To The Stage (Erik) (+18)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Vie Dic 09, 2011 11:51 pm

"Ladies and Gentlemen, place your fucking bets... here they come!"
Asking Alexandria retumbaba en mis oídos con fuerza, los ecos del concierto en el que estaba presente y en el que estaba, también, entregada a la música a más no poder por ser uno de mis grupos, si no preferidos, al menos que más me gustaban se colaban en mis oídos y se fundían con los movimientos de mi cuerpo, saltando, disfrutando e incluso cantando... y a la vez lanzando miradas al escenario, al cantante y al guitarrista especialmente, que hacía un rato que me habían visto. Aquel día había empezado agobiante a más no poder, con un trabajo de clase a medio hacer que tenía que presentar ese mismo día y conmigo pegándome un madrugón de esos que hacen historia para terminarlo, sin que tenga muy claro cómo lo había hecho... y encima cum laude. Semejante cantidad de estrés había contribuido a que, nada más salir de la universidad, quisiera hacer de todo menos estresarme otra vez tanto y buscara cualquier alternativa a los estudios o al voluntariado obligatorio, alternativa que en mí siempre solía ser algún hombre que estuviera de buen ver, eso siempre. El elegido de aquel día fue un chico rockero que vivía en mi bloque, Jackson, y que después de dejarme descargar mi estrés con él toda la tarde me regaló una entrada para ver al grupo que tocaba en la ciudad aquella noche: Asking Alexandria... los locos, bipolares, metalcore y británicos de ellos que, además, estaban buenos. ¿Qué más quería? Nada, así que me vestí como solía (camiseta del grupo recortada para enseñar piel, tanto en mi escote como en mi espalda, y que hacía las veces de vestido, culotte negro de cuero, medias de rejilla y botas de cordones) y me ligué a más de uno para acabar en primera fila... donde estaba.
To The Stage era la última canción que iban a tocar, la última antes de que el concierto se terminara y el guitarrista, Ben, llamara mi atención para irme con él al backstage y pudiéramos conocernos más... en profundidad, como lo profundamente que llegó tanto su lengua como todo él en mí reveló. ¿El resultado? Un par de marcas de mordisco en mi escote, el teléfono de Ben y también del capullo del cantante, Danny, y unas ganas de marcha en el cuerpo, aún después de varios polvos con un guitarrista guapísimo, que no me las aguantaba ni yo, y como la noche de viernes era joven las posibilidades que tenía ante mí eran infinitas, por lo que podía hacer lo que quiera, que se tradujo en el plan más habitual y a la vez entretenido de todos: la Roxy.
Fui a casa, me arreglé y hasta cambié las botas de cordones planas por unas de tacón, también de cordones, pero mi aspecto seguía siendo, con lo negro del maquillaje y la camiseta del grupo, el de una auténtica rockera, suficientemente provocativo para que el gorila de la entrada cayera en cuanto pasé por delante de él y hasta me invitara a entrar, aunque por suerte no había sido el griego ya que a él se la habría armado yo misma por la estúpida apuesta que había hecho con mi mejor amigo. Hombres... Caminé directa hacia la barra y pedí una copa de Jägermeister, que enseguida me sirvieron, antes de deslizarme entre los cuerpos infinitamente menos agraciados que yo hasta un punto de la pista de aquel piso rockero que me permitiera bailar y divertirme con versiones aceptables de canciones pop, como lo era en aquel momento la que sonaba y a cuyo ritmo empecé a moverme, bebiendo de vez en cuando de mi copa que, por una vez, quería que me durara... Todo fuera por alargar la diversión aún más.


Última edición por Charlotte Thomas el Sáb Jun 23, 2012 1:41 am, editado 1 vez

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Sáb Dic 10, 2011 12:09 pm

Últimamente estaba más estresado de lo normal, desde hacía un par de semanas que había matado a aquellos chavales y conseguido el nuevo poder no había cortado nada que no fuese quirúrgico, y no es que lo quirúrgico no ayude a divertirme, al menos mínimamente, simplemente no es la misma sensación de escuchar los gritos de dolor, sobre todo por que el paciente por desgracia está dormido. En todo caso, necesitaba algún tipo de diversión, porque precisamente desde ese día tampoco había tenido nada de sexo por la semana de prácticas intensas que había tenido, no me había dado tiempo para nada que no fuese trabajar y dormir, por suerte ya había llegado el momento de las pequeñas vacaciones de tres días las cuales pensaba disfrutar de las maneras que se me pusiesen delante.

