba un instante pero solo asintió con un gesto leve y se volvió hacia mi.Seguramente no seria la primera vez que la hubieran insultado de esa manera pero por su reacción estaba seguro de que no conservaba este trabajo degradante por la compañía y los incentivos económicos.
_Ehhh…titubee un instante ante la falta de tacto de Emma…un whisky doble…sin hielo,por favor.
Cuando la camarera se alejo escaleras abajo volvi a mirar a mi alrededor,solo por asegurarme de que el,nada discreto,comentario de Emma hubiera llamado una atención innecesaria sobre nosotros.
_Te has pasado hablándola asi…creo que no a llorado de milagro,murmure sabiendo que le seria indiferente.
_Bueno,ya a pasado…ahora yo…esto…¿Qué tal estas?repito mis disculpas por ser tan brusco esa noche y por mi…eh…dude unos instantes algo nervioso.Bueno,te mareaste y perdiste el conocimiento y no iba a dejarte tirada en el sofá y menos llena de suciedad...
Una cosa que mi padre me había enseñado era que a veces es necesario ser totalmente sincero aunque eso te traiga mas problemas que beneficios,esta situación era una de ellas.La había desvestido por completo exceptuando su ropa interior y la había acostado en su cama.Luego me quede un rato sentado a su lado hasta que los calmantes hicieron sus efecto y dejo de removerse dolorida…ahora bien¿Cómo le dices a una chica que estando desmayada la has quitado la ropa(sin dobles intenciones)…pongas la razón que pongas estas bien jodido.En este caso con mas razón aun.
Me lleve una mano al cuello frotándomelo,era típico en mi cuando los nervios ganaban terreno…
_Ehm…t-te quite la …la ropa sucia y…trague saliva…bueno,luego te lleve a tu cama para que estuvieras mas comoda y…nada mas,te lo juro.Tienes mi palabra de que no te toque…salvo para desvestirte…¡¡¡y solo lo necesario¡¡¡.Di gracias a la iluminación(o falta de ella)reinante puesto que ya notaba como el rubor inundaba mis mejillas…otra vez comportandome como un estúpido y todo por esta chica.Su mirada estaba fija en mi y no sabia si estaría pensando en como matarme o tratando de contener su ira.Instintivamente me encogi en mi asiento pero por fortuna para mi la camarera…no la de antes sino otra mas vestida…nos trajo lo que habíamos pedido.
La di una pequeña propina y di de inmediato un trago al vaso,dejándolo por la mitad.La calidez del whisky me calmo en parte aunque aun estaba pendiente la reacción de Emma,fuera cual fuera.
Me di cuenta de que nos habíamos quedado solos en el reservado…los jóvenes habían bajado a la pista con sus chicas y los famosillos seguramente habrían ido a otro lugar aun mas privado a seguir la fiesta.Genial,ya no podía contar con que Emma se sintiera algo coartada a reaccionar de manera agresiva por el publico presente.
¿Estaba nervioso?si¿teniamiedo?no…sin embargo me sentía mal y no mal en el sentido de decir’’me siento culpable por haber visto a esa chica semidesnuda’’…la visión de su cuerpo en ese estado de tranquilidad y calma era una de las cosas mas hermosas que había visto jamas.Mire mi vaso un instante,quizás había bebido demasiado deprisa y me había sentado mal el whisky o quizás…el clásico instante de claridad atravesó mi mente y vi unas diminutas partículas de ‘’algo’’sin disolver en el fondo del vaso.Casi de inmediato mi instinto de supervivencia tomo las riendas y me levante del sofá como impulsado por un resorte…solo para caer de bruces al suelo cuando mis piernas flaquearon incapaces de soportar el resto de mi cuerpo,adormiladas…un relajante muscular,lo había usado en alguna ‘’extraccion’’de personalidades(también llamado secuestro fuera del argot de operaciones encubiertas) y hacia mucho mas fácil la tarea de llevarse a alguien incapaz de controlar su cuerpo para defenderse llegando incluso a no poder hablar.Yo aun podía mover mi cuerpo aunque con dificultad asi que llegue a la conclusión de que o bien el que lo había echado no conocía las proporciones correctas o yo había parado de beber antes de alcanzar la dosis critica.Fuera como fuera sentía mis extremidades adormecidas y me costaba un gran esfuerzo emprender cualquier actividad por simple que fuera.Mire hacia Emma que ya se estaba levantando hacia mi con expresión de¿preocupacion? Y arrastre unas pocas palabras con mi boca entumecida.Me preguntaba si estaba bien pero no me escuchaba…
_Emmaaa…vi como se abria la puerta detrás nuestro y unas figuras sombrías entraban deprisa …cccuidado,d-d-detrás tuyyyy…vi el destello de una jeringuilla poco antes de que se clavara en el cuello de Emma inyectándola su contenido.Ella se levanto golpeando instintivamente a su atacante y arrojándole una descarga que lo envio contra el otro lado de la sala,estampandolo contra los muebles y el cristal reforzado.Enfurecida,su cuerpo irradiaba electricidad de manera visible,como un halo crepitante alrededor suyo que enseguida desaparecio al hacer efecto la sustancia inyectada.Emma se miro sorprendida y hizo ademan de arrojar una nueva descarga contra los tipos restantes pero no ocurrio nada.Ellos se miraron sonriendo y empezaron a avanzar hacia ella.
_D-dejadla en..pazz…dije mientras obligaba a mi cuerpo a ponerse en pie con un esfuerzo titánico que hacia que me ardieran los musculos.Sorprendidos de que aun me mantuviera en pie uno de ellos vino hacia mi con lo que parecía ser una porra extensible similar a la que yo usaba en el’’trabajo’’y me lanzo un golpe que bloquee con el antebrazo.Ignore como pude la descarga de dolor que recorrio mi cuerpo y pensé que me había roto algo…con el campo visual lleno de chispitas brillantes a causa del shock trate de amagar una finta golpeándole por un punto que no esperaba.Tuve éxito pero la poca potencia imprimida en el golpe solo le hizo recular y echar mano de algo en su chaqueta.Algo salio disparado de su mano y se clavo en mi piel descargando su contenido en mi cuerpo…no tarde en sentir sus efectos.La descarga eléctrica del taser habría tumbado a un tipo de mi peso con facilidad pero debido a mi vulnerabilidad se vio amplificada de una manera atroz…el grito desgarrador que surjio de mi garganta se habría escuchado desde fuera del edificio si no hubiera sido una discoteca y el lugar no estuviera insonorizado.Incluso el tipo se sorprendio de mi reacción y abrió los ojos de par en par al ver como mi cuerpo se volvia borroso y perdia y recuperaba la coherencia sin control pudiendo a veces incluso ver a través de el…sorprendido echo mano de una radio y se comunico con alguien...
_Otro mas?nadie nos informo de esto…llamad a la base…¿Cómo que nada de comunicaciones durante la operación?maldita sea…cogedle también.
Esas palabras llegaron a mis oídos mientras el tipo me observaba retorcerme en el suelo para después volver su atención a Emma que cada vez estaba mas arrinconada…


_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Lun Sep 19, 2011 9:36 am

Sonreí por la mirada que Keegan lanzó a la camarera. Pero no era una sonrisa de alegría. Era una sonrisa de:
a) Mírala con deseo y el bulto del dinero será el único bulto que quedará en tu cuerpo ( pensamiento que deduje una vez más salía de la voz mental a la que había bautizado como “Pulga” por ser pequeña y molesta. O todo lo pequeña que puede ser metafóricamente una voz invisible que vivía en mi cabeza)
b) Es imposible que mires a alguien y no quieras salvarla, o disculparte por mis comentarios.

Pero es que yo no lo sentía. Puede que fueran bruscos, pero no le restaba razón. Vas a una discoteca a “escuchar buena música” (en mi caso porque Pulga no me había dado opción), pero no para ver a una camarera medio desnuda que se vendería si el precio fuera el adecuado. ¡Mujer! Vístete, si eres camarera eres sólo camarera, y para ello no hace falta enseñarle al cliente si llevas la bajera depilada o colaboras con el Amazonas en incrementar el Oxígeno ambiental. Y si eres algo más no te asustes si a alguien no le agrada tu forma de vestir. En definitiva, sí, me daba igual si lloraba o no. Se lo había buscado. Además ¿Qué sitio era este? Sexo, drogas… ¿y el rock and roll? ¿Quién cojones lo había robado? Porque me negaba a creer que lo que se oía era el sustituto de ese estilo musical.

Por fin la camarera se marchó y yo volví a centrarme en Keegan y las miradas que me lanzaba. ¿Quería hacerme una radiografía con los ojos? Porque de ser así tendría dos cosas de supermán. El complejo de héroe y su visión mágica. Y tal y como había esperado, Keegan no pudo soportarlo más y acabó por tocar el tema que yo quería ignorar. Mi dolor de hombro, su brusquedad y lo que era mejor, el hecho de que amaneciera semidesnuda en mi cama. A ver, era Keegan, es decir, antes me habría violado un personaje de barrio Sésamo que enseña a contar que él. Sabía de sobra por qué lo había hecho. Me había desmayado y era incapaz de recordar lo que había pasado después de que me recolocara el hombro en su lugar, más allá de un dolor punzante que acabó por desaparecer. Aún así, eso no dejaba de restarle diversión a la forma de contarlo de Keegan. Yo no podía dejar de mirarle fijamente mientras él se ponía cada vez más nervioso. Resultaba hasta adorable, si fuera capaz de sentir eso. Incluso la forma en que se hizo “pequeñito” en el sofá, presumiblemente esperando una mala reacción. Pero no tenía intención de tenerla. Sabía que no me había tocado, que no se había aprovechado de la situación. Porque yo no era una persona que confiara en otras, pero al parecer Pulga sí lo hacía con Keegan. Y tal y como se había puesto cuando intenté no ir a nuestra cita, no quería imaginar cómo se pondría si pegaba a Keegan. Sin embargo tenía orgullo y no suavicé la mirada. Por suerte para él, una camarera con un principio de ropa vino a traernos las cosas.

- Al menos esta venía con traje-murmuré cuando se alejó, al tiempo que Keegan, que al parecer acababa de pasar años en el desierto sin beber, vaciaba la mitad del vaso de un trago. - Lo cierto es que sé que no hiciste nada. Tengo cámaras de vigilancia en mi casa-detalle que por cierto, se me había “ olvidado” comentarle y que terminaba de confirmarme su versión-Te quedó muy protector eso de quedarte vigilando mi dolor, pero dado que fue por tu culpa no pienso darte las gracias. -me removí incómoda en el sofá por tratar un tema con demasiados sentimientos de por medio, miré alrededor descubriendo que ya no estábamos acompañados. -Fíjate, la camarera se los ha llevado a tod…-me callé al oír un ruido a mi lado. Me giré para ver a Keegan en el suelo, prácticamente inmóvil a excepción de sus ojos que parecían querer gritarme algo. Me levanté angustiada para ayudarle. Quizá luego me riera del asunto, pero ahora mismo tenía un nudo en el estómago, una sensación de que algo iba mal y que iba a ir peor.

Me acuclillé a su lado llevando una mano a su hombro a tiempo para escuchar una advertencia. Pero su lengua de trapo y que había decidido volverse inútil ahora ( pensamientos que eran de mi parte consciente sólo para ocultar que empezaba a asustarme), fueron demasiado lentos, de forma que cuando quise reaccionar, un pinchazo agudo animó a mi cuerpo a hacerlo. Me levanté de forma brusca para encontrarme con varias figuras encapuchadas.

-Habéis jodido a la chica equivocada-les espeté justo antes de lanzar una descarga contra el “doctor”, tan fuerte que salió despedido hacia atrás y probablemente le habría matado, o acabado con los demás si no fuera porque de repente una especie de vacío se apoderó de mí. Era un sentimiento fuerte, como no había sentido nunca, como si me arrancasen un pulmón o un riñón sin mi permiso. Y después nada. La electricidad desapareció de mi cuerpo, y me sentí indefensa. Nunca habría pensado que me hubiese vuelto tan dependiente de ella, pero al parecer así era. Miré a Keegan ahora sí, asustada y con la adrenalina exudando por todos los poros de mi piel, mientras poco a poco se iban acercando a nosotros. Y pronto comprendí el por qué el cambio de camarera y el por qué Keegan parecía tener los músculos en “stan by”.

Por el rabillo del ojo ví a Keegan intentar defenderse con la misma fuerza de un bebé mientras tres tíos más iban avanzando hacia mí con la misma velocidad con la que yo daba pasos hacia atrás. Y eso no era bueno, porque Keegan no podía defenderse, porque acabarían por arrinconarme contra algo y porque me estaban alejando de él. Para entonces Pulga era la voz predominante en mi cabeza, pero se afianzó como dominante suprema cuando ví un chispazo seguido de un grito desgarrador y a Keegan en el suelo, retorciéndose de dolor. Nunca lo había visto así, indefenso y yo sin mis poderes. Y eso hizo que la sin razón se apoderara de mí, cuando las palabras del que parecía el jefe y que acababa de knoquear a Keegan, llegaron a mis oídos. Habían venido por mí. Él era el daño colateral. Apreté la mandíbula y los miré fríamente. Palpé buscando algo que usar como arma, encontrando una botella que rompí para dejar el borde irregular y cortante y la interpuse como arma defensiva entre nosotros.

- Dejadle, él no es a quien habéis venido a buscar ¿no es cierto?-de pronto pensé en el motivo, el coche, debían de ser ellos pero ¿cómo sabían lo de mis poderes? Había destruido las cámaras, además, ni siquiera sabía que había algo que los eliminase… ¿ y si no volvían? Un frío se apoderó de mí y sin pensarlo más me lancé hacia uno de los hombres frente a mí y de forma rápida le clavé la botella en el cuello. Tomados por sorpresa, les costó reaccionar, pero cuando lo hicieron, era tarde y yo había corrido a cubrir a Keegan con mi cuerpo, o parte dado que era más fuerte y alto que yo, pero tenía que intentarlo. No podía irme de allí sin él y luchar con tres hombres armados y sin poderes era imposible y suicida, y si moría, a Keegan no le quedaban posibilidades de vivir, así que sólo me quedaba esperar que si decidían matarme, le dejaran vivo, o si me llevaban, fuera a mí sola.

- Lo siento, es por mi culpa-murmuré a Keegan antes de abrazarle y mirar al cabecilla, encajando piezas en mi cabeza, quizá a la desesperada por encontrar una salida para ambos. No querían matarme. El jefe al parecer me quería con vida. Y como no tenía otra solución, cogí un trozo de cristal -No queréis que me pase nada ¿verdad? Pues dejadle marchar. Miradle, no puede moverse, no nos seguirá…. Pero si insistís en llevarlo conmigo me tragaré este cristalito-lo levanté y lo miré-desgarro de la faringe, asfixia, hemorragias y muerte. Y reconocedlo chicos, quitadme los poderes…relajante muscular que apuesto que iba para mí…es mucho curro para querer liquidarme. Apuesto a que el superjefazo se enfadará si se entera de eso. Así que ese es el trato. Lo dejáis, no me suicido y me voy algo parecido a voluntaria con vosotros, seáis quienes seáis. ¿Hay trato?-mi voz sonaba confiada, desafiante, pero por dentro deseaba no equivocarme y poder sacar de esa a Keegan… una vez más. Era como en el almacén, pero sin tener la posibilidad de sobrevivir los dos. Acaricié imperceptiblemente una de las manos de Keegan y luego miré de nuevo al jefe del grupillo.

-No tengo toda la vida, así que dime si no aceptas para empezar a matarnos a todos. Como a tu amigo, el que se desangra en el suelo-le desafié, sin mirar al muerto. Era la primera vez que mataba a alguien, pero no tenía tiempo de pensar en ello, y completando mi amenaza, me metí el cristal a la boca y la cerré.

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Miér Sep 21, 2011 12:28 am

Las convulsiones cesaban poco a poco pero el dolor seguía siendo considerable,como si todo mi cuerpo estuviera sumergido en agua hirviendo.Aun asi no era muy distinto de la abrasadora sensación de tener una bala en el estomago y ya había sobrevivido a eso.Parpadee repetidas veces para aclarar mi vista y que esas fastidiosas chispitas brillantes me dejaran ver lo que ocurria,mas concretamente lo que le ocurria a ella…esa era por encima de todo mi principal prioridad.La simple posibilidad de que la ocurriera algo hizo que me estremeciera y,tensando mi cuerpo para luchar contra el dolor,me incorpore de lado apoyándome en una mano mientras notaba como las vibraciones y los cambios de fase descontrolados retorcían mis nervios.

Una vez fuera de combate habían desviado su atención a Emma.En el suelo a pocos metros de mi había uno de los asaltantes,su carótida rajada y el enorme charco de sangre que se esparcía por la alfombra no daban lugar a dudas sobre su estado.A mi lado Emma empuñaba una botella rota manchada de sangre y el resto de los tipos incluyendo al que parecía su jefe mantenían una distancia respetuosa aunque no parecían darle mas importancia al asunto de su compañero caído.Fingi estar semidelirando preso del dolor para que apenas me prestaran atención.Cuando ella se interpuso entre los atacantes y yo,escudándome con su pequeño y frágil cuerpo me di cuenta de que ella si que sentía algo por mi y eso me lleno de animo y esperanza…aun había posibilidades.Note como me abrazaba y susrraba palabras de arrepentimiento,como si estuviera lista para acabar con todo allí mismo y fuera una despedida pero lo que mas nervioso me puso fue cuando volvió su actitud fría y calculadora y amenazo con quitarse la vida ingiriendo un cristal si yo sufria mas daños.

¿Se estaba entregando a condición de que me dejaran libre?estaba claro que venían a por ella¿pero por que?¿y como sabían lo de sus poderes?mas importante aun¿Por qué habían desaparecido de repente?¿y que había en esa aguja?joder…tantas preguntas y ninguna respuesta aun.
Bajo nuestros pies el resto del local seguía bailando al son de la música industrial,ajenos a lo que acontecía aquí arriba…si no hubiera bajado la guardia.Me esforzaba por separar mi vida cotidiana de mi mentalidad de combatiente pero eso había resultado ser un error como demostraba mi …nuestra actual situación.Si saliamos de esta iba a averiguar quien iba detrás de ella…lo que haría después de eso dependería de lo que me gustara o no la información pero una cosa estaba muy clara…estaba en guerra con el resto del mundo,ya nunca bajaría la guardia si las personas que apreciaba estaban cerca de mi.
Repase rápidamente…¿habrian sobornado a los porteros y la camarera?probablemente.Lo mas seguro era que también tuvieran la salida despejada hasta un vehiculo en el callejón de atrás y que las cámaras de seguridas se hubieran apagado’’casualmente’’por alguna incidencia técnica fácilmente justificable…o al menos es como yo lo habría hecho.Que no se hubieran puesto nerviosos por la perdida de un miembro de su grupo ya indicaba que no eran simples matones a sueldo…si además le añadia que el tipo había mencionado algo de’’llamar a la base’’empezaba a sospechar que alguna rama militar o de inteligencia estaba involucrada en esta operación y eso no era nada bueno.Si algún jefazo de estado había descubierto que algunas personas habían desarrollado habilidades que podrían serles de extrema utilidad para sus asuntos no repararían en esfuerzos y gastos para hacerse con ellas para estudiarlas o acondicionarlas para que les sirvieran.Eso explicaría como habían conseguido sintetizar algo que neutralizara esas’’habilidades’’temporalmente para facilitar la captura de estos sujetos,sujetos como Emma…y yo.Que ya tuvieran algo asi significaba que algún pobre diablo ya había caído en sus manos,de otra forma no habrían sabido donde investigar.
Vale…al jefe de la operación le habían dicho que silencio total,eso en el argot militar significaba’’ninguna comunicación hasta finalizar el trabajo’’evitabas asi ser espiado por otras agencias o que se filtrara información accidentalmente por alguna línea publica…
Eso nos daba una oportunidad,si evitaba que volvieran a su base tendríamos tiempo para recuperar fuerzas y plantearnos nuestro siguiente paso.Por supuesto ya habrían reunido toda la información existente sobre Emma.A mi me acababan de descubrir hacia unos minutos asi que si no informaban sobre mi podría seguir usando mi identidad civil para camuflarme y a la vez ocultar a emma de esa gente.Seguia estando muy débil pero quizás pudiera sacarle algun partido a los dolorosos efectos secundarios de la descarga que notaba en mi cuerpo…si no funcionaba,bueno,emma no se rendiría sin luchar…en eso eramos muy parecidos,ambos habiamos sobrevivido a nuestra manera,ella en las calles y yo en el campo de batalla,ambos eramos supervivientes natos.
Emma parecía tan preocupada por mi estado que desvio la atención unos segundos hacia mi y esos tipos se movieron…rápido,demasiado para ser alguien normal.Conocia drogas que provocaban una subida de adrenalina que imprimía fuerza y velocidad al sujeto que las tomaba pero…bueno,había visto demasiadas cosas raras últimamente.Otro misterio mas para el archivo.Mientras uno de ellos la empujaba contra el cristal sujetándola las manos y usando su cuerpo para mantenerla apretada y con escasa movilidad el otro abria su boca a la fuerza extrayéndola el cristal entre los gruñidos e insultos de ella.Emma escupió el cristal al rostro del tipo y el jefe saco su taser una vez mas.

Ese era el momento…con un grito de rabia y dolor me levante detrás de el y meti mi mano a través de su espalda notando como el contacto disruptor de mi poder le causaba el mismo dolor que a mi.El grito de dolor del pobre desgraciado ceso de golpe cuando extraje la mano,en ella había lo que parecían los restos sanguinolentos y quemados de un corazón humano destrozado y humeante.Sin darles tiempo a reaccionar cogi el taser y clave sus puntas electrificadas en los ojos de otro de los tipos.Un golpe con el puño cerrado termino de clavar el arma rompiéndole el tabique frontal y reventándole los globos oculares mientras el tipo se retorcía convulsivamente .El que quedaba arrojo a Emma a un lado y saco una pistola con silenciador disparándome a bocajarro…no sentí nada,solo me lanze contra el.Debil o no,seguía pesando mis buenos kilos y el impacto le dejo sin aliento,leugo me coloque a horcajadas sobre el y empece a golpearle una y otra y otra vez hasta que mis nudillos se cubrieron de sangre mia y suya,un minuto después el tipo no se movia pero yo seguía destrozándole la cara ajeno a todo lo que me rodeaba…tal era la rabia que sentía.

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Dom Sep 25, 2011 1:08 pm

Bajo mi cuerpo, Keegan seguía sufriendo espasmos, y aunque no pudiera afirmarlo en alto, suponía que algo raro pasaba con él. No sólo por lo que ellos le habían hecho…o quizá sí… pero fuera como fuera, sentía a veces como si algo en él cambiara por momentos. Era una sensación extraña, como una corriente, o quizá no, quizá sólo fuera la adrenalina del momento. Le miré de reojo mientras esperaba contestación por parte de nuestros nuevos amigos. Notaba el cristal frío al principio en contacto con mi lengua, pero poco a poco volviéndose más cálido. El problema era que incluso podía sentir sus bordes afilados al menor de los movimientos de mi boca, y como cuanto más quieres estarte quieta, más te mueves, pronto empecé a degustar el férreo sabor de mi propia sangre.

Devolví la mirada hacia el que parecía el jefe de los tres que quedaban a ver si por fin habían decidido aceptar mis condiciones. Porque aparte de que mi lengua ahora pareciera un catálogo de arañazos, no podía hablar para incitarles y tampoco demostrarles o hacer algún amago más de suicidio por mi parte… porque posiblemente lo conseguiría. Así que ya había jugado mis cartas y la espera me estaba matando… en todo el significado de la palabra “matar”. Pero el jefe ya no estaba ahí, ni el jefe ni los otros dos. Apreté la mano entorno al hombro de Keegan empezando a girar la cabeza para buscarles, pero no hizo falta. Tuvieron la amabilidad de ellos mismos demostrarme su ubicación. De hecho hasta me arrastró uno de ellos contra el cristal, sujetándome las manos para poder verlo de cerca y sentir su cuerpo. El mero contacto hizo que me estremeciera del asco y que por inercia, intentara soltar una descarga. Olvidaba que no funcionaba, y recordarlo fue casi como si me hubieran echado un jarro de agua fría por la cabeza.

Cerré los ojos con fuerza mientras intentaba soltarme de su agarre, pero sus manos seguían fuertemente aferradas a mis muñecas, y que su cuerpo estuviera tan jodidamente pegado al mío hacía que no pudiera usar las piernas tampoco para defenderme. Estaba bien jodida e inmóvil. Y en un dilema. ¿Llevar a cabo mi amenaza o no? Si me tragaba el cristal moriría, y como bien apuntaba “pulga” en mi cabeza, no volvería a ver a Keegan. Claro que por otra parte mi parte racional me decía que aún no había visto el final de Bones, y que morirme sin saber cómo acaba me fastidiaría eternamente. Decidí creer que lo hacía por eso… bueno y porque el segundo matón ya estaba forzándome a abrir la boca para quitarme el cristal. Y antes que lo consiguiera se lo escupí a la cara con una sonrisa un poco sádica, y no ensayada.

-Me he quedado con vuestras caras malditos cabrones…. Y cuando recupere mis poderes no voy a dejar de vosotros ni el polvo de vuestras cenizas-les escupí la sangre también y luego volví a forcejear con ellos-¡Soltadme! Y ¡Soltadlo! ¡Hijos de puta!-miré de reojo a Keegan que seguía en el suelo, encontrándome al volver la vista al hombre al que había escupido, que ya estaba sacando un taser que adivinaba, iría a acariciar la piel de mi brazo, costillas o cualquier sitio que les pareciera interesante. No tuve tiempo a removerme antes de que averiguara el sitio elegido, el costado. Apreté fuerte la mandíbula y esperé a que terminaran dispuesta a no gritar. Probablemente fueran los segundos más largos de mi vida. Y habrían sido además los más dolorosos si no estuviera acostumbrada a mis propias autodescargas, mas eso no evitaba que fueran molestos. Había contado un “ par de mississipis” cuando la descarga y la presión cesó de repente. Y extrañada abrí los ojos para ver a un Keegan bastante cabreado tras él, y con… vale la mierda de la jeringuilla debía haberme afectado a la cabeza porque juraría que tenía la mano dentro de su espalda. La cara del cabrón que tenía delante fue pasando de la sorpresa al dolor, y después al vacío en sus ojos. Acababa de presenciar una muerte en directo. En primera fila y sin palomitas.

El cuerpo cayó a plomo delante de mí dejándome vía libre para ver a Keegan y su mano ensangrentada sujetando algo que, aunque no sabía demasiado de anatomía, adivinaba sería el corazón. Así que era eso. Lo que había sentido en Keegan. Él era especial, como yo. Lo sabía, lo había visto, bueno más bien no había visto nada porque en nuestro encuentro anterior en el polígono, las luces se habían apagado. Pero suponía que había pasado algo raro allí. Ahora tenía la confirmación y era de lo más escabrosa. Claro que la forma correcta de expresarlo sería él es especial, como antes lo era yo. Ahora no era más que una chica de metro sesenta, delgada y con mala leche. Tan pronto como quedé libre, Keegan se volvió hacia el segundo esbirro. Era como si hubiera puesto el modo “Street Fighter” y en una combinación de “XXO” había reventado los globos oculares y el tabique de la nariz del hombre que cayó al suelo entre convulsiones, antes de acabar tan muerto como los dos anteriores. Y lo que era peor, estas muertes tan sangrientas no me afectaban. No sabía en qué momento había dejado de sentir nada, quizá cuando había matado al hombre, o cuando había visto a Keegan en peligro. Quizá cuando lo había visto en modo destructor. El caso es que a cualquier persona le habrían horrorizado estas escenas, a mí ni siquiera me ponía los pelos de punta. Y eso era algo en cierto modo preocupante.

El último de ellos, que había permanecido a mi lado aunque no lo había visto, probablemente porque estaba más centrada en la milagrosa recuperación de Keegan, me empujó apartándome del camino y se llevó la mano al bolsillo, sacando en un movimiento rápido una pistola y un silenciador. No era difícil adivinar lo que iba a hacer, lo difícil era llegar para impedirlo, pues del golpe me había separado lo suficiente como para no poder hacer nada. E impotente vi cómo apretaba el gatillo, y tal y como pasa en las películas el tiempo se ralentizó. Podía ver la bala dirigiéndose hacia él imparable. Y escuchar de mis labios unos gritos que ni siquiera sabía que estaba pronunciando.

- Keegan ¡NO!

Sin embargo cuando la bala debía impactar en su cuerpo…simplemente le atravesó para ir a estrellarse contra una de las sillas. Vale había olvidado que la ex-mujer maravilla era yo, y que Keegan al parecer seguía con su poder intacto. Motivo que corroboraba que venían a por mí y que no tenía ni idea del motivo. Pero empezaba a sospechar que no era cosa de los dueños de mi nuevo coche. Si salíamos de esta Keegan y yo tendríamos una bonita charla sobre lo que significa ser sinceros y no asustar a personas que se preocup… a personas. Punto.

No contento con eso, se lanzó con toda la inercia de su peso y la velocidad contra el jefe, aplacándolo y sentándose sobre él para pegarle una y otra y otra vez. Y yo seguía quieta mirando embelesada como la cara del hombre pasaba de ser un rostro definido a una especie de hamburguesa mal hecha. Pero Keegan no parecía darse cuenta y seguía golpeándole. Finalmente mis músculos aceptaron moverse y avanzaron hacia Keegan para sujetar su brazo.

-Creo que ya está muerto…-murmuré tirando de su brazo para hacerle levantar del cuerpo del hombre. Keegan parecía cansado, pero envalentonado por alguna fuerza extraña que desconocía, aunque suponía sería la adrenalina. Miré a nuestro alrededor, la situación no era demasiado agradable. Cuatro cuerpos, y tanta sangre como en la mejor escena de la matanza de Texas, así que preferí volver a mirarle y examinarle con detenimiento. No parecía haber sufrido daños físicos, al menos no más que los que le habían llevado a estar retorciéndose minutos antes en el suelo. En ese momento mis dos partes recién estrenadas luchaban entre ellas. Pulga gritaba que le abrazase, la racional que me mantuviera firme y alejada. Pero suponiendo que de todas formas lo haría él, consideré buena idea adelantar tiempo. Así que rodeé su cintura y pegué la mejilla a su cuerpo, asegurándome, de forma tonta puesto que podía ver que sí, de que su corazón seguía latiendo. - ¿Estás bien?-murmuré sin moverme-¿qué ha pasado? ¿Quiénes eran? ¿Qué querían?-y por supuesto obvié la pregunta que quería hacer, pero que era incapaz de pronunciar, porque si la decía en alto sería como asegurar definitivamente que no estaban y que no iban a volver. ¿Qué les había pasado a mis poderes?