La sensación de vacío y estrés en el momento que salí del hospital estaba al borde del estallido, casi dos semanas sin sexo ni cortar a nadie era suficiente motivo para ello y ya que aquel día empezaban esas vacaciones no lo pensé ni un momento, me fui a casa y después de una ducha algo relajante me cambie, vistiendo unos tejanos, una camiseta de manga larga blanca, un chaleco gris y una chaqueta negra de cuero (Imagen sin chaqueta) y me fui por ahí a divertirme.

Mi idea principal era ir a Roxy, pero aun era temprano para ello, así que opte por irme a un bar a ver si encontraba algo interesante a esas horas. Poco después de de entrar en un bar y ya con la cerveza en la mano me fije en que una chica no paraba de mirarme, la verdad es que tampoco es que fuese demasiado guapa, pero pasaba el mínimo requerido, al menos en aquella ocasión. Me levante y me senté a su lado en la barra con una sonrisa, a los pocos segundos ya se había dejado comer la boca y la estaba convenciendo para ir a un hotel saliendo de allí con ella de la mano. Aquel plan era genial, con la oscuridad de aquel sitio y con la gente que solía haber allí que le daba todo igual menos ellos mismos no iban a poder identificarme, ni si quiera a la chavala que había salido conmigo por lo que testigos de que me la llevase de ahí no había. Con la escusa de un ataco para ir a mi casa la metí en un callejón oscuro donde la puse contra la pared para empezar a meterla mano, por desgracia con la mano libre tuve la necesidad de golpearle la cabeza contra la pared lo suficientemente fuerte como para que se tambalease y cállese al suelo aun consiente, con las pocas fuerzas que le quedan emitió un grito, música para mis oídos, que acto seguido dejo de emitir al rebanarle el cuello con el bisturí mientras la sujetaba de los pelos haciendo salir sangre hacia el suelo. Quizás aquella vez me había dado demasiada prisa, pero lo necesitaba, di un suspiro y después lamí el bisturí notando el sabor a hierro en la boca deleitándome por lo que acababa de hacer. Como había planeado, aun estaba impecable y sin una gota de sangre en mí, así que queme el cuerpo en busca de la otra cosa que me faltaba de las dos que había decidido ir a buscar aquella noche.

Ya se había hecho suficientemente tarde como para que Roxy estuviese lleno y poder encontrar algo de diversión por allí. Entre sin ningún problema, y después de ir a la barra a por mi consumicion empece a mirar alrededor mientras bebia rapidamente lo que me habían servido, después me arrepentia de bebermelo tan rapido, pero parecia que el vaso me quemaba la mano por que siempre quería deshacerme cuanto antes de él. En ese momento ya solo me fijaba en chicas, que estuviesen buenas y tuviesen pinta de querer marcha, pero encontré algo mucho mejor de lo que podía haber esperado... Charlotte Thomas, aquello sí que era una grata sorpresa, aquella chica me volvía loco, tiempo atrás había tenido algo con ella, y si no fuese por mi peculiar forma de querer quizás seguiríamos teniendo algo, era algo quisquillosa al parecer, eso que le cortase de vez en cuando, y no en plan sexual, no le gustaba y acabo por hartarse y dejarme, en todo caso ella era algo... "liberal" era más un rollo que salir, aunque quizás en el fondo me hubiese gustado tener algo mas, pero las cosas no siguieron adelante. Me acabe lo que me quedaba de bebida y me dirigía hacia ella, poniéndome a bailar detrás de ella cogiéndola por la cintura y acercándome a su oído para susurrarle en gales sabiendo que le gustaba.
-Sigue moviéndote igual de bien que entonces, ¿Sigues haciendo todo igual de bien que hace un año?- Le di la vuelta haciendo que me mirase y bailando aun con las manos en sus caderas acercándola a mi pegándome a ella observando eso ojos los cuales seguían encantándome, quizás por el simple hecho de admitir que me encantaban ya era algo extraño y que demostraba que Charlotte había sido algo diferente a las demás, también dice mucho que siga viva.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Dom Dic 11, 2011 12:47 am