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Lun Sep 26, 2011 1:40 am

Una mano me cogio del brazo en el momento justo en el que iba a golpear de nuevo la…cara…de ese tipo…era Emma,que con un leve susurro me dijo lo que era obvio.Me sentí cansado,agotado…como si hubiera quemado todas mis baterías en ese arrebato de furia.Mientas mi compañera miraba alrededor nuestro yo me eche un vistazo a las manos…la sangre me salpicaba la camisa y en uno de mis brazos llegaba hasta el codo combinada con algunos trozos de vísceras…oh,diosmio¿Qué estaria pensando ella de mi ahora mismo?seguro que le pareceria un jodido psicópata.Mis temores se alejaron temporalmente cuando se lanzo a abrazarme ignorando el hecho de que estuviera cubierto de sangre humana.Ni una sola lagrima…ni el mas leve temblor en su voz…me asombre de su fortaleza de carácter.Escuche sus preguntas atentamente,reafirmando nuestro abrazo mientras apoyaba mi rostro en su pelo.
_E-estoy bien Emma…tranquila,ya no te pueden hacer daño…’’pero no tengo ni idea de quienes era ni por que querían secuestrarte’’pense.
Suavemente la aparte de mi y deje que la parte profesional de mi mente tomara el control.Me acerque a los cadáveres y empece a registrarlos en busca de alguna identificación o algo que nos pudiera dar alguna pista.Mi búsqueda no fue del todo infructuosa…no llevaban carteras encima pero encontré algunas chapas de identificación similares a las usadas por el ejercito aunque no llevaban nombre alguno,solo una numeración de 2 digitos…también encontré algunos cuchillos ocultos,cuerda de estrangular de acero y eso sin mencionar la pistola que estaba en el suelo junto al jefe del equipo.Pero lo mejor estaba reservado para el final…mientras examinaba el cadáver del tipo encontré algo similar a una pitillera en la que había un par de capsulas cristalinas con un liquido sin definir además de algunas agujas hipodérmicas…dentro de la caja había un espacio libre y mire de soslayo a Emma adivinando donde había ido a parar el contenido de ese espacio.Mientras palpaba su torso note algo rigidoen un costado…debajo de su piel había algo solido.Con la ayuda de uno de los cuchillos levante la piel para encontrar un aparato del tamaño de una brújula y con una extraña sustancia morada en su interior,filamentos similares a tubos conectaban con sus vasos sanguíneos y algunos cables se perdían en el interior de su cuerpo.Eso me desconcertó¿Quién había hecho esto?quizas esto explicara lo rápido que se acababan de mover y aunque sabia el efecto que algunas sustancias tenían en el cuerpo humano dudaba de que alguien lo suficientemente cuerdo se hubiera presentado voluntario para que le metieron esto dentro de el.Con cuidado lo arranque de su cavidad y lo introduje recubierto de un pañuelo en uno de mis bolsillos…era una prueba mas al fin y al cabo,aunque no tuviera ni idea de lo que era.
Mire la palma de mi mano…mi cuerpo aun hormigueba por la descarga pero ya no veía a través suyo…los efectos iban pasando pero tardaría aun varias horas en poder volver a la’’normalidad’’.De repente la puerta de servicio del reservado se abrió y vimos como entraba la camarera que nos había servido la ultima copa…
_Hemos escuchado un disparo¿todo bien?tenemos la furgoneta lista para irn…no dijo nada mas al vernos en pie con sus compañeros muertos a nuestro alrededor.Su expresión cambio de la sorpresa a la determinación y vi como sacaba rápidamente una pistola de debajo de su falda mientras yo apartaba a Emma fuera de la línea de tiro de forma poco sutil y rodaba para alcanzar el arma del caído.Tres estampidos retumbaron en la sala y cuando se disiparon la mujer yacia en el suelo con un charco de sangre formándose detrás de su cabeza.Pero para mi mala fortuna ella tampoco había errado el tiro…o mas bien debería decir que si puesto que la bala se había alojado en mi costado pero lejos de cualquier órgano o arteria vital.Aprete los dientes para ignorar el dolor y trate de que Emma no se diera cuenta,no quería preocuparla mas de lo que ya estaba.Me encargaría de la bala mas tarde,por suerte mi refugio no estaba muy lejos y allí tenia algo de material para estos casos…no seria la primera vez que me hacia unos primeros auxilios yo solo.
Tratabille un poco en mis primeros pasos hasta que me acostumbre a la ardiente sensación de tener una bala cerca del estomago y acercándome a la barra del reservado empece a arrojar botellas y su contenido por toda la sala.Cuando termine y Emma se encontraba junto a la salida de empleados saque una cerilla y la arroje inflamando todo el alcohol que había sobre las alfombras y el mobiliario.Un problema menos,ni el CSI sacaría algo en limpio de esto y no tenia que preocuparme de la gente de abajo puesto que en pocos segundos la alarma de incedios saltaría momento de cofusion que aprovecharíamos para irnos.
Mientras bajábamos las escaleras apresuradamente vi como iba dejando pequeñas manchas de sangre en mi camisa y como empezaba a marearme…me aferre al hombro de Emma y le grite en mitad del estruendo de la alarma…
_Esa mujer dijo que había alguien esperando detrás…saldré yo primero,lo mas probable es que hayan huido al oir la alarma y las sirenas de los bomberos pero no quiero correr riesgos…No pensaba ponerme a discutir en ese momento,no tenia tiempo asi que la deje con las palabras en la boca y Sali por la puerta del callejón pistola en mano…allí no había nadie…gracias al cielo.Sin embargo unas marcas de neumáticos indicaban que un vehiculo de considerables dimensiones había ocupado ese lugar un tiempo antes.
_¡Despejado¡¡¡Vamos,vamos,vamos¡¡mi instinto tomo el control y vi como en la calle principal la gente salía apresurada de la discoteca mientras el vecindario se ponía en pie alarmado.Pronto llegaría la policía y no tenia ganas de explicarles lo que acababa de pasar.Note como Emma obedecia cada una de mis ordenes casi al instante,de una forma incluso sumisa…parecía que estaba en otro lugar,eso me preocupo…ella no actuaba asi y me pregunte si seria el shock o si el haberme visto haciendo lo que mejor se me daba había cambiado su vida para siempre.La entendería…yo había dejado el ejercito para alejarme de esa vida pero los fantasmas del pasado siempre regresaban…
No tarde en hallar una tapa del alcantarillado publico y con un gran esfuerzo la desencaje(era obvio que nadie había bajado por allí en muchos años por la cantidad de roña que había en las junturas)para indicarle a Emma que teníamos que bajar ahí dentro.Me miro como si estuviera gastándola una broma de mal gusto pero el ruido de las sirenas la hizo decidirse.Para cuando me descolgué por el agujero ella estaba mirándome con suspicacia…estaba claro que se había dado cuenta de que algo no iba bien conmigo por la forma en que observaba mis movimientos(los cuales por otra parte eran cada vez mas lentos) y hoce memoria recordando los planos del alcantarillado de la zona.Cuando estuve seguro al 100% de que ruta tomar empece a caminar cuidando de no acabar en ningún sumidero resbaladizo,ella hizo lo mismo,pisando donde yo pisaba y agarrándose a salientes de vez en cuando,algo que notaba por los juramentos de asco que soltaba.Mis vecinos recientes,lasratas,asomaban curiosos a nuestro paso…sus ojillos rojizos refulgían en la penumbra y nos observaban a cada paso que dabamos.
Diez minutos después y un litro menos de sangre llegue a mi destino.Apenas se apreciaba desde fuera debido a la mugre y el desuso de mas de medio siglo pero allí estaba,la compuerta del bunker.En circunstancias normales habría cruzado la pared pero ahora no podía,tendríamos que hacerlo a las bravas.Tras retirar el moho y otras cosas menos agradables de la palanca de apertura la sujete con firmeza y le indique a Emma que me echara una mano.Yo solo no hubiera podido hacerlo pero toda esa rabia interna que sin duda ella acumulaba nos dio el empuje suficiente como para hacer que la puerta se abriera lo justo para que yo pasara de lado metiendo la tripa.Y eso hice,pasando del pútrido aire exterior al fresco y reciclado del interior…me apoye ne el generador que había junto a la puerta y lo encendí…unos petardeos después las luces colgadas a lo largo de la zona empezaron a resplandecer.Alli no había nada,solo hormigón y un amplio espacio vacio lleno de material que había ido acumulando para hacer el lugar habitable.Mi destino se hallaba al fondo,bajando otros dos pisos de espacio vacio y polvoriento.Para cuando llegamos a la zona habitable…una superficie del tamaño de un apartamento mediano con algunos muebles,unacama,un ordenador y una emisora,un baño quimico,una cocina improvisada junto a un arcon congelador y un armario donde colgaba mi uniforme y las armas…ah,claro y el botiquín de campaña al que prudentemente había añadido varias bolsas de sangre para emergencias… ya iba apoyándome en las paredes y Emma termino de darse cuenta de que algo no iba bien abriendo sus ojos de par en par al ver la sangre bajo mi ropa.
_No te procupes..bromee tropezando con una silla,solo es un rasguño…además,a las mujeres os gustan los hombres con cicatricessss…dije mientrascaia rebotando contra la mesa sin fuerzas para sostenerme…

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Sáb Oct 08, 2011 10:53 am

Lo cierto era que tan pronto apoyé la mejilla en su ropa deseé no haberlo hecho. Del 1 al 10 en la escala de asquerosidades, Keegan superaba el 15. Lleno de sangres, de coágulos, de… ay dios eso era parte de un globo ocular? Podrían contratarle de extra en Jack el destripador y no desentonaría nada. Y para ser sinceros, no es que me diera asco que un ojo que no era de Keegan estuviera mirándome ( para ser exactos apuntaba en mi dirección, pero teniendo en cuenta que ya no tenía dueño, eso de mirar era algo bastante imposible), si no que llevaba la ropa buena. ¡Joder! La camiseta sólo me había costado 500 libras. Que teniendo en cuenta que sólo era una mierda de tela era un robo. Pero era preciosa y de marca! Y estaba manchada! Y me iba a costar otras 20 libras al menos llevarla a la tintorería. Y eso por no mencionar la piscina de sangre que se había montado en el suelo y sobre la que mis carísimos zapatos chapoteaban. Sin duda pintaba que iba a ser una noche mala. Me quedé corta.

Entre tanto Keegan me susurraba palabras tranquilizantes que ni él mismo se creía. Podía aceptar que no podían hacerme daño… al menos estos. Pero que quien iba detrás de mí no volviera, eso no podía asegurármelo ni él, ni nadie. Las organizaciones eran así, no importaba a cuantos liquidaras, siempre venían más. Eran como una plaga inagotable de mosquitos asquerosos, chupadores de sangre y de poyas con tal de escalar en el poder. Y ni que decir tenía que tampoco me creía que Keegan estaba bien. Acababa de hacerle la cirugía estética a un tío. Medio ojo colgaba de su hombro. No, no estaba bien. Pero tampoco iba a decírmelo y yo no iba a insistir porque si quería hacerse el macho, que lo hiciera. Pero que cambiara el tono de voz. Le delataba.

Segundos después el tono no estaba. Me separó de él y ocultó todo detrás de la máscara de aquí mando yo y no ha pasado nada. Se acercó a ellos y empezó a rebuscar.

-Si encuentras 600 libras son mías. Para gastos de tintorería-murmuré sin moverme mientras él seguía metiendo mano en los bolsillos. En lugar de eso encontró tantos cuchillos como en la cocina del mejor chef del mundo, algunas chapas de identificación como las de las pelis, cuerdas, pistolas. Empalidecí. ¿Enserio llevaban todo eso para mí? ¿Qué querían hacerme? Estaba claro que me querían viva, pero dentro de la gama de “viva” había demasiadas cosas intermedias que estaban dispuestos a hacer al parecer. Pero lo peor llegó cuando Keegan encontró un envase donde había unas ampollas. Faltaba una. No necesité saber qué eran o qué habían hecho con la ausente. Y no pude seguir mirándolo más. Me giré y caminé hasta la vidriera dándole la espalda a Keegan. Abajo las personas seguían sus vidas asquerosas. Sin conocer nada de lo que les rodeaba. Sin poderes. Abracé mi cuerpo acariciando de arriba abajo mis brazos. Ahora no era tan distinta a ellos. Sabía lo que me rodeaba, pero no formaba parte de ello. Y no sabía cómo lidiar con ello.

La puerta del reservado se abrió y entró la camarera simpática que había envenenado a Keegan. Y que era una bocazas que confirmó lo que ya me suponía. Estaba metida en el ajo. Supermetida a juzgar por la preocupación por el bienestar de los hombres y por su forma de escapar.

-Pues espero que ninguno de ellos fuera tu novio… pero hay un ojo encima de su hombro… quizá lo quieras.-murmuré mientras caminaba hacia Keegan y cogía el resto del ojo con asco y me preparaba para lanzárselo. Hasta que la chica se metió la mano bajo la falda, algo muy poco femenino y noté el empujón de Keegan. Segundos después estaba en el suelo al lado de un charco de sangre y con el ojo de nuevo mirándome. Chasqueé la lengua asqueada y me levanté. Pisé el ojo que explotó sin problemas bajo mi zapato y miré de rejo a Keegan. No parecía estar de nuevo bien. Pero le habían electrocutado, nos habían disparado y se había cargado a unos cuantos, en especial de forma brusca a uno. Recordar eso me hizo girarme para ver al chico al que yo había quitado la vida. Con todo el frenesí último se me había olvidado. Probablemente nunca volviera a hacerlo. Le eché un último vistazo y caminé hacia la salida. El olor ferroso de la sangre empezaba a ocupar todos los espacios de la sala y a marearme. Y como antes muerta que mostrar debilidad, saqué a mis fosas nasales a respirar un ambiente distinto. Poco después Keegan me seguía, y a éste le seguía una explosión. Me encogí al oírla. La alarma de incendios saltó, los aspersores se abrieron y oficialmente mi camiseta se fue a la mierda. Ni la mejor tintorería del mundo arreglaría este desaguisado.

Noté la mano de Keegan aferrándose a mi hombro, y después sus gritos en mi oído. Que sinceramente sobraban, ya que informarme de que va a hacer algo, sin tener la oportunidad de decirle que no lo haga, es un gasto de saliva inútil, pero se separó de mí y caminó hacia fuera. Le seguí incluso antes de que me gritara que estaba despejado. No podía defenderme, no tenía mis poderes y era algo indiscutible, pero eso no significaba que fuera a quedarme sin hacer nada nunca más en mi vida. Me sacaría el permiso de armas, me compraría un par de semiautomáticas. Saldría a seguir con mi vida de una forma más ortodoxa de lo que lo venía haciendo hasta ahora. ¿A quién intentaba engañar? Joder los necesitaba. Incluso ahora, mojada, deseaba poder tenerlos. Notar mis propias descargas. Pero no estaban. Se habían ido. Y sólo teníamos algunos viales de la mierda que me habían inyectado y ningún biólogo que encontrara el antídoto para el antipoder. Movida de forma automática, seguí a Keegan por las calles de Londres hasta llegar a una alcantarilla. Que abrió y me invitó a pasar.

Arqueé ambas cejas y le miré. Debía estar bromeando. No, su cara apremiante me dijo que no. Las sirenas me decían lo mismo. Chasqueé la lengua y juré y maldije en todos los idiomas que me sabía el maldito momento en el que me había levantado del sofá. O en el que me había decidido poner guapa para Keegan. En cuanto oí el chof y olí el “eau de merde” de ahí abajo, supe que no solo acababa de joder mi camiseta preferida.

-Oh venga ya! Son unos Jimmy Choo!-protesté antes de empezar a ver ojos rojos a nuestro alrededor y el sonido de cuatro patitas correteando por nuestro alrededor. Ratas. ¿enserio? Primero unos cabrones y luego unas ratas… si seguía caminando temía encontrarme con un capullo… Miré a Keegan dispuesta a cerrar mi broma particular y subirme a su espalda cuando ví que algo no marchaba bien. En su camiseta cada vez había más sangre. Y teniendo en cuenta que nos habíamos mojado y hacía al menos media hora que no matábamos a nadie, eso no era lógico. Además caminaba más lento y se encorvaba ligeramente hacia uno de sus costados. -Oye Keegan… tu camiseta sangra-medio bromee a su espalda, porque ya me había ignorado, como venía haciendo desde que salimos del reservado y había empezado a caminar por los pasillos, que a mí me parecían igual. Después de varios minutos de caminar por sitios llenos de ratas, aguas fétidas y de un par de millones de mis palabras malsonantes, estaba dispuesta a aceptar que me dolían los pies y que nos habíamos perdido. Pero no, en eso tampoco llevaba razón. ¿Tampoco? No, era la primera vez que no la llevaba hoy.

Finalmente Keegan se paró delante de una especie de panel con una palanca. Forcejeó con ella hasta que comprendió que sólo no podía y me pidió ayuda. Me acerqué a su lado y la agarré. Parecía oxidada, pero apostaba a que Keegan sólo en condiciones normales no habría necesitado ayuda. E incluso aún necesitándola, habría bromeado sobre el asunto de pedirle ayuda a una chica. Ahora no lo hizo, y eso me hizo pensar que las cosas iban peor de lo que creía. Tampoco pude replicar porque ya estaba metiéndose dentro de una rendija que se abrió en la pared. Pasé sin tantos problemas como Keegan y miré alrededor. Este sitio era un bunker. Literalmente. Tal y como salía en las películas, equipado con casi todo lo necesario. Excepto una puerta no oxidada. Y una alfombra roja para llegar hasta él. O que no hubiera alfombras pero tampoco ratas joder. Me giré para replicar algo. De nuevo tuve que callarme. Keegan caminaba apoyándose en las paredes hacia una silla. No llegó. Al menos no con el cuerpo. La cabeza se la encontró de pleno mientras caía al suelo. ¿O era la mesa? Espera, ¿por qué estaba pensando ahora en eso?

Ligeramente asustada me acerqué a él. Tal y como venia viendo, la camiseta sangraba. Y ahora también lo hacía su cabeza. Maldije y tanteé para encontrar algo por allí sobre lo que apoyarle la cabeza. Encontré una cazadora que deduje que era de él, o de una chica muy corpulenta, y se la coloqué bajo la cabeza, luego me levanté y empecé a rebuscar por allí. Armarios, más armarios. Vamos, tenía que tener un botiquín! Giré la cabeza y ahí estaba. Lo cogí y volví hacia él, golpeándole la cara.

-Vamos Keegan.. no puedes dormirte. Sigue conmigo vamos… prometo desnudarme si sigues mirando-bromeé mientras le veía abrir los ojos y le rasgaba la camiseta para encontrar algo que identifiqué como una herida de bala. Redondita, sangrante… sí, debía ser eso o la entrada de un gusano. -Quizá no lo haga… eres un gilipollas. ¿Por qué no me lo has dicho antes?-rebusqué en el botiquín para conseguir gasas y se las puse sobre la herida-yo no sé cómo va esto… sólo lo he visto en películas-me mordí el labio inferior. La herida no dejaba de sangrar y al ritmo que lo hacía no tardaría en dejarle inconsciente, quizá para no volver a despertar. Así que cogí lo que parecían ser unas tenazas largas, que de haber sido en otras ocasiones habría bromeado sobre usarlas en una barbacoa, limpié la herida con más gasas lo mejor que pude y luego metí las pinzas conteniendo la cara de asco al imaginarme lo que estaba haciendo. Pero no podía desconcentrarme. Así que con pulso firme, producto de años robando coches, aferré la bala y saqué las pinzas como pude, soltando un gemido de felicidad al ver el objeto fuera del cuerpo de Keegan.- Ya está, aguanta un poco más vale?-con manos ensangrentadas y rezando para que Keegan no tuviera ninguna enfermedad que pegarme por no haberme puesto guantes, volví a buscar en el botiquín para encontrar aguja e hilo. Curiosamente la aguja me recordó a los anzuelos de pescar. Pero tampoco tenía tiempo para eso. Lo más rápido que pude y sin pararme a pensar en si le estaba doliendo a Keegan o no, ya que ahora que lo pensaba, tampoco le había sedado, empecé a coserle la herida. Finalmente la limpié y le puse una gasa con esparadrapo. Puse otra en su frente, donde el corte no parecía demasiado profundo y me senté a su lado, sustituyendo la cazadora por mi regazo, acariciando la cabeza de Keegan, manchando también su pelo con su propia sangre. -Keegan, tienes que ponerte bien, me oyes? Necesito ayuda… se han ido…-murmuré con un hilo de voz--mis poderes no están…no sé qué ha pasado o por qué y sólo confío en ti.-me agaché y besé su frente-Así que no puedes morirte, porque me enfadaría mucho… y aún sin mi electricidad, no te gustaría verme enfadada-sonreí sin dejar de acariciarle ni mirarle.

Off: siento millones la espera Very Happy

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Dom Oct 09, 2011 9:42 pm

Despues de perder el equilibrio a causa de la perdida de sangre vi a camara lenta como la silla se acercaba hacia mi rostro...o mas bien deberia decir que era yo quien iba hacia ella.Cuando mi frente impacto contra ella un millon de dolorosos puntitos parpadeantes ocuparon mi campo de vision acompañados de una punzante sensacion de dolor...lo que me faltaba,acabar con una lesion cerebral y en un estado semi-vegetal durante el resto de mis dias...y lo peor de todo seria aguantar las broncas de mi sobrina,mi madre y seguramente de emma...

Asi llegue poco despues al frio suelo de mi bunker...joder,si salia de esta pondria una moqueta,por lo menos mitigaria el frio que producia la humedad del lugar.Si me hice mas daño no lo habia sentido,entre la fiesta que tenian organizada entre mi herida de bala(la cual por cierto creia haber notado moverse con el impacto) y la contusion en la cabeza el resto de sensaciones,sentidos incluidos,se encontraban por decirlo de una manera suave...reducidas.
A traves de la neblina que cubria mi vision producida en parte por algo de sangre que me cubria los parpados pude percibir como Emma corria hacia mi,su voz sonando lejana como en el fondo de un tunel mientras preguntaba por mi estado y colocaba una de mis queridas chaquetas de cuero bajo la cabeza.Luego se separo de mi y escuche el ruido de armarios siendo revueltos sin ningun tipo de cuidado...sera posible?con lo que me habia costado organizar este sitio...en fin,solo yo podia estar mas preocupado por mi vestuario y el orden de mi''piso''que por mi integridad fisica.

Mientras me reprendia por ser tan capullo una bofetada suave me devolvio a la realidad...escuche las palabras cargadas de preocupacion de emma y sonrei levemente mientras hacia un esfuerzo por aclarar la vista,luego solte una risa algo forzada.
_Es la mejor...oferta que...me han hecho...en mucho tiempo,dije bromeando poco antes de que ella rompiera mi camisa y viera la herida.No tardo mucho en reprender mi estupidez y falta de autoconservacion por no haberla dicho que me habian herido aunque eso tampoco duro demasiado,con expresion preocupada musito algo sobre su falta de preparacion y saco unas tenazas quirurgicas para(esperaba)extraerme la dichosa bala.Aprete los dientes cuando empapo las gasas en mi herida para dejarla mas o menos limpia y facilitar su trabajo y me prepare para lo siguiente que estaba por venir.Mientras veia como Emma se concentraba y acercaba con pulso firme la tenaza cai en la cuenta de que se le habia olvidado ponerme algo para el dolor asi que simplemente cerre fuerte los puños y me concentre en su rostro,buscando una forma de distraer mi atencion del dolor de la extraccion.Funciono,en parte por que mi orgullo me impedia quejarme como un crio magullado y en parte por sus ojos,su cara,la misma que me llevaba acompañando en sueños desde hacia varios meses y que lograba hacerme olvidar cualquier otra cosa que no fuera ella.
Cuando la bala estuvo fuera volvi a sangrar en abundancia y mientras presionaba con una gasa cogio aguja e hilo...el martirio aun no habia terminado.Siempre habia odiado esas agujas con forma de anzuelo de pesca...joder,yo no era una trucha y seguro que su inventor no habia pensado en el efecto psicologico sobre un paciente sin sedar.Esta vez si que tuve que apretar los dientes para no soltar un gruñido cuando empezo a coser por el metodo de prueba y error...unos sufridos minutos mas tarde y con ambas heridas vendadas me puso la cabeza en su regazo y empezo a acariciarla como si fuera un cachorrillo herido.Sus palabras de preocupacion...de miedo,llegaron hasta mis oidos y senti un beso en la frente que me hizo estremecer por la carga sentimental que llevaba impreso...queria consolarla,decirla que todo saldria bien pero estaba tan debil que ya ni siquiera me salian las palabras...
Poco a poco la oscuridad invadio mi consciencia y ya que no sabia si volveria a despertar hize un ultimo esfuerzo para lograr susurrar algo mientras la miraba a los ojos,era algo que tenia que decirle,que deseaba decirle hace ya tiempo...
_T-te...quiero...

Luego,la oscuridad...

Febrero de 2005,Montaña de Treskavica,Kosovo,a 50 km de Sarajevo...
La rafaga que me recibio al entrar al pasillo hizo saltar esquirlas de la pared mientras me lanzaba a cubierto tras una carretilla con el esqueleto de un cohete.Uno de mis compañeros no tuvo tanta velocidad de reaccion y vi como caia...su cuerpo sacudido por las balas como un muñeco de trapo.Solte una rafaga sin apuntar por encima de mi cobertura y el resto de mi equipo entro aprovechando esos segundos de distraccion.

Valore la situacion y como habia llegado hasta alli...los jefazos del MI6(si,los mismos de las pelis de Bond aunque yo todavia no habia visto ningun esmoquin ni ningun martini)habian pedido a las fuerzas especiales la presencia de nuestro equipo para una operacion de asalto y recuperacion...como siempre no nos habian dado mas que lo justo para hacer nuestro cometido.Segun inteligencia aqui se habian llevado a cabo pruebas con armas biologicas durante la guerra reciente y nuestra mision era recoger muestras,documentos y inutilizar el resto lo que venia a significar basicamente:''destruid el lugar y no dejeis ningun testigo''.Por fortuna no habia civiles implicados,solo una guerrilla kosovar que se habia adueñado de las instalaciones en el caos de la transicion y que al parecer no sentia mucha simpatia por los visitantes inesperados.
El asalto ya duraba mas de media hora y habiamos armado el suficiente escandalo como para que los satelites de medio mundo notaran algo raro asi que debiamos acelerar nuestra agenda.Ante nosotros,al final del almacen se encontraba la puerta del laboratorio y delante de ella una barricada imprvisada desde la que los ultimos hostiles nos disparaban con varios kalashnikovs y el fuego de apoyo de una RPK ligera.Los teniamos contra las cuerdas y lo sabian,esto no duraria mucho mas.Con unos movimientos meticulosamente ensayados una y otra vez avanzamos de cobertura en cobertura,cubriendonos con fuego de apoyo y tras lanzar un par de sonicas y una de fragmentacion tras la barricada nos acercamos a evaluar los frutos de nuestro trabajo.Los que no habian muerto pronto lo harian asi que alejamos las armas de una patada y entramos en el laboratorio.Carpetas,informes sobre algo llamado''proyecto adan'',varias cajas de seguridad con viales con lo que parecia ser algun tipo de cepa biologica.Ordene a dos de mis hombres que empezaran a colocar cargas en los puntos criticos como los generadores y el almacen de combustible y envie una transmision codificada a la fuerza aerea para que bombardearan el lugar(seguramente lo achacarian a un error de comunicacion entre las fuerzas locales y ellos para camuflarlo de cara al publico).Un grito desgarrador nos hizo darnos la vuelta alertas y corrimos hacia su origen...alli habiamos dejado a uno de los hombres vigilando la salida y los cadaveres...lo siguiente paso demasiado rapido para que reaccionaramos,simplemente no nos habian preparado para eso...el soldado O'Connell yacia en el suelo con el cuello roto en un angulo antinatural y uno de los rebeldes malheridos se abalanzaba sobre nosotros a una velocidad innatural ignorando el hecho de que su brazo izquierdo fuera un muñon sanguinolento a la altura del codo.Robins disparo a bocajarro abriendo varios agujeros en su pecho antes de que el rebelde le propinara un puñetazo en el pecho que le hizo salir volando varios metros mientras se oia como algunos huesos se rompian.Esa escena me saco de mi asombro y reaccione vaciando el cargador sobre su rostro...el cuerpo cayo a plomo sobre el cadaver de nuestro compañero y tras calmar al resto del equipo y confirmar que Robins sobrevivirira pedi una extraccion urgente...

Una semana despues recibimos la visita de un tipo trajeado de Inteligencia en la cual nos felicitaba por nuestro trabajo y nos rogaba(mas bien exigia)absoluto silencio sobre lo que habiamos visto dejandonos bien claro que en caso contrario se tomarian las medidas oportunas...y en nuestro trabajo eso no significaba simplemente el despido...


Poco a poco fui recuperando el conocimiento volviendo a ser consciente del dolor en mi abdomen...abri los ojos y vi que estaba tumbado en la cama del bunker vestido tan solo con algo de ropa interior limpia(que por cierto no era con la que habia empezado la noche sino de la que tenia guardada en uno de los armarios aqui abajo).no habia rastro de sangre o suciedad en mi cuerpo salvando la leve costra de sangre reseca que rodeaba la sutura.Me palpe la frente y encontre un aposito sujeto con unas tiritas.Al final parecia que iba a tener suerte...una vez mas.Gire mi cabeza hacia la cocina cuando me llego un olor agradable...desde donde estaba podia ver a Emma preparando algo en una olla...caldo seguramente.Se la veia rigida,nerviosa...se habia cambiado de ropa y llevaba una de mis camisas y unos pantalones cortos deportivos que tambien le quedaban algo grandes dandole una imagen algo...comica.

_Señorita...bromee tosiendo...¿cuando sirven aqui el desayuno?

Ella respondio dando un bote sobresaltada,dejando caer la cuchara al suelo...luego se giro como si pensara que se habia imaginado mi voz con los ojos...esos hermosos ojos azules...abiertos de par en par.Murmuro algo no muy cariñoso antes de aproximarse rauda.Miro mi herida,luego palpo mi frente y finalmente me abrazo con fuerza...esa reaccion me causo mas impresion que el dolor del abdomen,bueno igual no tanta...

_Argh...yo tambien me alegro de seguir vivo...murmure.

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Lun Oct 17, 2011 10:29 am

Al parecer mis palabras, quizá mi tono involuntario de preocupación, hizo volver a Keegan del estado de shock que mi improvisada intervención le había creado. De igual manera involuntaria, no pude evitar sentir cierta admiración por su férrea fuerza de voluntad. De no haber expresado el dolor que suponía sentía, más allá de unos dientes apretados. Pero ese era Keegan. “Mi Keegan” recalcó esa vocecilla que hacía tiempo que no escuchaba y a la que tampoco echaba de menos. Sin embargo si tenía intención de seguir haciéndose notar, mi parte consciente lo evitó, lo que me hizo dar un suspiro de felicidad, que apostaría a que Keegan interpretó como tranquilidad por verle vivo. Algo que por supuesto también sentía. Estaba feliz porque estuviera bien.. si se moría no sabría salir de esas alcantarillas en la puta vida.

En silencio seguí mirándole, dándome cuenta de que durante todo ese rato había estado acariciándole la frente por la zona que no tenía herida. Creo que me sonrojé ( por el calor, por supuest) y aparté la mano de él a tiempo de oír unas palabras que no creía que volvería a escuchar nunca. “ Te quiero”. Un nudo se formó rápidamente en mi cuerpo y is músculos se tensaron. Pero Keegan no pudo verlo ya que estaba inconsciente de nuevo. Y esta vez no le desperté, necesitaba recuperarse y descansar. Y no podía hacerlo en el suelo, estaba demasiado frío y sólo quedaba que además cogiera una neumonía. Miré de reojo dispuesta a dejarle cómodo antes de pararme a pensar en lo que Keegan acababa de decir. Al fondo de la habitación había una cama, y sólo tenía que arrastrar su cuerpo inconsciente unos metros, levantarle y ponerle sobre ella. Un plan perfecto de no ser porque él medía 30 centímetros más que yo y probablemente pesase el doble.

Pero tenía que hacerlo, porque esa bala iba dirigida hacia mí y porque no le había dado las gracias por salvarme… aunque lo de la frente era cosecha propia. Me levanté, le agarré de los brazos y tiré. Nada. Apreté los labios y los dientes. Nada se me había resistido hasta la fecha y no iba a empezar con la mole que tenía por cuerpo Keegan. Tiré un poco más fuerte, viendo como iba logrando despazarlo mientras él ponía muecas extrañas que ignoré. Lo peor que podría pasar era que se le abrieran los puntos. Pero no quería pensar en ello tampoco.

Después de varios minutos, tenía a Keegan al lado de la cama y cero ideas sobre cómo subirle. Y después de pensar en ello detenidamente llegué a la conclusión de que si Mahoma no va a la montaña, la montaña ha de ir a Mahoma. Saqué el colchón, lo tiré al suelo e hice la cama. Después subí las piernas de Keegan a ella y más tarde tiré de sus brazos para elevarlo un poco del suelo y poder ponerle entero en el colchón, pero un “clack” que sonó en mi hombro hizo que este segundo paso fuera algo ens delicado de lo que tenía en mente, y prácticamente tiré a Keegan contra el colchón. Él no se quejó. Yo tampoco pese al dolor punzante que sentía.

-¡Oh coño!-refunfuñé-Podrías adelgazar un poco…-llevé la mano a mi hombro y me acerqué al bolso para buscar las pastillas, y cuando lo hice me tomé sin pensarlo dos. Por si acaso. Luego volví con Keegan y le miré, dormido con la respiración tranquila y regular, sólo alterada por gestos de dolor repentinos acompañados de jadeos. Me pregunté si sería cosa de sueños o si de verdad le dolía, pero tampoco podía hacer nada al respecto, sólo esperar. En lugar de eso, centré mi mente en algo que sí podía hacer por él. Daba asco. Así que cotilleé por algunos armarios hasta encontrar un calzoncillo limpio decente, entre una docena de gallumbos con corazones, monstruitos y demás idioteces. Cuando se recuperase debíamos mejorar eso y con urgencia. Después seguí rebuscando para encontrar algo de ropa que pudiera usar, hasta que me decidí por una camisa y unos pantalones cortos de deporte que a mí seguramente me llegasen por debajo de las rodillas, casi como pesqueros. Me metí en la ducha y me enjuagué de forma rápida, poniéndome después la ropa de Keegan, y puesto que él no podría entrar a la ducha estando inconsciente, cogí una palangana, puse agua tibia, cogí un trapo y poco a poco, tras desnudarle, fui limpiándole el cuerpo de restos de sangre, que eran muchos por cierto. Pero ni siquiera pude acercarme a su entrepierna, era algo así como una violación, y era posible que tuviera pocos escrúpulos, un humor de perros y una dudosa moralidad, pero violar no entraba en mis planes. Le puse la ropa interior limpia y le tapé tumbándome a su lado. Ahora limpio y descansando, podía pensar en sus palabras.

Ni siquiera era capaz de recordar la última vez que alguien me había dicho te quiero. Toda mi infancia, donde se supone que somos más felices y queridos y todo es color de rosa, gominolas y unicornios por todos lados, yo había estado de casa en casa, maltratada, vejada, viol…no. Definitivamente nunca había tenido a nadie ahí para mí. Un pinchazo en el hombro me hizo recordar el tatuaje en él. Campanilla. Los Summers. Las únicas personas que me habían querido de verdad.

Sonreí al recordar mi llegada a su casa. Apenas tendría 8 años y era reacia a su presencia o sus abrazos. Todos eran igual al principio. Pero ellos me demostraron que eran distintos. También recordé el día que vinieron a separarme de ellos. Sus palabras de despedida “ siempre serás nuestra campanilla, te queremos, vuelve si nos necesitas”. Después me besaron. Después nada. El sabor salado de mis propias lágrimas me hicieron volver al presente. Las limpié y miré a Keegan. No, no volvería a pasar por lo mismo. No volvería a dejar que me encariñara de nadie. No volvería a sufrir.

Me levanté de su lado y me dirigí a la cocina. Cuando despertase necesitaría comer algo, así que rebusqué por allí ( encontrando bolsas de sangre por cierto, que de no haberle visto por el día habría pensado que es un vampiro, o un gilipollas muy asqueroso demasiado inculcado en las artes de Vlad el Empalador) hasta que encontré una olla y varias verduras. Distraída empecé a picarlas y echarlas a la olla con agua. Y me olvidé por completo de todo. Cocinar solía tener ese efecto en mí. Por supuesto pocas personas lo sabían, es decir, ninguna. Hasta tal punto de ausencia estaba que no ví que Keegan había despertado, y no fue hasta que habló que me percaté. Por supuesto tirando la cuchara en el proceso del susto y maldiciendo por todos los santos. Durante unas horas sólo había oído el sonido de mi respiración, algún movimiento esporádico de Keegan como mucho. Oír a otra persona, en concreto su voz, era sorprendentemente agradable.

-Maldito cabrón-murmuré antes de sonreír y caminar hacia él, comprobé que todo estaba bien y luego le abracé-No vuelvas a hacer eso, me has oído?!-lo que no tenía claro es si me refería a decir esas palabras o a casi morirse. Probablemente fuera por los dos-La cena vendrá en un rato, pero ahora quizá quieras contarme como estás- por supuesto era una orden, no una petición. Luego le miré y sin contenerme más le besé de forma lenta para no hacerle daño. Pero para entonces todo estaba olvidado. El miedo a perderle, la hinchazón del hombro, las palabras y …oh mierda…empalidecí. Mis poderes, los había borrado de mi mente por completo. Me tensé sobre sus labios y acabé por separarme y probar a crear alguna chispa, que no existió. Sabía que Keegan estaría mirando, así que me contuve de hacer nada que no fuera poner cara de frialdad, indiferencia y despreocupación por lo que me pasaba. Justo lo contrario a lo que sentía -Quizá debería acostumbrarme, probablemente nunca vuelvan- murmuré retirando la mirada de Keegan y levantándome para servirle la cena. Luego volví junto a él y le coloqué la bandeja cerca-cuidado, quema





_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Jue Oct 27, 2011 12:22 am

Si para ella no hubiera sido una situación angustiosa habría resultado hasta divertida.Me sentía como un jovenzuelo enfermo en cama y al que su madre colmaba de atenciones y mimos aunque claro,uno no se suele imaginar a su madre vestida de enfermera como en esas películas de guerra antiguas,vestidas con esas faldas cortas y con…vale,estaba desvariando pero no podía negar que se me había pasado por la cabeza.Cuando dejo de abrazarme me pregunto con cierto deje de preocupación sobre mi estado de salud…bueno,me habían disparado,había perdido mucha sangre,había paseado por las cloacas con una herida abierta y finalmente me había extraido la bala y suturado la herida una chica sin ningún tipo de experiencia ni preparación(creo que la sutura habría quedado mejor con loctite pero no había que despreciar el empeño que había puesto en cerrármela)¿Cómo me encontraba?como un muerto en vida…aunque decidi omitir ese comentario no fuera que lo malinterpretara pensando que me burlaba de su manera de preocuparse por mi,bastante dificl era ya de por si verla manifestar esas emociones.Mi mirada se encontró con la suya y de nuevo mi corazón dio un brinco,ya había perdido la esperanza de volverla a ver y el estar allí de nuevo junto a ella hacia que el dolor menguara.Su rostro temblo levemente antes de acercarse para besarme con delicadeza.