Lo bueno de aquella zona de la Roxy era, sobre todo, la música. En cualquiera de los otros dos pisos lo que había era de un gusto pésimo para cualquiera que, como yo, se declarara fan del heavy metal, y aunque allí no hubiera exactamente cosas como Iron Maiden, lo cual era una auténtica pena, al menos sí que había música rockera que se podía escuchar y hasta bailar... tal y como lo estaba haciendo yo. No era necesario ni que fueran versiones de canciones pop con un par de gritos y ritmo a base de guitarras eléctricas pero sin perder lo bailable que tenían para que yo moviera con su musicalidad y su ritmo, ya que yo tenía una extraña habilidad, potenciada con los años, para bailar con cualquier cosa... literalmente hablando. Que lo que sonaba fuera escuchable se agradecía, eso desde luego; que lo que sonaba fuera algo que, en mayor o menor medida, me gustaba, también influía bastante en cuanto a que hubiera optado por aquel piso y no otro de los bastantes que había para elegir allí, pero tan pronto como había acudido allí podía irme del lugar siempre que no encontrara la diversión que había ido a buscar, y al parecer no tenía pinta... porque lo único que valía la pena, a aquellas horas, era la música, no la fauna que se movía al ritmo de ella.
Lo malo de aquella zona de la Roxy era, sobre todo, la música. Parecía un contrasentido que lo que la hacía buena también fuera su mayor debilidad pero, para mi desgracia, así era, porque los rockeros guapos de Londres solían esconderse más en garitos de mala muerte que en un lugar como aquel y lo que me rodeaba eran principalmente mujeres que se hacían pasar por hombres (marimachos, para entendernos), críos y hombres horribles además de babosos... Una fauna de todo menos deseable. Mi experiencia me decía que para encontrar a alguien aprovechable en la Roxy tenía que tener mucha, muchísima suerte, y al parecer la suerte se me había terminado cuando me había acostado con Ben hacía un rato, por lo que incluso me planteé, entre tragos de Jägermeister, la posibilidad de irme, volver a llamarlo y disfrutar de sus piercings y tatuajes y dejar aquel lugar, pero quizá un ramalazo de fortuna que no me esperaba me quería destinar otros planes, sin juzgar si eran buenos o malos, y me lo impidió.
Pronto sentí a alguien bailando detrás de mí, cogiéndome de la cintura y moviéndose contra mi cuerpo y por un momento me planteé seriamente girarme para ver si valía la pena quien lo había hecho o no, pero en cuanto me susurró algo en galés al oído por encima del estruendo de la música directamente dejé de escucharla, y una mezcla de rigidez y expectativa me recorrieron, muestras de que mi cuerpo lo había reconocido inmediatamente y no necesitaba más para saber que era Erik Stark de quien se trataba detrás de mí... además de que sus palabras habían hablado por sí solas.
Sabía galés, al menos un poco, porque mi primo era de Bridgend y había ido muchas veces durante mi infancia a verlo, y también sabía porque Erik, un antiguo rollo mío, me había hablado innumerables veces en ese idioma antes de que se pusiera violento, como una especie de Mr. Hyde en el doctor Jekyll que solía ser, y yo me alejara... al parecer no lo suficiente. Él estaba allí, tras girarme bailando frente a mí y permitiéndome ver de nuevo sus rasgos, los mismos que para mi desgracia seguían poniéndome, quizá porque él en sí era guapo (mucho, además) o por el morbo del peligro, aunque más bien optaba por una mezcla de ambas que lo hacía bastante irresistible... maldito él. No podía alejarme aunque quisiera, y querer alejarme sólo era una milésima parte de lo que sentía, disimulado en gran parte por la atracción insana, la misma que me obligó sin siquiera proponérmelo conscientemente a moverme contra él y a agarrarme a su chaleco gris con las manos, una vez las tuve libre por haberme terminado el Jäger, para que se acercara aún más... porque sí, se podía.
– Algunas cosas nunca cambian, Stark... Y mi pregunta es simple: ¿lo has hecho tú? – inquirí, directamente en su lóbulo y a diferencia de él en perfecto inglés porque mi dominio del galés no era lo suficiente para responderle con la comodidad que me proporcionaba mi lengua materna. Aprovechando la coyuntura, y que la cercanía que manteníamos hacía de cualquier movimiento algo que me calentaba importantemente, exactamente igual que él, no pude evitar abandonar su oreja para ir a sus labios y comerle la boca como solía, mordiéndole los labios y la lengua al tiempo que jugueteaba con la suya y no me dejaba un solo rincón de ella sin explorar, comprobando para mi mala suerte que seguía besando tan bien como entonces... mal plan, especialmente para mí, porque si en condiciones normales ya me costaba apartarme si encima el cabrón de él lo ponía difícil más me costaría.
– Porque, si no lo has hecho, ya puedes olvidarte de retomar las cosas justo donde las dejamos, ya que ni siquiera tendrás la oportunidad... – añadí, casi ronroneando, sobre sus labios, que había estado mordisqueando, antes de separarme de él y girarme en dirección a la barra, una zona apartada de los enormes altavoces que escupían la música y, por ende, más silenciosa... a la vez que más vigilada. Me senté en una banqueta y pedí una nueva copa de Jäger, cuyo borde acaricié con el dedo antes de dar un buen trago a la bebida que no hacía sino darme ganas de volver a Erik... y consecuentemente al peligro que suponía.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Dom Dic 11, 2011 11:50 am