Tras unos agradables segundos note como se apartaba algo nerviosa y miraba su mano mientras la ponía en la posición en la que solia hacerlo para generar sus descargas.Varios e incomodos segundos mas tarde ambos mirábamos la mano esperando un destello azulado que no aparecia.Eso me hizo recordar que todo lo ocurrido no había sido un mal sueño.Fuera lo que fuera lo que la habían inyectado había anulado su’’habiidad’’(si era de forma permanente lo ignoraba) y no podía imaginar una situación peor para ella…una chica independiente y preparada para defenderse a si misma,segura de sus capacidades,en parte por saber que era un taser humano y que podía infligirle el mismo dolor a cualquiera que tratara de hacerla algo…hasta ahora.Aunque trataba de disimularlo con una expresión dura y resuelta sabia que lo estaría pasando mal.Ya lo había visto antes en el ejercito,grupos de hombres equipados con los últimos chismes de alta tecnología que se creían dioses de la guerra,hasta que de repente esos mismos aparatos les dejaban tirados en mitad del combate y les entraba un pánico atroz que solia terminar en una operacion desastrosa.Con Emma ocurria lo mismo,era perfectamente capaz de arreglárselas por si misma e incluso de dejar ko a alguien mas fuerte que ella(su patada en mis partes eran prueba de ello)pero enfrentada a alguien experto o a un grupo numeroso no tenia oportunidad alguna.Le habían arrebatado su confianza y en parte,por mi culpa.Por haber bajado la guardia…si no hubiera sido tan estúpido y hubiera prestado atención a los detalles quizas habría notado algo…algo sospechoso.Ni siquiera me había dado cuenta de que la sala se había vaciado de repente.Estupido…estúpido…
Ella simplemente se encogio de hombros asumiendo su perdida con calma y fue a servirme un poco del caldo que había preparado antes de traerlo y sentarse junto a mi lado.Su advertencia llego tarde y maldeci por lo bajo al quemarme la lengua pero no me importo demasiado.Poco después tragaba con avidez ese sabroso caldo que bien podía haber sido parte de un menú de 5 estrellas que no me habría sabido tan bien.Por supuesto sabia por que…mi cuerpo estaba débil por la falta de sangre,eso producia nauseas,mareos y un hambre atroz.Me incorpore demasiado rápido tratando de acabarme hasta la ultima gota y los puntos de la herida se encargaron de recordarme su presencia con un:’’ey,colega,a que jode?’’.Entre el chispazo de dolor y la debilidad de mis manos a punto estuve de dejar caer el plato con lo que quedaba de su contenido pero gracias a Emma la cual no dejaba de observarme no llegue a escaldarme.Ni siquiera tenia fuerzas para concentrarme en mi habilidad…
_Gracias mama,dije sonriendo…no se que haría sin ti.Cogi su mano suavemente mientras la miraba…m...me has salvado la vida…gracias.Yo…recordé lo que la había dicho antes de desmayarme¿o había sido otra alucinación producto de la perdida de sangre?
_Yo…antes…joder,me sentía como el chaval que trata de pedirle una cita a la compañera que se lleva sentando 10 años junto a el y apenas le recuerda…no importa,es una tontería…mierda,mierda,eres idiota,siempre te pasa lo mismo,pensé apretando mi otra mano a la barra de la cama y tratando de que no se me notase demasiado.
_Supongo que habras visto en la nevera mi colección privada de vinos,bromee haciendo referencia a las bolsas de sangre…aun estoy algo tocado,voy a tener que pedirte que me ayudes con las transfusiones.Esperaba que lo hiciera porque en mi estado y con mis dedos flojos y mi pulso(normalmente perfecto)para tocar las maracas probablemente me haría un estropicio aun mayor clavando la via y eso si no derramaba la mitad de las bolsas en el suelo…
Me levante apoyándome en ella,vestido tan solo con la ropa interior limpia,y me acerque al botiquín,era de los de campaña,con un doble fondo para guardar utensilios…allí tenia un intubador y un pequeño generador portátil para efectuar transfusiones y drenados de emergencia.Le pase una bolsa a Emma para que la acoplara a uno de las vías mientras dejaba el generador sobre la mesa y me sentaba(mas bien me dejaba caer) para buscarme una vena apropiada para la incisión.Tras encontrarla y marcarla con yodo abri la cajita de las agujas y reprimi un escalofrio al verlas.
¿Por qué reaccionaba asi?lo cierto es que no sentía mucha simpatía por ellas…no desde aquella sesión de tortura en Laos,sesión a la cual fui invitado por los amables guerrilleros de la milicia de uno de los caciques de la droga locales.Hay que admitirle algo a los orientales,sabían diseñar torturas que harian cagarse encima a la inquisición española.Nunca quise hablar de ello,ni siquiera con mi psicólogo particular al regresar de la misión pero descubri nervios y puntos de dolor que ni siquiera sabían que existían.Cuando me encontraron estaba al borde de la muerte,apenas herido pero con daños nerviosos y psicológicos severos que me costaron varios meses de recuperación en dique seco.Creo que a partir de ahí los jefazos decidieron que seria mejor que me retirara del servicio por un tiempo indefinido…
Mi mano empezó a temblar violentamente y poco después el resto de mi cuerpo cuando recordé aquel dia…una sensación fantasmal de dolor recorria mis extremidades y casi tiro al suelo el contenido de la caja.Je…y mi medico se preguntaba por que me negaba a ponerme inyecciones…
_N-no puedo…Emma…no puedo,dije sin poder ocultar mi nerviosismo,todo tono de broma había desaparecido de mi voz…no puedo mirar,tienes que hacerlo tu,p-por favor…Ponerme asi de nervioso en mi estado era lo ultimo que necesitaba y la cabeza me empezó a dar vueltas…


_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Vie Nov 04, 2011 11:24 am

Observé con cuidado a Keegan mientras empezaba a devorar el caldo que tantos esfuerzos me había costado preparar, preguntándome exactamente cuando alguno de los dos daría su brazo a torcer y sería el primero en admitir que ninguno estábamos bien. Ni yo estaba bien por perder mis poderes, ni Keegan estaba bien de su disparo. Se le veía pálido y podría apostar a que incluso estaba mareado, pero su jodido ego le impediría admitirlo. En el fondo no éramos tan distintos… excepto en lo de los sentimientos. En eso éramos como el agua y el petróleo. Yo lo oscuro, él lo claro. Pero como se venía vaticinando, Keegan fue el primero en dejarlo ver, dejando caer el plato, que gracias a mi perfecta agilidad, pude coger casi sin problemas antes de que se achicharraba una de las cosas que más me gustaban de Keegan… su entrepierna y sus abdominales. Esos cuadraditos que me volvían loca y que… bien, no pensaba seguir por ese camino.

-¿Qué qué harías sin mí? Escaldarte… eso harías. Aunque míralo por el lado bueno. Sin mí no me habrías conocido… lo que no te habría llevado al bar… y por extensión no te habrían disparado y no estarías cosido por una amateur y con una futura cicatriz que podría competir con las de Frankestein. Y tampoco te habrías escaldado. Es increíble eso del efecto mariposa… cómo mi decisión de entrar a tomar un café en tu bar ha hecho que casi te escaldes. Aunque puede que sea el karma por la mierda de té que me pusiste- sonreí dejando el plato a un lado mientras escuchaba, poniéndome seria, lo de las bolsas de sangre que había encontrado. Pero lo que era peor, hizo un amago de hablar de las dos palabras que había dicho antes de caer inconsciente y que bajo ningún concepto quería que repitiera o me hiciera recordarlas. Tenía suficiente con lo que tenía como para preocuparme de un loco, suicida, enamorado y gilipollas. No gracias, con una nueva vida ante mis ojos sin poderes era más que bastante.

Me centré en las bolsas de sangre, mirando a la nevera de reojo mientras Keegan hablaba. Al parecer era su “suministro de vinos”… macabro hasta cuando estaba jodido. Para que luego dijeran que la rara era yo… con ese tipo de bromas lo que me extrañaba es que Keegan no estuviera muerto ya o como poco encerrado. Y no me tranquilizaba. Saber que eran para ocasiones como estas no era algo que pudiera pasar por alto como un “ ey, estoy preparado para todo”. Si no que no podía dejar de interpretarlo como “ ey, me va a pasar algo malo y no me gustaría salir peor parado de lo que ya pueda estar”. Suspiré levantándome y llevando el plato al fregadero. Estaba loco. Oficialmente e irremediablemente, Keegan estaba tarado. No podía jugarse la vida así, coño! Por muy intangible que fuera, no le había servido de nada contra una bala, tampoco contra un relajante muscular… y lo que era peor, si ahora iban a por él probablemente los poderes no le sirvieran de nada…. Porque era probable que no los tuviera cuando fuera a usarlos. Suspiré. Quería aparentar ser un hombre duro. Joder y no iba a ser yo quien se lo negara. Pero al menos podría tener un poco más de cabeza. Bueno de cerebro, cabeza tenía.

Le ayudé a levantarse de la cama, aún más pálido que antes. No me gustaba, pero probablemente descansar no fuera a ayudarle. Había perdido demasiada sangre y ahora su cuerpo se encontraba luchando por no desmayarse. E iba ganando. Le acompañé hasta un botiquín, del que sacó más material quirúrgico y después a sentarse en una silla. Y ahí la cosa empeoró. Si antes estaba pálido ahora era el reflejo del color de la pared. Incluso Cásper habría tenido más solidez que él. Parecía sudoroso, pensativo, aterrado. Y nervioso, muy nervioso cuando abrió los ojos, y me miró suplicándole que lo hiciera yo. No pude negarme. Keegan parecía demasiado exausto y asustado como para valerse por sí mismo. Había recibido el tiro por su pasión a ser héroe de películas, y ahora probablemente muriese si no hacía nada. Pero primero debía tranquilizarle o sería más difícil si cabía encontrarle la vena. Le quité las cosas, las dejé en la mesa y me tomé los próximos minutos acariciando su cabeza contra mi cuerpo, murmurando “ Shhh” como si fuera la canción de moda del verano. Después de varios minutos él parecía más tranquilo, o un paso más muerto y desangrado, y yo seguía igual de jodida.

Las clases de anatomía que había recibido eran más bien las que me había dado la vida, lo que me dejaba en conocer la localización del pene, los testículos, abdominales, pectorales, bíceps, omoplatos y poco más. Vamos todos aquellos que usaba cuando me tiraba a alguien. Pero de venas cero. Y de agujas tampoco. Y suma dos cosas que no sabía hacer para obtener la misión imposible de poder transferirle sangre a Keegan. Por el yodo y la goma, podía verle las venas hinchadas, resaltando sobre la palidez de su cuerpo mientras iban dilatándose para recoger toda la sangre que no dejaba circular la goma. Chasqueé la lengua y me mordí el labio inferior cogiendo con determinación la aguja.

-Vamos Emma-murmuré-robas coches, esto no puede ser mucho más difícil que un puente…-apoyé la aguja en su piel y le miré de reojo. No podía dudar, Keegan no aguantaría mucho más antes de volver a caer inconsciente para quizá no volver a despertar. Así que con decisión clavé la aguja en su brazo… por supuesto no acerté. -Joder! Keegan yo nunca he hecho esto. Prefiero los coches-murmuré algo angustiada, aunque procuré que no se notara. Saqué la aguja y volví a ponerla sobre su piel. Volví a intentarlo. Volví a fallar. Pero no iba a darme por vencida. Y volví a intentarlo para que esta vez la aguja perforara su vena. Después abrí la válvula que conectaba la goma que unía la bolsa y la aguja, y la sangre empezó a fluir hacia su brazo. Suspiré y sonreí sentándome a su lado en el suelo, apoyando la cabeza en su pierna. -Probablemente sea lo más difícil que he hecho en mi vida. No me pidas que vuelva a hacerlo.-cerré los ojos-Pero tú podrías decirme en qué coño pensabas para no poder hacerlo tú mismo. Porque reconozcámoslo, eres lo suficientemente valiente para hacerme enfadar, para preocuparme sin que salgas muerto.. para… para… para decir “esas dos palabras” y después desmayarte. No me creo que una aguja te de miedo.- y ya está, ahí estaba yo. Dejando a un lado mi problemas personales para anteponer los de Keegan, hablando de su pasado, o al menos intentando que él hable de él y lo que era peor, habiendo recordado lo que hacía unos minutos me había propuesto olvidar. Algo en mí estaba cambiando y no me gustaba un cagado hacia dónde se dirigía la nueva yo. Así que me levanté y me separé de él, poniendo la distancia máxima que nos ofrecía la habitación, que tampoco era mucha.

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Lun Nov 07, 2011 10:43 am

Lo peor de todo no era la sensacion de nauseas,el mareo...no,era ese temblor incontrolable que recorria mi cuerpo.El saber que por mucho que trataras de poner fin a esa situacion no iba a ser un camino de rosas.Por fortuna Emma me ayudo con los trastos que habia cogido dejandolos a un lado en la mesa para acto seguido acercarse a mi.El sonido de su respiracion,lenta y controlada,el calor que irradiaba su cuerpo y sus caricias tranquilizadoras lograron hacer remitir en parte los temblores,apenas los sentia ya,aunque bien mirado creo que no sentia casi nada...seguramente ya habia perdido mucha sangre y estaba entrando en la recta final hacia el mas alla.Observe como Emma cogia con decision la aguja...el reflejo de esta al incidir la luz sobre ella hizo que mi corazon diera un vuelco y mire hacia otro lado intentando pensar en cualquier otra cosa...joder,incluso los cadaveres carbonizados y destrozados me resultaban mas reconfortantes que ver esa aguja.

El primer pinchazo atraveso la piel y di un leve respingo...ya fuera por falta de practica o los nervios emma no habia acertado.Solte un leve gemido en protesta ya que poco mas era capaz de hacer.Para cuando volvio a equivocarse por segunda vez ya me importaba mas bien poco que mi brazo acabara como el de un yonki.Cada vez habia menos colores en mi campo de vision mientras unas sombras oscuras iban rodeando mis sentidos.Y tal y como dice el refran a la tercera fue la vencida,mientras mi cabeza colgaba languida y ladeada mi cuerpo recibio con alegria esa transfusion de vida recobrando levemente el sentido de la realidad.Mire a emma apoyarse en mi pierna mientras me aseguraba que no deseaba volver a hacer esto nunca mas,la pobre lo habia pasado CASI tan mal como yo...otro favor que la tendria que devolver.
Acto seguido se cerro en banda mientras me echaba la bronca por no ser capaz de hacer esto yo mismo,que no podia ser tan cobarde para tener miedo de una aguja...y no lo era,no normalmente.Lo que pasaba es que al estar tan jodido y tan cerca de la tumba y haber pasado por unos momentos de tension con afiladas jeringuillas de por medio habia reavivado recuerdos que creia si no olvidados al menos''cubiertos''tras una capa de fingida normalidad.Se levanto y camino hasta la pared quedandose alli de pie,mirandome.

Aunque la sangre fluia por mi cuerpo devolviendome el color poco a poco aun tenia las extremidades adormecidas y deje mi peso muerto sobre la silla procurando no caerme mientras seguia mirando en direccion contraria a la aguja.
_Es...es por algo que...que ocurrio hace un tiempo...murmure...digamos que alguien uso unas cuantas similares a esta para mostrarme su desagrado...nunca habia pensado que le contaria esto a alguien,solamente O'Connor,el compañero que me encontro en aquella celda sabia por lo que habia pasado y habia jurado no divulgar esa informacion jamas.En el informe habia puesto que me habian dado una paliza para sacarme informacion que por supuesto habia guardado tercamente.Lo cierto era que las lesiones con las que habia llegado al puesto de avanzada habian sido producto de la huida de ese lugar...los daños ya estaban hechos y eran irreversibles ademas de estar ocultos a la vista...de todos los jodidos torturadores de Oriente tuve que dar con un fan de la acupuntura y la reconduccion del''chi''como decian por alli.El caso es que descubri que una aguja colocada estrategicamente era mas dañina que un hierro al rojo,que demonios...si pudiera volver atras y cambiarlo por eso mismo lo habria hecho gustoso.

Temblando levemente rememore esa semana mientras mi boca escupia de manera inconsciente la informacion.Era horrible recordarlo pero a la vez sentia como si compartir esa experiencia con alguien me ayudara.Quizas deberia haber sido menos terco y haber hablado con el psicologo de la unidad que por aquel entonces estaba de trabajo hasta las cejas,siempre tenia trabajo despues de cada mision larga...
''Recomendada retirada del servicio activo por tiempo indefinido''eso era lo que habia escrito en mi ficha y lo que me habia obligado a intentar tener una vida normal lejos de la guerra y el dolor,solo que la civilizacion era igual de mala o peor.
Rei con esfuerzo echando mi cabeza hacia atras y cerrando los ojos...
_Asi que si...soy un gallina al que le asustan las inyecciones...no lo digas por ahi o todo el mundo sabra mi punto debil,perdon...mi segundo punto debil.

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Lun Nov 14, 2011 11:27 pm

Escuché con atención, quieta, apoyada contra la pared mientras Keegan, algo pálido aún iba contándome como de forma automática, parte de su pasado. Y cuando digo parte, era porque es una parte triste y corta en todo su pasado militar. Ese que apenas había comentado en nuestro primer... perdón, segundo encuentro, en las duchas. El mejor de todos los que habíamos tenido hasta ahora. Nadie, salvo su espalda, había salido herido, no habíamos recibido disparos, no nos había perseguido la policía... y encima había echado un polvo! No podía ponerle quejas.

Volviendo a nuestra situación actual, ahí estábamos. Yo no siendo yo misma, Keegan siendo él mismo... y unos recuerdos que no querían ser revelados saliendo a la luz. Suspiré y me acerqué a él. Seguía débil por la pérdida de sangre, por lo que ni siquiera hice el amago de sentarme sobre él. Cogí una silla, la puse tras la suya, y le abracé por detrás, apoyando la barbilla en su hombro. Suspiré de nuevo y cerré los ojos. No sabía exactamente de dónde había salido esa parte de mí, tan... poco dura. Pero era algo que "Pulga" me impulsaba a hacer y yo no pensaba negárselo. Keegan lo necesitaba y a mí, al menos ahora, no me importaba dárselo. Hablar del pasado era algo que sabía, no era nada fácil. Yo misma tenía un pasado traumático del que evitaba hablar y del que de hecho, nadie sabía nada, salvo quizá Keegan el día de la ducha. El mismo que me enteré que había entrado al ejército por su tatuaje, y el mismo que probablemente, no empezara a ver a Keegan como al tío bonachón que sólo servía para ser pegado y pagarte los cubatas.

-Prometo no decir nada, si tú no dices nunca que en lugar de reírme de tu fragilidad, he hecho esto-giré la cabeza y con una mano hice que Keegan girara también la cabeza hasta que pude verle los ojos, y entonces le besé, de nuevo de forma lenta y expresando algún sentimiento oculto que no sabía cómo expresar, y que es más, ni siquiera sabía qué nombre darle o qué hacía ahí. - Enserio! Puede que tú no… pero yo sí.-murmuré tras separarme de él.

Después me quedé en silencio, pensando más detenidamente en lo que Keegan me había contado. Siempre se ven en la tele sucesos de militares muertos, militares abatidos, militares mutilados, militares torturados, pero nunca es algo que te afecte. Saben a qué se exponen, deciden libremente meterse en el ejército, y con ello asumen todas las consecuencias. Conclusión? Siempre me ha importado bien poco lo que hagan o dejen de hacer por allí. Sin embargo saber que había pasado todo eso a alguien que ahora conocía y que curiosamente tenía necesidad de proteger, hacía que fuera yo misma la que quisiera ir allí, atarles a una cama, mojarles y darles descargas hasta que el corazón les fallase y se parase... solo los segundos que tardaría en darle una nueva descarga para reanimarle y continuar, y así hasta que el mundo deje de ser mundo. Y lo disfrutaría. Y les haría aprender el nombre de la persona a la que torturaron y por supuesto el mío… que es diez veces más bonito y fácil de pronunciar y escribir.

Sonreí como una idiota sádica al pensar en ello, volviendo a la realidad de golpe. Por mucho que soñase eso, nunca lo haría. Primero porque no estoy allí y no tengo intención de ir, segundo porque no puedo matar a todo un pueblo buscando a un culpable, y tercero porque probablemente Keegan no me dejara. Y no es que esta tercera causa fuera realmente una de valor, nadie me decía qué hacer y eso estaba claro. Pero había una cuarta, la única que realmente valía. Da igual cuanto lo deseara, ya no tenía mis poderes. Me estremecí al pensarlo notando de nuevo el vacío que se había instalado en mi pecho y que intermitentemente aparecía y desaparecía, en función de lo que pensara en el asunto. Y aunque la solución obvia era no pensar en ello, cada vez que me quedaba en silencio por a o por b, todos los pensamientos acababan ahí. En que por mucho que pensara lo contrario, ahora me sentía indefensa.

Hice desaparecer, o al menos disminuir el nudo de la garganta y miré la bolsa de sangre que estaba casi vacía. Me levanté, cerré la válvula, y con cuidado le quité la aguja, dejándolo todo en una mesa apartada de nosotros. No sabía si nuestra sangre tendría algo raro por ser… especiales, pero tampoco quería comprobarlo pinchándome con la aguja de Keegan. Le puse un algodón y esparadrapo y apreté para evitar cardenal, algo gracioso dado el estado en el que nos encontrábamos de por sí. Como si se fuera a notar un cardenal más.

- Sabes, quizá deberías dejar por un tiempo eso de ser el héroe de todos. - murmuré con un hilo de voz, lo que hizo que tuviera que carraspear mientras me acuclillaba enfrente de él sin dejar de apretarle el algodón. El maldito nudo tenía que desaparecer, sí o sí- Todos tenemos nuestros problemas, algunos más graves que otros, algunos más, otros menos. Pero no puedes salvarlos a todos. Y si eso va a destrozarte a ti, ¡que les jodan a todos! Ni siquiera a mí Keegan, has oído? No vuelvas a hacer lo que hiciste. NUNCA.-le miré fijamente a los ojos para asegurarme de que mis palabras tenían el efecto que quería. Convencerle y asegurarme de que nunca lo haría… qué cojones estoy pensando… claramente lo va a volver a hacer, es un maldito caso perdido. - Por eso yo… creo que debo irme… tengo algo que hacer y tú pareces ya estar bien, así que…. Cogeré mi ropa y te devolveré esta.. y por cierto, sé cuál es tu segundo punto débil. La moda de ropa interior. Enserio, deberías hacértelo mirar… -le sonreí de forma traviesa mientras me daba la vuelta para ir al baño donde había dejado mi ropa. Tal y como le había dicho, debía hacer algo. Recuperar mis poderes, y no pensaba dejar que Keegan acabara herido otra vez por mi culpa. Incluso aunque la que más posibilidades tiene de salir herida sea yo.

Terminé de vestirme y volví a la habitación donde seguía Keegan. Al menos aumentaría mi suerte con juguetitos que seguro, él tenía por aquí.

- Creo que voy a necesitar algunas cosas que quizá puedas conseguirme. Chaleco antibalas, alguna pistola…- vale, no había disparado en mi puta vida, pero seguro que no era tan difícil ¿no? - cualquier cosa que puedas darme para entrar en unos laboratorios de investigación científica-siempre y cuando descubra antes el nombre y la localización- ¿podrás conseguírmelo? Sabes que el dinero no es un problema.

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Vie Nov 18, 2011 1:39 am

Cada retazo al descubierto de esos recuerdos dolia como un hierro al rojo vivo pero a la vez,siendo compartidos con emma,cada momento de dolor,cada escalofrio al recordar...parecia que con cada palabra un terrible peso fluyera fuera de mi alma...mi alma,je,tenia gracia que ahora pensara que tenia de eso.Lo habia leido en alguna revista,seccion de psicologia humana creo,decia que las personas hoy en dia no eramos tan espirituales como antaño,que renegabamos de la existencia de un poder superior pero que cuando venian mal dadas era lo primero en que pensabamos...''dios,ayuda a mi hijo en coma'' o''señor,haz que me asciendan''.Supongo que era una parte de nuestra naturaleza que por mucho que ignoraramos seguia vigente en nuestro interior,como el miedo a la oscuridad.

Aun seguia debil y mi temperatura corporal aun no se habia estabilizado,por eso cuando emma se sento tras de mi y me abrazo con suavidad su calor fue tan bienvenido como ese gesto que denotaban unas emociones que no eran nada comunes en ella.Deje escapar una risa suave al escucharla y cuando me hizo volver la cabeza en su direccion apenas me resisti,sobre todo cuando me beso con dulzura haciendome olvidar por un momento que estaba medio inconsciente en un bunker bajo las alcantarillas de Londres.Luego ella se separo de mi con expresion ausente,como si estuviera dandole vueltas a muchos asuntos aunque yo sabia cual ocupaba el palco principal:sus poderes.

Hize memoria hasta el principio del dia,iba aser una noche de relax...una forma inocente de romper el hielo y despejar la tension producida en la ultima''aventura''que habiamos compartido.Jamas habria podido imaginar que una parte de mi pasado iba a aparecer para complicarnos la noche...y lo mas gracioso era que iban a por ella,no a por mi,de hecho esos tipos ni siquiera me habian reconocido.No sabia si sentirme agradecido o ofendido aunque seguramente despues de ''desaparecer''de la vida militar otros individuos mas jovenes y maleables,que no cualificados,habrian ocupado mi lugar,todo en nombre del patriotismo...pero esto era diferente a cualquier cosa que me hubiera imaginado,no era un intento de silenciarme por haber estado implicado en asuntos turbios de indole politica ni nada parecido...se trataba de un secuestro de una persona con habilidades especiales y sabian exactamente a quien buscar.Todo esto apuntaba a que el asunto de la tormenta no habia pasado desapercibido para los grupos facticos en las sombras de los gobiernos y que habia empezado una nueva carrera armamentistica,la de la gente con poderes.El que tuvieran una especie de compuesto que anulaba esas capacidades ya indicaba lo en serio que se lo estaban tomando...y esto era inglaterra,en paises como China,Rusia o Corea las cosas serian aun peores.

Lo cual me llevaba a teorizar...¿habria algo en nuestra genetica alterada por la tormenta que se podia''destilar''de alguna forma?por mi experiencia pasada sabia que ya se habia experimentado para convertir a personas en maquinas perfectas de combate(algo que no salio muy bien como mi unidad pudo atestiguar)pero todo esto abria un mundo de posibilidades a cualquiera con recursos y escasa moralidad.Los tipos que nos habian atacado llevaban un complejo equipo de inyeccion de sustancias implantado subcutaneamente,las mismas que les habian hecho moverse tan rapido.La tecnologia y la quimica no eran lo mio asi que tendria que buscar respuestas en alguna otra parte.Sin embargo recordaba haber visto unos diminutos caracteres en el fondo de la caja con las jeringuillas...

Todo esto paso por mi cabeza mientras emma se ocupaba de retirar la via y la bolsa de sangre practicamente vacia.Preste mas atencion a sus palabras cuando se puso en cuclillas frente a mi y me hablo con un tono de seriedad y preocupacion mas propio de una madre preocupada que de una chica rebelde...
Sonrei para mis adentros de manera amarga...dejar de hacer lo que estaba haciendo,abandonar...no era tan facil,ni siquiera cuando habia fingido llevar una vida normal lo habia logrado del todo.Seguia necesitando emociones como el paracaidismo o la supervivencia extrema.En el ejercito habia pasado por una fragua,por decirlo de alguna manera,que habia forjado el tipo de persona que era hoy y nada podia cambiar eso.Solo podia intentar hacer algo bueno con lo que habia aprendido...redencion...ya estabamos otra vez con el asunto de la espiritualidad...je...como si detener a unos cuantos chulos fuera a asegurarme una plaza en el hilton paradise...
Creo que ella sabia cual seria mi respuesta aunque no la dijera en voz alta,cualquier otra cosa seria mentirnos a ambos.Observe aun agotado como se iba a cambiar al baño mientras intentaba ponerme en pie apoyandome en los muebles cercanos.Un paso,dos,tres...poco a poco mi cabezoneria se impuso a mi debilidad y avanze de forma lenta pero segura...mas o menos.

Las peticiones que me hizo al regresar me dejaron por decirlo suavemente,atonito, aunque tambien me hicieron sentir algo de orgullo por esa chica.Pero estaba claro que no pensaba con claridad,no tenia formacion alguna y no sabia donde se estaba metiendo...
_No creo que sepas donde te estas metiendo,murmure de forma cansada...y no pienso darte un arma para que te hagas matar.
La obligue a sentarse en una silla mientras iba a recoger los''recuerdos''de la discoteca y los colocaba sobre la mesa.Deje el implante aun sucio a un lado y la caja con las dos jeringuillas restantes al otro.
_¿ves esto?señale las letras del fondo de la cajetilla de las jeringuillas...cirilico...lo e visto antes,durante una de mis misiones hace unos años,una de las que''nunca''tuvo lugar segun nuestro gobierno.Estaba en unas muestras que nos llevamos de unos laboratrios clandestinos en los Balcanes.Pero la que vi yo no anulaba poderes,de hecho probablemente aun no existiera nadie con nuestras habilidades.No voy a detallarte lo que esto le hizo a la gente,solo se que lo han mejorado al parecer y le han buscado nuevos usos.
Lo cual nos lleva a tu problema...creo que puedo ayudarte con el,en mi trabajo alcanze cierto nivel de seguridad que me daba acceso a informacion clasificada como pisos francos,alijos y centros de reunion''seguros''desde los que se organizaban las misiones.Concretamente en el bosque a las afueras de Salisbury...alli hay un puesto de control aereo de la 2ºguerra mundial que el MI-6 convirtio en un centro de entrenamiento para sus operativos y en un almacen para informacion comprometida o clasificada.Estoy seguro de que alli si no encontramos respuestas habra al menos alguna pista que nos guie en la direccion adecuada...tosi con esfuerzo pero me obligue a recuperar el porte para no darle a emma mas motivos para discutir,solo necesitaba descansar unos dias y estaria como nuev...bueno,estaria mejor.

_No vas a ir a ese lugar...no sola al menos...su situacion era culpa mia en parte asi que iria si o si,ya habia tomado la decision y no era de los que se echaban atras.

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Jue Dic 01, 2011 11:27 am

Miré con fingida calma a Keegan esperando ver algún tipo de reacción en él. Sorpresa, negación, incluso una sonrisa aunque eso hiciera que le golpeara con todas mis fuerzas en las pelotas. Y apostaba a que esta vez tampoco podría pararlo. La primera por pillarle por sorpresa y esta porque a la legua se veía que no estaba bien. Se apoyaba en todo en cuanto podía y se le veía pálido. Sin embargo sólo conseguí que me mirara asombrado. Como si no se esperase que fuera a hacer lo que pensaba hacer. Había perdido mis poderes y ahora que él podía defenderse sólo y estaba vivo, podía dejarle… donde quisiera que estuviéramos y marcharme a recuperarlos. Era algo obvio que se veía que iba a pasar.

Acompañando a su cara de sorpresa, vino su mano, que de forma “ voluntaria” me llevó hasta una silla mientras con toda la tranquilidad del mundo me decía que no iba a darme lo que le pedía. Genial. Acababa de salvarle la vida y me lo pagaba dejándome tirada. Sonreí de forma amarga. Ni siquiera sabía por qué se lo había pedido o esperaba que me lo consiguiera. La sociedad era así, las personas son egoístas por naturaleza. En el caso de Keegan, además, tenía complejo de héroe. Agaché la cabeza y suspiré negando con la cabeza mientras el pelo me cubría la cara y mi gesto de Keegan. Encima no pensaba darle el placer de verme en este estado.

Estaba a punto de levantarme, mandarle a tomar por culo como muy cerca y recordarle que tiene mi permiso para morirse cuando quiera, cuando empezó el relato, acallando mis quejas, haciendo que levantara la cabeza, me recolocara el pelo detrás de la oreja y suavizara mi expresión. Era un relato con un nuevo fragmento de su vida pasada. Solo que esta vez no halaba de torturas… perdón, de torturas con él, porque al parecer habían experimentado con otros como si fueran cobayas. Además la fórmula original habría tenido un efecto contrario al actual. Suspiré. Yo no era la primera en sufrir sus jueguecitos a ser Dios. Pero tenía claro que iba a ser la última. Poco me importaba el resto del mundo, pero esos cabrones me habían jodido… y eso sí era de mi incumbencia. No volverían a hacer daño a nadie. No volverían a dañarme. Y por estos pensamientos, se me pasó lo más importante. Que Keegan seguía aquí. Y debería haberlo adivinado y haber sabido su siguiente movimiento. Todo era una estratagema para decirme que, por supuesto, quería ayudarme.

--¡Vamos hombre! No es tu problema, es el mío. Además, mírate, estás hecho un despojo humano. Tardarás días, semanas en curarte, y yo no tengo ese tiempo. Quiero mis poderes de vuelta ya. Los necesito Keegan. Y necesito acabar con ellos y esa idea estúpida de jugar con las personas. Por eso vas a decirme cuanto sepas-me levanté de la silla encarándome a él- vas a darme lo que pueda necesitar y te vas a apartar de mi camino ¿he sido clara? Por muy M16, B12 o A15 que sean, no voy a dejar que te hagan daño por mi culpa. Además, ahora a ti también te buscan. –comenté mirando a todos lados. Tal y como le había remarcado, no iba a dejar que le pasara nada a Keegan, le apreciaba demasiado. Y sí… era muy difícil para mí reconocer algo así. Pero había cogido un poco de cariño a ese hombre.