Deje que me acercase a ella acercando yo mi cara a la suya tentándola y incitándola a que quisiese algo más, finalmente se acerco a mi oído susurrándome unas palabras en ellos a las que ni si quiera me dejo contestar puesto que antes de poder abrir la boca y emitir algún sonido su lengua ya se encontraba dentro de ella haciendo que bajase mis manos a su trasero y haciéndole corresponder a aquel beso con ansias moviendo mi lengua recorriendo los rincones de su boca y perdiéndome en ellos hasta que finalmente nos separamos acabando con unos mordisquitos por su parte en mi labio y acabando por alejarse y irse hasta la barra después de unas palabras con cierto reproche hacía mis actos anteriores, los cuales, sí, seguida haciendo inevitablemente, no era cosa mía que fuese un ansia tal como la de comer o dormir.

Me debatí unos instantes entre seguirla o buscar a otra, estaba claro que Charlotte no iba a olvidar lo que le hice y frente a su pregunta la verdad es que no había cambiado en absoluto, bueno, quizás si que había aprendido a controlar mis instintos algo mas lo que no había cambiado era mi control frente a situaciones donde me encontraba cabreado con alguien, son momento en los que no se piensa así que... Al menos aquella noche ya estaba servido en cuanto a la parte que a ella no le gustaba... aunque todavía me quedaba saciar la otra, acabe por debatirme en ir detrás de ella, aunque no me gustase tenía que admitir que deseaba a Charlotte en aquellos momentos, y más después del pequeño aperitivo que me había dado para ir abriendo boca antes de irse hacía la barra y ponerme a su lado para decir al camarero que me sirviera dos de lo que había pedido Charlotte para ofrecerle uno de ellos, no quería emborracharla, además de que Charlotte aguantaba bastante bien el alcohol y igualmente no me apetecía tenerla completamente borracha, era más bien una ofrenda de paz más que otra cosa.
-¿Así que en caso de que hubiese cambiado podríamos volver a divertirnos como antes? te invito al siguiente- Le dije mientras me apoyaba en la barra bebiendo y le ofrecía el otro deslizándolo hasta que le quedase en frente sabiendo que podía oírme dado que en aquella zona la música sonaba algo más baja, después me gire hacia ella dejando mi copa en la barra.
-¿No crees que podría valer mucho la pena descubrir si he cambiado o no? no pierdes nada por intentarlo y podrías ganar mucho...- Le dije acercándome a su oreja con cada palabra y bajando el tono de mi voz hasta convertirse en un susurro para finalmente mordisquear el lóbulo de su oreja y bajar por su cuello haciéndole un pequeño chupetón, no buscando otra cosa que provocarla y sacar a la Charlotte que conocía y que sabía que no podría contenerse mucho mas a salir... Aunque hubiese huido de mi dudaba bastante que no le siguiera gustando de un modo sexual puesto que por mucho daño que le hiciera dudaba que pudiese negar que en ese aspecto no se lo pasaba bien conmigo.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Dom Dic 11, 2011 11:55 pm