Sin embargo, una vocecilla empezó a sonar de nuevo en mi cabeza. Una voz que peleaba con la que me pedía proteger a Keegan. Podría llamarse sentido común supongo. Y éste me gritaba que, aunque me jodiera podría necesitarlo. A fin de cuentas él seguía manteniendo sus poderes y claramente tenía más experiencia en el campo de batalla que yo. Había tratado con ellos, había visto lo que hacían. Y si eran todos militares, quizá hasta su rango pudiera ayudarnos. Joder, ni siquiera sabía cómo empezar a decirlo para no parecer una pobre dama en apuros, y sí una que intentaba hacer lo más práctico y que pudiéramos sobrevivir tras esto. Así que tragándome mi orgullo me corregí, con la mirada lo más seria, indiferente y fría de la que era capaz.

-Pensándolo mejor, dejaré que vengas, pero nada de heroicidades. ¿Entendido? Si te dejo venir es porque tu cabeza, y no tu estupidez, puede serme de ayuda. Así que este es el plan. Averiguamos dónde están, entramos, cogemos el anti-anti lo que sea, me lo inyectas y fuera.-suspiré de nuevo, sí, podría funcionar. Pero seguíamos teniendo el problema de que estaba hecho una mierda, y que necesitaba descansar. Y eso significaba que tendría que acostumbrarme a no lanzar corrientes, y a no meterme en problemas por un tiempo. Además que si Keegan no estaba en condiciones de guiarme fuera de aquí, y yo no sabía dónde coño estábamos, todo se traducía en que no íbamos a irnos ahora. Y que por lo tanto me sobraba esta asquerosa ropa puesta. De pronto se me ocurrió algo- ¿se consiguieron los resultados que esperaban?-pregunté en relación a sus recuerdos pasados- ¿y por qué sabían de mi existencia? Y cuánto tiempo necesitas para reunir información y preparar la operación “ recuperar poderes”? porque cada minuto que pasa es un coche menos que robo y menos dinero en mi bolsillo. Y soy una chica cara y caprichosa…- sonreí para quitar mal ambiente, e intentar no hacer visible mi angustia interior, y me quité sin tapujos la camiseta y el pantalón quedándome sólo con la ropa interior. Al parecer ese búnker iba a ser nuestro refugio para esa noche, y total Keegan ya me había visto sin ropa, no había motivo de estar incómoda además de indefensa. No se asustaría de nada. Me senté en un birrioso sofá con las piernas cruzadas y busqué una manta para taparme, doblé las rodillas, las abracé y empecé a tiritar. No de frío, tampoco de miedo, era algo más como un acto reflejo que expresaba la rabia que sentía, en sustitución a unas lágrimas que me negaba a dejar salir

-Si no te importa, me quedaré aquí. Tú deberías descansar y mañana pensaremos cómo solucionamos todo esto. Ahora estamos cansados y no sacaremos nada en claro.

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Sáb Dic 03, 2011 9:16 pm

A estas alturas de nuestra’’relacion’’ ya debería haberme imaginado que Emma reaccionaria asi.Como la chica terca y orgullosa que era se negaba a aceptar mi ayuda alegando no sin cierta razón que mis condiciones físicas actuales no eran las idóneas para esa tarea y que ante todo no era mi problema sino el suyo.Estaba dispuesta a acabar con ellos…como si se tratara solo de quitar de en medio al maton del barrio.Esto nos venia grande…a los dos,lo mas que podiamos tratar de hacer era conseguir que nuestros…perdón,sus datos(estaba seguro de que esos agentes de campo no habían informado a la base)desaparecieran de los servidores de la agencia.Esa era mi principal prioridad aunque luego estaba el asunto de los poderes de Emma,al igual que un adicto acostumbrado a recibir su dosis continuamente(en su caso era usar sus poderes,en el mio los subidones de adrenalina)comenzaba a notar su perdida y eso se reflejaba en su carácter…mas brusco de lo que era normal en ella.

‘’No voy a dejar que te hagan daño por mi culpa’’dijo…

Esas palabras brotaron de sus labios con cierta dificultad,casi como si su cuerpo estuviera rebelandose a su voluntad pero no pude evitar sentirme…importante,a veces era necesario creer que le importabas a alguien para que levantarse cada dia en esta mierda de mundo no fuera una tarea titánica.Seguia dando vueltas por el cuarto,que ya se le estaba quedando pequeño,mientras fruncia el ceño pensativa y murmurando algo similar a un…’’¿callate?’’
Finalmente puso cara de resignacion segundos antes de volver a adoptar su pose de chica fría e indiferente y sentarse nuevamente a mi lado.

Se lo había replanteado y eso me aliviaba,no tenia ni la formación ni la experiencia para enfrentarse sola a algo de este calibre…ni siquiera yo estaba seguro de si podría hacerlo aunque no pensaba decírselo,las cosas ya estaban lo suficientemente tensas.Sonrei cuando menciono sus exigencias…la primera de todas que no me hiciera el héroe como había hecho en el bar.Vale,no pensaba discutir con ella en ese aspecto,no si quería que la operación llegara a buen puerto.De todas formas el plan que expuso era sencillo a simple vista,obtener información de la zona,entrar,conseguir la cura para lo que la habían hecho si es que existía y requisar cualquier posible documento incriminatorio(aunque no haría ascos a llevarme cualquier cosa que desvelara mas sobre lo que estaba sucediendo)…todo ello haciendo el minimo ruido posible y minimizando las bajas,empezando por nosotros claro,esta chica empezaba a ser para mi algo mas que un’’ligue’’de fin de semana y pretendía ver que nos deparaba el futuro…y pobre de quien se pusiera en medio.

Se veía a la legua que estaba inquieta,algo que se reflejaba en las constantes preguntas que me hacia…¿Qué si se obtuvieron los resultados que deseaban con ese compuesto?
_Lo cierto es que nunca llegamos a saberlo Emma,nos hicieron silenciar lo que habíamos visto en esos laboratorios y después clasificaron todo como información de alto nivel,nosotros ya habíamos cumplido nuestra parte del trabajo y no era de nuestra incumbencia,me temo que no fue ni la primera ni la ultima vez que tuvimos que hacer algo’’moralmente cuestionable’’

Su siguiente interrogante fue sobre como habían dado con ella.No pude evitar reir un poco a sabiendas de que mi estado debilitado me escudaría de cualquier posible represalia de esa chica tan susceptible…
_Mmmm…me temo que es un misterio,sonreí ironico…puede ser que después de 20 camaras de vigilancia reventadas de un chispazo en las cuales se te veía junto a un fogonazo azul antes de que la imagen se fuera al garete alguien sumara dos y dos,eso sin contar que hoy en dia hasta el quiosco de la esquina tiene videovigilancia…si anulas una cámara pero la del fondo de la calle graba a una chica tirando rayos e aquí el resultado.Porque estamos hablando de gente que controla toda la información del país,tanto en internet como en otros medios(siempre para ‘’velar ‘’por la seguridad de los ciudadanos británicos en estos tiempos de inseguridad…ya,claro)

Cuando Emma volvió a preguntarme cuanto tardaría en poner todo en marcha me encogi de hombros…
_Lo cierto es que voy a necesitar unos días para poder rendir de manera aceptable,estoy seguro de que lady’’capricihitos’’podra pasarse sin sus juguetes durante un tiempo.Esto tenemos que hacerlo bien,sin dejarnos nada.Hablare con algunos’’contactos’’para ver si me pueden conseguir algo de material para los dos y aunque no planeo enfrentarme a esa gente directamente quiero que estes preparada para lo peor…y eso incluye saber manejarte con un arma.Se que no es como tus descargas pero…¿Qué te parecería si esta semana echamos un par de horas cada dia en la galería de tiro?

Apenas había acabado mi frase cuando paso por delante de mi mientras se quitaba la ropa…tosi un poco mientras terminaba de quitársela y se quedaba solo con su ropa interior.Nuevamente esa sensación estúpida me invadio pero hice caso omiso de ella al ver como se hacia un ovillo en uno de los’’comodisimos’’sofas del bunker(seguro que Churchill se había echado la siesta en alguno) y se tapaba con lo que tenia a mano mientras trataba de no temblar,una reacción causada sin duda por el ambiente frio y húmedo de esta tumba de hormigón.

Me acerque al armario donde guardaba ropa y material mas acorde a estas temperaturas y saque un edredón nordico que solia usar en las ocasiones que pernoctaba en este lugar,luego me acerque a ella de manera cauta y sin elevar mucho la voz me dirigi a ella:
_Se que hace unas horas había un tio medio muerto en esa cama pero ahora que las sabanas están cambiadas puede que estes mas comoda en ella,ten,esto te calentara mejor que esa vieja manta raida…mis palabras salían lenta y cuidadosamente,no era plan que pensara que mis intenciones iban mas alla de mi preocupación por ella…yo…juntare estos dos sofás y me echare un poco aquí,ya estoy acostumbrado y dudo que la espalda me duela tanto como un balazo en las tripas…solo mencionar la herida hizo que esta me enviara una punzada de aviso a la vez que llevaba mi mano hasta la zona suturada…por lo menos el apaño’’bienintencionado’’de emma aguantaba aunque si se volvia a abrir preferirira arriesgarme con el superglue,el mismo que tantas veces había usado a falta de algo mejor,después de todo¿no se había inventado para eso antes de ser comercializado para usos domesticos?

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Miér Dic 07, 2011 11:53 am

¿Moralmente cuestionable? Y después era yo la que, por supuesto, era la hija de puta de esta…pseudo-relación. Y todo por robar coches para sobrevivir y tener una existencia mucho más cómoda. Pero claro, si Keegan seguía órdenes de un alto cargo, sin preguntas, sin dudas. Sólo ejecutar y obedecer como si en lugar de humanos fueran ovejitas, incluso aunque eso supusiera joder la vida de compañeros…eso querido amigos era sólo “ moralmente cuestionable”… pero igualmente se hace. Cada vez era más gruesa la línea que separaba los cánones que clasificaban lo que yo hacía como bueno y malo, con los del el resto del mundo. Pero lo peor no era esto. Lo peor era la incertidumbre de no saber qué había ocurrido con esas personas. ¿Y si algo había ido mal? ¿Y si no habían podido tolerarlo y habían muerto? O estaban encerrados en algún centro mental. ¿Y si me ocurría lo mismo a mí? Miré a Keegan de reojo acurrucada en la manta. No, prefería estar muerta antes que en uno de esos sitios, e iba a asegurarme de que se cumpliera mi voluntad.

-¿Keegan? Si algo me pasara. Si.. dejara de ser yo. Mátame-no miré para ver su reacción, podía imaginarme cuál sería. Sorpresa al principio, más tarde negación, pero no tenía ni tiempo ni ganas para lidiar con eso también-Sé que vas a decir que estoy loca y que todo saldrá bien…y si eso te ayuda, no seré yo quien corte tus sueños pero yo necesito que me prometas eso y que por nada del mundo rompas esa promesa.

Después suspiré y me reacomodé intentando parar la tiritona que seguía machacándome y que pese a mis deseos no quería parar. Incluso cuando tendría que estar matando y replicando a Keegan por sugerir mi poca discreción. ¿Qué sabía él de eso? Si por no ir disfrazada de matacucarachas era indiscreta, pues sí, entonces lo era. Pero me cuidaba mucho de que nadie supiera de mis actos. Y eso implicaba que estaba segura de que no sabía cómo coño se habrían enterado de mi existencia…. Y estaba tanto o más segura de que nadie me había visto robar ese puto coche. Había aniquilado todas las cámaras desde un punto ciego. Era imposible que hubiera sido en ese párking.

-Keegan, ni siquiera voy a entrar en explicártelo. Pero no ha sido en el párking. Busca otra solución. Quizá la encontremos en esa base o donde sea que tengan mis datos. Es posible que tengan a otros como nosotros. Quizá incluso a alguien que pueda rastrearnos. ¿Lo has pensado? ¿No has visto X-men? Si tú eres como Kitty Pryde, ¿por qué no tener una “cerebra”?-vale, había sido una explicación sobre la marcha, pero vista ahora, una vez terminada, tenía todo el sentido del mundo. Ahora dudaba de la palabra “ imposible”.

Aún así, Keegan llevaba razón en una cosa en la que ya había hecho mención antes y que debíamos retomar. No sabía disparar. Así que su propuesta de ir al campo de tiro mientras Keegan se recuperaba no me parecía descabellada. A fin de cuentas tampoco perdía tiempo. No podríamos hacer nada mientras Keegan pareciera sacado de pesadilla antes de navidad. Así que, por qué no mejorar nuestras posibilidades mientras esperábamos? Le haría esa concesión, pero no con palabras. Un mero asentimiento con la cabeza sería suficiente. Y eso hice. Asentí mirándole y luego me volví a acurrucar. Y ese gesto pareció que le indicaba a Keegan algo, porque se marchó al armario, sacó un edredón nórdico y me lo echó por encima como si fuera una yaya. Y una yaya con cierto retraso mental al juzgar por como me hablaba. Como si no fuera a entender lo que me decía o tuviera miedo de que le electrocutara. Me mordí el labio inferior. Joder, sólo el pensarlo…

Por suerte las palabras de Keegan hicieron que no me dejaran seguir con los pensamientos. Pero no me gustaban. No quería que él estando débil se quedara a dormir en el sofá. Que recuperara mis poderes dependía directamente de que él se pusiera bien pronto. Y dormir en esta mierda que él consideraba sofás no ayudaba seguro. Me levanté, cogí a Keegan de la mano en un gesto que intenté no fuera amoroso. Caminé hasta la cama, me tumbé y le arrastré para que hiciera lo mismo a mi lado.

-No vas a dormir en estas cosas. Y la cama es lo suficientemente grande para los dos. Aunque tenga que soportar estar cerca de alguien que declara sus sentimientos a la primera que pasa-medio bromeé en referencia a las dos palabras. Nos tapé a los dos con el edredón que acababa de darme, y le di la espalda en silencio con un suspiro. Era increíble que algo que a primeras era nuevo en mi vida se hubiera vuelto indispensable hasta para dormir. Y después de moverme varias veces intentando encontrar una postura cómoda y no lograrlo, me giré, apoyé la cabeza en su hombro, pasé el brazo por su pecho y suspiré. -Y ahora a dormir-suspiré-Mañana, quizá pasado empezaremos con las clases de tiro, tus investigaciones y la compra del material.- la voz que llevaba rato silenciosa empezó a gritar algo así como “ dile lo que sientes”. Pero ¿cómo definir algo que no sabía si sentía o su nombre? -Sal de mi cabeza-murmuré enfadada-estás cómodo? ¿Necesitas más espacio? No te acostumbres a esto… sólo lo hago por interés

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Jue Dic 08, 2011 6:49 am

Mientras arropaba a Emma mi cabeza no dejaba de darle vueltas a sus últimos comentarios.Me había costado un tremendo esfuerzo no reaccionar de manera sorprendida cuando me había pedido que llegado el momento,si estaba demasiado mal…no,no quería pensar en eso.Demasiadas veces,demasiados compañeros…no podía…no quería pensar en esa alternativa y me jure a mi mismo que no descansaría hasta haberle devuelto su vida a esta chica.Para complicar todo aun mas parecía que mi ‘’corazon’’(o sentimientos,ñoñería…llamadlo como queráis)también quería tener algo que decir en esta’’pelicula’’ de espias en la que me veía inmerso.Pero era algo innegable,siempre que tenia a esa chica ante mi el resto dejaba de importarme,era como si no hubiera nada mas que ella.Suspire mientras guardaba la manta vieja en el armario¿de verdad creía que alguna vez podría ser alguien normal,alguien…feliz?

Pensamiento analítico…si,eso me serviría para alejar esos pensamientos tan confusos de mi mente.¿Que había dicho ella después?si…lo de que podrían tener a alguien capaz de detectar a la gente con poderes.Lo cierto es que no era tan descabellado,conocía a gente’’peculiar’’;una era una dynamo humana y la otra podía crear copias de si misma eso sin contar que yo podía pasar de hombre a ‘’casper’’ y viceversa a voluntad.Decidi que dedicarle mas tiempo a esa posibilidad.Solo faltaba que el mismo dia que decidiéramos efectuar nuestra incursión el señor o señora’’detector’’ nos fastidiara el asunto.Aunque lo cierto era que si me pillaban siempre podría armar el jaleo suficiente para que Emma pasara inadvertida,a fin de cuentas ahora era una persona’’normal’’.

Me di cuenta de que si algo la fastidiaba mas que estar en esa situación era que la tratara de esa forma,hablándola como a una persona desvalida.Ella no era una victima,no…alguien en su situación no habría tenido la entereza para mantener una apariencia orgullosa y distante.Menuda chica…

Coloque los dos sofás en posición y me prepare para pasar una noche’’incomoda’’ cuando de repente Emma se levanto de la cama y se acerco a mi lado,mirándome tan solo un par de segundos antes de cogerme de la mano para que la siguiera hacia la cama.Obedeci de manera inconsciente,en parte debido al agotamiento y en parte a que ese momento con ella apenas vestida llevándome a la cama sin separar su mirada de la mia(algo que me hacia olvidar el dolor,aunque no fuera muy delicada al tirar de mi brazo)hacían que…bueno,digamos que todos los tios habíamos imaginado un momento asi en alguna ocasión aunque claro,sin tener que recibir un balazo a cambio.
No pude evitar fijarme en las curvas de su cuerpo,las cuales se acentuaron al apoyarse y finalmente tumbarse sobre la cama,cosa que yo hice segundos después mientras sentía como mi piel hormigueaba al contacto con la suya.

Escuche sus palabras,mas bien susurros y sonreí ante su broma…es lo que ocurre cuando crees que vas a morir y sueltas esa revelación final para luego darte cuenta de que sigues vivo;una situación realmente embarazosa que ella parecía haberse tomado bien(o no demasiado mal).El edredón nos cubrió a los dos,protegiéndonos del frio de la habitación y cuando iba a mirarla ella se dio la vuelta,evitando mis ojos y aun temblando de manera perceptible.Observe en silencio su cuello palido y esbelto durante un tiempo y suspirando me quede observando el techo de la sala mientras trataba de ignorar su presencia tan cercana…me habría sido mas fácil desmontar y montar de nuevo mi rifle con los ojos cerrados…

De repente se giro,aparentando incomodidad y apoyo su suave barbilla en mi hombro mientras deslizaba su brazo sobre mi pecho.El contacto suave y calido de su piel sobre la mia que estaba varios grados por debajo de la temperatura idónea me hizo temblar levemente a la vez que reactivaba ‘’zonas’’ de mi persona que como siempre preferían seguir sus propias reglas.No sabia si se habría dado cuenta cuando murmuro algo que no alcanze a entender,lo que si entendí fueron sus preguntas cargadas de cierta’’preocupacion’’por mi estado físico.Un instante era fría como el hielo y al siguiente afloraban leves emociones que te descolocaban…tanto como lo que sentía en esos momentos con mi corazón galopando a 1000 por hora.Su mano se movio con suavidad rozando mi pecho y contribuyendo a que me pusiera mas ‘’nervioso’’aun…

Trague saliva mientras trataba de aparentar indiferencia de una forma no muy convincente y,al apartar el brazo que tenia entre los dos roze su sujetador sin querer haciendo que ella abriese los ojos de par en par para mirarme…


Última edición por Keegan Emery el Sáb Dic 10, 2011 7:13 pm, editado 1 vez

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Sáb Dic 10, 2011 11:57 am

Suspiré y cerré los ojos, mucho más relajada ahora que le sentía a mi lado. Algo que de forma indirecta hacía que me sintiera peor. Nunca había dependido de nadie, nunca había necesitado a una persona a mi lado para dormir o para poder estar tranquila. Sin embargo ahora… no me veía capaz ni de salir de este sitio impenetrable sin una taser y una semiautomática en el bolso. Incluso aunque no supiera usar la segunda…aún. Todo estaba cambiando demasiado deprisa para mí. Y no me refería sólo a que ahora tuviera que preocuparme por alguien más, algo que no había hecho en mis 23 años de vida. Si no a que no tuviera poderes, a que Keegan se hubiera vuelto al parecer indispensable para mí. Algo con lo que debería lidiar en la intimidad, puesto que no pensaba declarárselo a él, y tampoco podía hacerlo continuo. Al menos hasta que Keegan se recuperase podría buscar la excusa perfecta para dormir en su cama. Pero luego…. Luego esperaba que si recuperaba los poderes todo volviera a la normalidad. Y si no los recuperaba… me di cuenta de que Keegan no había respondido a mi pregunta. Me apreté más a él notando su brazo entre ambos como una barrera autoimpuesta.

- No se me ha olvidado Keegan… no me lo has prometido.

Noté mover la mano de Keegan, y rozar mi sujetador, y reaccionar mi cuerpo con un estremecimiento. Abrí los ojos y me incorporé un poco para poder mirarle fijamente a los ojos y sostenerle la mirada. Sin quererlo, mi respiración se había acelerado y mi mano había bajado para acariciar su abdomen con cuidado. No porque estuviera delicado, si no porque no quería volver a coserle. Ya lo había pasado mal una vez. Y ahí descubrí que en mi cuerpo había demasiada ropa, y que en este caso lo que sobraba era el sujetador. Así que de forma lenta, pasé una mano hacia mi espalda para desabrochar el sujetador y dejarlo caer antes de volver a posar la mano sobre su vientre.

Después seguí un poco más mi camino descendiente, acabando en su ingle, en la costura del bóxer que hacía una hora escasa le había puesto yo misma. La tela parecía tirante y podía adivinar que por ahí abajo había mucha actividad. Sonreí de forma juguetona, me acerqué a él y le mordí el labio con “suavidad”, tironeando de él. La última vez que habíamos estado en esta actitud había sido en las duchas. Pero para entonces éramos prácticamente dos desconocidos. Como ahora, excepto porque ahora habíamos vivido mucho más. Y que yo ahora no podía electrocutarle si se portaba mal, o solo por el puro placer de hacerlo. Claro que aún podía seguir pateándole las pelotas. De todas formas no quería hacerlo ahora.

-Parece que aún te queda sangre en el cuerpo después de todo.-acaricié esa zona por encima del bóxer sin dejar de mirarle. -Keegan, voy a volver a besarte. Y cuando lo haga no pienso parar esto. Nada de lo que pase a continuación-le avisé. No era por pedirle permiso, era una simple advertencia para que estuviera preparado. Y después llevé a cabo mis palabras. Subí la mano para poder soportar mi peso y no ponerlo sobre el cuerpo de Keegan. Pese a que pesaba poco comparado con él, no quería hacerle daño. Pegué mis labios a los suyos dejándolos así, inmóviles unos segundos, antes de empezar a moverlos y entreabrirlos para obligarle a él a hacer lo mismo y poder introducir la lengua en la boca de Keegan en busca de su lengua para empezar a acariciarla

_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Lun Dic 12, 2011 7:19 am

Spoiler:
Nuestras miradas se cruzaron tan solo unos segundos pero fue suficiente para que ambos ‘’conectaramos’’de un modo que ninguna palabra podía lograr.Notaba su suave mano acariciando con cuidado,casi de forma reverente,mi abdomen maltrecho.La mas leve presión cerca de la herida me provocaba escalofríos contenidos a causa del dolor…¿o se debía a otra cosa,a algo mas…?
Antes de poder reaccionar Emma se desprendio del sujetador sin prisa pero sin dejar de mirarme y lentamente la mano que reposaba en mi abdomen descendió hasta rozar mi bóxer de forma suave e intencionada haciéndome respirar de forma agitada y algo torpe.Su expresión seria se torno picara,sonriente pero dejando vislumbrar cierto grado de inocencia que pese a saber que era fingida no dejaba de causarme menos efecto.Un suave mordisco en el labio me hizo probar de forma fugaz y por primera vez desde aquel dia el sabor de sus labios,un sedante potente no habría provocado tal reacción en mi…todos mis nervios,el dolor,esa especie de’’miedo’’infantil que me embargaba…se esfumo…y solo quedo ella.

Es sabido que cuando la gente sufre una experiencia muy cercana a la muerte algunos de ellos admiten haber visto algo,una luz brillante al final de un pasillo de oscuridad.Aseguran que cuanto mas cerca están de esa luz mas en paz se sienten y olvidan sus temores.Habia tenido que estar a punto de morir para ver esa luz,pero no en un túnel…sino en los ojos de una chica,en sus ojos preciosos y penetrantes.
Una nueva caricia en mi’’zona baja’’ hizo que mi cuerpo,mas relajado pero no menos excitado,terminara de reaccionar y de declarar toda la tempestad de emociones que bullía en mi interior.Escuche sus palabras guardando silencio simplemente porque me parecía un sacrilegio romper ese instante con mi voz vulgar y estúpida…tan solo la mantuve la mirada y eso hize,incluso cuando su boca se acerco lentamente a la mia,posándose sobre mis labios cerrados.
¿Habia comentado ya que su boca sabia mejor que el mas caro de los whiskys?el roce de sus labios,su calidez,combinados con unos movimientos intencionados lograron su objetivo:poco a poco y de forma voluntaria abri los mios uniéndolos a los suyos y notando como nuestras lenguas se entrelazaban como dos amantes en una danza de pasión que a duras penas podía ser contenida.Mis manos rodearon su espalda y la atrajeron hacia mi con una fuerza apenas calculada que la hizo perder el equilibrio unos segundos y apoyar peso de mas en mi torso haciéndome emitir unos gruñidos a causa de la molestia pero que ni me digne en prestar atención.Mi boca se separo a regañadientes de la suya atacando otro punto débil de su fisiología que había identificado esa mañana:su cuello.Lentamente al principio pero alternando suaves mordiscos que sin duda dejarían marca ‘’devore’’ su cuello interrumpiendo mi tarea tan solo para besar y tirar con suavidad del lóbulo de su oreja,acto que la hacia emitir pequeños y timidos gemidos cargados de…¿vergüenza,placer?quizas ambas cosas…ambos teníamos mucho que descubrir de la otra parte.
Su piel palida como el marfil adquirio un leve rubor y sus pechos se endurecieron apreciablemente rozándome mientras su mano seguía sobre mi bóxer,iniciando timidas incursiones en su interior pero sin llegar a hacerlo del todo…algo que me provocaba una tremenda excitación mas por lo que anhelaba que por el hecho de hacerlo.

Como el alfarero dando forma a su obra de arte mas preciada deslize mis manos de su espalda a su cintura y de ahí al interior de su ropa interior,en el camino aproveche mis conocimientos sobre los puntos de presión y los nervios del cuerpo humano para estimularla y hacerla sentir cada roce de forma mas intensa hasta que mis manos se posaron sobre su trasero.Aunque no profundize mas note de una forma mas que evidente la humedad que se adueñaba de su sexo mientras el movimiento de nuestros cuerpo la llevaban a rozarse contra el mio,mientras sus gemidos alcanzaban un nuevo nivel.Me incorpore unos centímetros ignorando mi estado o las consecuencias de ese acto para rodear uno de sus turgentes pechos con mi boca y empezar a besarlo y morderlo con calculada lentitud,igual que un recién nacido avido de alimento…

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Emma Wallace el Miér Dic 14, 2011 11:34 am

Spoiler:
Escuché complacida como mis gestos agradaban a Keegan e iban relajándole hasta empezar a estremecerse y suspirar. Era tan agradable saberle vivo que ni siquiera me importó que por un momento, se dibujara una sonrisa en mi cara. Probablemente fuera demasiado fugaz como para asegurar haberla visto, pero ahí estaba, mientras mi mirada seguía fija en la de él, rodeados de un silencio que agradecía. Porque Keegan podría tener muchas cosas buenas, pero una de las que lograba querer estrangularle con mis propias manos era la capacidad de soltar bromitas inoportunas en los momentos que no debía. Y temía que ahora soltara algo sobre la nueva aerodinámica de su cuerpo, de lo artístico de los puntos, o de lo que les excitan a las chicas las cicatrices de guerra.

Ojalá, ojalá pudiera relajarme del todo, haber tenido otra infancia que me permitiera abrirme a las personas y poder expresar en alto algunas cosas. Y poder decirle con palabras el cosquilleo que empezaba a recorrerme, y que había nacido en el vientre, había subido al pecho y había acabado en la garganta impidiéndome hablar. Pero no sabía hacerlo y sólo me quedaba contener su mirada y esperar que fuera suficiente para él. Porque aunque hasta hacía unos días no me habría importado que después del polvo en la ducha no hubiera visto más a Keegan Emery, ahora no soportaba la idea de que se fuera.

Al parecer, Keegan tenía sus propias “ cosquillas”, y cuanto más acariciaba su entrepierna, más aumentaba “ el nudo”. Pero poco duraron mis atenciones. Sus brazos rodearon mi espalda con fuerza haciéndome jadear y doblar los codos hasta quedar sostenida completamente por su cuerpo, precisamente lo que quería evitar. Él respondió con los mismos gruñidos y casi de forma mecánica mi mano bajó hasta acariciar su herida, que seguía tapada y con la gasa seca. Suspiré más tranquila al no haber síntomas de que se le hubiera abierto, y aprovechando la proximidad, terminó de bajar hasta la zona de antes que visiblemente estaba más dura y en todo su esplendor, y lentamente, fui introduciéndola bajo el bóxer. Podía notar a la perfección la cálida piel rozando a mis dedos, pero no dejé mucho la mano ahí, si no que la saqué fuera para repetir después la acción, alargando el momento. Pagando con ello los estragos que estaba haciendo en mi cuello. Nunca había dejado que ningún chico con los que he estado me marcara. Era demasiado posesivo, demasiado demostrativo de que era suya. Algo que no era para nada real. Sin embargo no me veía capaz de parar a Keegan, incluso cuando sabía que al día siguiente llevaría marcas moradas en mi cuello. En cambio no podía dejar de jadear y acariciar con la otra mano su cabeza mientras mantenía los ojos cerrados con firmeza.

Sus manos fuertes y un poco ásperas respondieron acariciando mi espalda y mi trasero haciéndome estremecer de nuevo, pero lo que me terminó de perder fueron sus labios alrededor de mi pecho, el roce de su barba contra él. Era agradable, pero después de varios segundos se hacía algo molesto; increíblemente eso hizo que me humedeciera más y soltara algo parecido a un quejido, aunque en realidad lo último que sentía era dolor, y después su nombre. Subí la mano, puesto que desde aquella posición era muy difícil mantenerla en su entrepierna y al hacerlo, acaricié accidentalmente su herida, recordándome que él seguía convaleciente, así que le empujé suavemente apartándole de mí y obligándole a tumbarse, manteniéndole sujeto por los hombros.


- No-le miré seria, preocupada. No quería que esto acabara mal. Muy despacio, acerqué mis labios hasta su esternón y lo besé sin separar las manos de donde las tenía. El siguiente fue destinado a su nuez. Recorrí en línea ascendente su mandíbula, barbilla con la nariz hasta que llegué a la de él-Hoy relájate. Déjame a mí-le miré una vez más y después empecé a besar el hueco tras la oreja, succionar su lóbulo mientras mis manos acariciaban su pecho y terminaban por deshacerse de la ropa interior de Keegan bajándosela y ahora sí, abarcando su miembro con la mano para empezar a masturbarle muy lentamente. -Dime que no me dejarás-se me escapó, y lo que es peor, no lo noté.


_________________








Esto va a salir mal de todos modos, así que no vale la pena estresarse por eso.

Spoiler:



PREMIOS:


Emma Wallace

Empleo : ¿Camarera?
Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : donde mejor pueda vacilarte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Keegan Emery el Jue Dic 15, 2011 10:03 am

Spoiler:
Su mano rozo con cuidado el vendaje mientras subia por mi torso.Parecia no solamente excitada sino preocupada por mi estado,como si cada caricia me hiciera correr un riesgo innecesario.Me vi apartado de su cuerpo con delicadeza,notando nuevamente el frio del colchón en mi espalda a la vez que ella me sujetaba de los hombros obligándome a mirarla y a reprimir mi pasión por un momento.Si se trataba de una maniobra para que la deseara aun mas sin duda estaba logrando su cometido a la perfeccion puesto que mi exiguo suministro de sangre estaba haciendo horas extra…

Pero no era asi…en efecto…estaba preocupada por mi estado y lo que esta noche de’’locura’’nuestra podría causarme.Aunque podría haberme zafado de su agarre con facilidad y haber seguido cogiendo lo que deseaba ese no era mi estilo,ese no era yo.Sus labios descendieron hasta rozar mi pecho agitado y algo mas caliente que hacia un rato e iniciaron un recorrido ascendente pasando por mi cuello y mi barbilla para finalizar en mi rostro.

‘’Que me relajara’’…eso era mas fácil de decir que de hacer,asentí en silencio sin admitir que su tono de voz suave y cargado de cariño no habían hecho sino aumentar mi deseo por esa chica tan complicada y a la vez única.Me estremeci,no solamente por la humeda sensación de mi oreja entre sus labios sino por el contacto de su suave mano mientras me despojaba de mi ropa interior para sujetar mi miembro.El lento y calculado ritmo de la masturbación hacia que me faltara el aire y mi respiración sonase fuerte y acelerada cuando de su boca surgio una frase en apariencia espontanea pero no por ello menos sorprendente…para ambos…

Negue con la cabeza mientras acariciaba su rostro acalorado…
_M-mientras quede vida en mi…nunca…

Mi boca se unio a la suya que acababa de descender para volver a besarme y los siguientes segundos nos olvidamos de respirar,sobreviviendo tan solo por el suministro compartido de oxigueno mientras el movimiento de la mano de Emma en mi entrepierna aumentaba en ritmo y intensidad.Si alguien me hubiera dicho hace años que me veria en una situacion asi me habria reido.Chico conoce chica joven,ella le patea las pelotas,chico y chica obtienen superpoderes y ambos se enrollan cual adolescentes enamorados...eso era lo que tenia el corazon,que no atendia a logica alguna,igual que el mundo que nos rodeaba.
De repente,sin previo aviso ella se aparto de mi lado y cual serpiente deslizándose por mi cuerpo bajo hasta el’’quid’’del asunto.Sentia su respiración calida cerca de mi’’piel’’,alargando el instante,disfrutando de esa sensación de control y mando sobre mi persona y yo no podía hacer otra cosa que entrecerrar los ojos mientras miraba a una tenue luz de emergencia,preso de temblores y notando las primeras gotas de sudor recorriendo mi frente

_________________





Spoiler:




Spoiler:




Keegan haciendo''horas extras''
Spoiler:




PREMIOS:



Keegan Emery

Edad : 35
Empleo : Dueño y camarero de Naturalmind/Justiciero anonimo a turno de noche(Shadow)
Mensajes : 330
Fecha de inscripción : 14/04/2011
Localización : Londres

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La calma despues de la tormenta(Emma Wallace)[+18]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:19 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.