Yo podía ser muchas cosas, y de hecho era bastante de lo que se decía de mí. ¿Una zorra? Afirmativo, me había acostado con más hombres de los que podía recordar, en parte quizá por culpa de las borracheras ¿Una ninfómana? Sí, si así se llamaba mi antinatural aguante, visible en que aún seguía buscando más después de haber tenido un par de asaltos con un rockero guapo, especie en extinción en la Roxy. ¿Una calientapollas? A fin de cuentas no era algo que pudiera evitar, ¿no? Estaba en mí, en mi propia naturaleza y en mis gustos, especialmente cuando estaba tan desatada como lo estaba en aquel momento, con apenas un par de vasos de Jäger (en realidad uno y medio, porque el segundo estaba en proceso de beberlo) en el cuerpo y sin excusa aplicable al alcohol porque, además, también tenía un aguante importante en ese campo, si bien no infinito. Podía, por tanto, ser todas esas cosas que se decían de mí en el dominio público en mayor o menor medida, pero también era muchas cosas que no se sabían de mí, que sólo me incluían a mí y que era mejor que permanecieran al margen de cuantos más oídos mejor, por mucho que para mi desgracia Erik fuera consciente de una de esas debilidades mías... él, o en general los galeses.
Nadie sabía que era familia del batería de Bullet For My Valentine excepto mis (escasos) amigos más cercanos y mi familia, y tampoco nadie sabía que mi primer amor platónico había sido su guitarrista, galés cerrado donde los hubiera y que había iniciado la línea que hasta entonces aún seguía (que se lo dijeran a Erik, si no...) de aficionarme por lo galés, empezando por su acento hasta terminar por ellos en sí. Aquella era una de mis mayores debilidades y estaba presente en Erik, una de las principales razones por las que en primer lugar me había liado con él y por las que me había colgado bastante, aunque dicho cuelgue hubiera terminado dejando paso sólo a la atracción cuando él se puso violento, un punto peligroso que, en vez de alejarme, me acercaba... ¡Maldita fuera yo, y malditas fueran mis putas hormonas!
Y él, encima, tampoco ayudaba viniendo a mi lado y cortando mi capacidad de pensar racionalmente (¿racionalmente yo? Ah, ¿podía?) al invitarme a otra copa, quizá como una ofrenda de paz que acepté algo a regañadientes, porque con él no podía bajar la guardia por mucho que quisiera... Más bien estaba deseándolo, especialmente si él se ponía insistente y me tentaba para que descubriera yo misma, con mis propias manos (sí, literalmente hablando). Erik estaba hecho de mis deseos, al parecer, y no podía evitar sonreírle de manera torcida, tentándolo, ni tampoco aceptar su contacto e incluso intensificarlo al llevar mi mano a su nuca para que no se apartara demasiado de mi piel ya que a él sí le permitía hacerme chupetones... a cambio de plantar míos en su piel.
– Hombre, si me lo dices así... Quizá me anime, y todo. – musité, como respuesta, con tono inocente que no pegaba nada ni con mis palabras ni con las intenciones que éstas contenían, las mismas que llevé a cabo tras acabarme de un trago la copa de Jäger a través de acercarme aún más a él y comerle la boca como antes, jugueteando con mi lengua y con mis manos acariciando sus muslos en dirección ascendente, como dándole la idea exacta de cómo terminaríamos, muy probablemente.
Me separé de él para robarle un trago a su copa de Jäger y mirarlo a los ojos antes de coger con una mano su copa y con la otra su propia mano y dirigirnos hacia un rincón más apartado, apenas sin música por estar cercano a los baños, donde el techno de algunas canciones de Asking Alexandria, que sonaban en aquel momento, apenas se oía y pude medio sonreír ya que si iba a descubrirlo por mí misma sería a mi manera, no de entrada como él quería que lo hiciera... Cualquier excusa era buena para escuchar en directo aquel acento galés tan sexy que tenía, a fin de cuentas.
– ¿Y bien, Stark? ¿Qué es de tu vida? – inquirí, con la espalda apoyada en la pared, la copa sobre un saliente y él casi encima de mí, mis manos acariciando su espalda con las uñas por encima de la ropa y mis ojos delineados de negro clavados en los suyos, fijos, curiosos... sobre todo curiosos.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Lun Dic 26, 2011 8:02 am

Parecía que cualquiera de las provocaciones anteriores habían surgido su efecto, aunque a la vez sabía que con el simple hecho del acento gales ya hubiese causado ciertos efectos en ella, o al menos así era tiempo atrás cuando aun teníamos algo juntos. Al final acabo todo como esperaba, o más bien, como quería que pasase aunque no las tenía todas conmigo teniendo en cuenta el pasado. Mi lengua en el interior de su boca mientras ella me acariciaba el muslo y yo la cogía por la nuca para intensificar aquel beso para luego apartarme relamiendo el labio sin dejarla de mirar a los ojos, seguidamente me cogió de la mano y la seguí donde me llevaba.
-Sigues besando igual de bien que siempre, tenía que decirlo.- Le dije mientras la seguía hasta llegar un rincón de la sala donde la música se escuchaba algo menos, cuando se apoyo en la pared me pegue a ella acariciando su cintura y acercando mi mano mas al centro poco a poco mientras notaba la de ella acariciando mi espalda. La verdad es que nunca imagine encontrarme a Charlotte allí, era algo bastante agradable y inesperado, la verdad es que pensé que no volvería a verla, cosa que no sería extraña porque si que pasamos buenos tiempos, bueno, para mi todos fueron buenos, lo que ella tenía que soportar ciertas... aficiones mías que a la gente no le solían gustar demasiado, lo que tenía mi mal carácter. Lo único que tenía que hacer en aquel momento era no liarla, y por tanto, simplemente no hacerla daño, o al menos no el daño que ella consideraba ofensivo puesto que había otro que más bien consideraba divertido dentro de los limites... en todo caso aquello de controlarme era bastante posible y más teniendo en cuenta que mi ansia había sido calmada justo antes de entrar, una verdadera suerte, para que negarlo, si no seguramente aquello acabaría aquella misma noche, con la diferencia a las demás que Charlotte no acabaría muerta, eso era algo que si que podía controlar, mis ganas de matar no eran tan grandes como mis ganas de seguir viendo a Charlotte con vida por lo que, hasta cierto punto, tenía suerte.
-¿Mi vida? pues seguí los estudios de cirujano y ahora ya estoy con las practicas.- Me acerque a sus labios rozándolos con los míos puesto que me gustaba jugar un poco antes de ir al plato principal.
-Y para qué negarlo, soy bastante bueno en mi trabajo, aun no se me a muerto nadie en él.- Le metí la mano bajo la camiseta que llevaba acariciando su cuerpo siguiendo la línea del pantalón mientras mis labios se mantenían a escasos centímetros controlándolos como podía por no acabar comiéndole la boca y poniéndola contra la pared cogiéndola por los muslos para que rodeara mis caderas y.... mejor no pensar en ello o acabaría por no importarme estar delante de toda esa gente.
-Por lo que se podría decir que bastante bien para qué negarlo, ¿pero acaso importa ahora?- Esas últimas palabras las dije en perfecto gales para acabar la provocación ahora separándome un poco quitando mi mano de dentro de su camiseta para beber del vaso que había traído consigo Charlotte y guiñándole un ojo mientras bebía sin dejarla de mirar a aquellos ojazos que tenía, sabiendo que seguramente no era el único que le pasaban pensamientos como los que acababa de tener paseando por la mente.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Jue Dic 29, 2011 5:07 am

Por mucho que lo pareciera, mi interrogatorio no era, ni mucho menos, gratuito o accesorio. Lo que quería conseguir con él era descubrir mejor que con sus palabras si de verdad iba a ser peligroso dejarme llevar por la corriente de atracción que me conducía hacia él como una mosca hacia la miel o si, por el contrario, tendría que verme obligada a luchar contra ese impulso con uñas y dientes si lo que quería era sobrevivir. Estaban en lucha dos instintos básicos de cualquier ser humano, o animal en realidad dado que eran bastante generales: el instinto de supervivencia que me gritaba, en base a mi propia experiencia, que él era peligroso por un lado; el instinto de perpetuar la especie, comúnmente llamado ganas de tirármelo hasta no poder ni cerrar las piernas, por otro. El resultado de aquel conflicto de impulsos era incierto, y probablemente seguiría siéndolo si él no intentara desequilibrar la balanza que se había impuesto precariamente en la lucha al meterme mano, y por eso intentaba interrogarlo, por eso pugnaba por poner un mínimo de racionalidad en aquella maraña de sensaciones y sobre todo de comportamientos más animales que humanos, aunque en el fondo supiera que me iba a servir lo mismo que ponerme a traducir árabe a pelo, sin conocimientos ni diccionario: nada de nada... siendo de un optimista que rozaba incluso lo demasiado imaginativo. Él era una de mis mayores debilidades, tanto por el hecho de que combinaba en su persona varios detalles (ser galés, estar buenísimo, tener encanto, ser bueno en la cama pese a su tendencia hacia los cortes... y mejor no seguir porque de seguir enumerando cosas acabaría quedándome sola) que eran irresistibles una vez los percibía como por aquella aura de peligro que en vez de alejarme me atraía... Una muestra más de que mi instinto de supervivencia, normalmente ausente, llevaba las de perder aquella noche y si caía posiblemente acabara mal, si no muy mal...
Pero ¿a quién quería engañar? Si ya estaba casi perdida cuando me hablaba con su acento galés intensificado, cuando me hablaba en aquel idioma del que entendía retazos, lo suficiente para hacerme una idea de lo que me había preguntado, podía considerarme suya por aquella noche, y no digo más ya que sería reconocer una derrota demasiado apabullante... más de lo que estaba dispuesta a soportar. Agradecí el momento en el que se separó de mí para beber de mi copa, así como del breve margen del que dispuse para respirar algo que no desprendiera su esencia por todas partes y terminara de pegarme a su cuerpo, y en aquel momento de lucidez volví a ordenar mis ideas lo suficiente para ser capaz de aguantar al menos unos minutos más si él no volvía a intentar nada para atraerme... y conseguirlo. Por desgracia, mi subconsciente no pensaba lo mismo que mi parte consciente y fue lo que Freud había estudiado lo queme guió para cogerle de las solapas del chaleco que llevaba y volver a pegarme a su cuerpo, mordiéndome el labio inferior al mismo tiempo por la ingente cantidad de ideas que se me ocurrían para hacerle y recuperar el tiempo perdido en el que yo misma me había alejado... con razón, con una que no parecía recordar en aquel instante.
– Importa porque siento curiosidad, que al fin y al cabo llevamos un año sin vernos y muchísimas cosas pueden suceder en ese lapso de tiempo. – repliqué, acercándome a sus labios cada vez más hasta que al final los mordí, juguetona y divertida en mi viaje a lamer parte del Jägermeister que tenía en ellos, procedente de mi vaso que, gracias a él, había desaparecido casi por completo. Como no pudo ser de otra manera, semejante cercanía me empujó a besarle y a propiciar una batalla entre nuestras lenguas, una que me permitió recoger más Jägermeister todavía del que ya había probado en sus labios mientras, con las manos, iba subiendo por su pecho hasta llegar a su nuca y enredar los dedos en su pelo, intensificando el contacto porque sí, aunque pareciera increíble se podía... a las pruebas me remitía.
– Además, esto es parte de mi descubrimiento de si has cambiado o no... ¿No me has dicho que lo haga? Para una vez que te hago caso y te obedezco... – inquirí, inocente, antes de morderle la lengua y separarme de él de nuevo, maldiciendo entre dientes las leyes del país que me impedían fumar en el interior de aquella discoteca cuando más necesitaba un cigarro y simplemente poniéndome a bailar con la mirada clavada en él, tentándolo a que se acercara antes de que lo hicieran los moscones que, desde sus posiciones, tenían la vista clavada en mí... Típico.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Sáb Feb 25, 2012 1:15 pm

Al parecer, aunque ella insistiera en saber si había cambiado o por lo contrario seguía siendo el mismo, parecía querer tanto como yo divertirse aquella noche, y para ser más exactos, parecía querer divertirse conmigo. Cierto era que había cambiado ligeramente, ahora se me notaba menos y disimulaba mejor mis aficiones poco convencionales y mal vistas, y hasta cierto punto era también gracias a que mi autocontrol había mejorado notablemente, pero más por un instinto de supervivencia que por el hecho de un esfuerzo sobrehumano por intentar parar los instintos. Dada la situación actual y trabajando en un hospital mi autocontrol había aumentado, si no más de un paciente acabaría muerto y por consiguiente yo en la cárcel, aunque cierto también era que mas tarde o más temprano seguramente sucumbiría a querer cortar esa piel que tanto me gustaba acariciar, aunque fuese ligeramente, y conociendo a Charlotte dentro de unos límites que sobrepase con creces en el pasado hasta no le importaría.

Saboree sus labios, incluso durante un instante cerré los ojos, mientras la atraía hacía mi siguiendo el beso que había empezado con un mordisco juguetón por su parte incrementando mi ganas de, llamémoslo, diversión nocturna, y sin que sirva de precedente no me refería una diversión donde acabase todo cubierto de sangre, cuando por mi cabeza pasaba la idea de ponerla contra la pared se separo de mi alejándose ligeramente y poniéndose a bailar de una forma que mas que bailar parecía una provocación a cualquier ser humano con un gusto por las mujeres, o por como bailaba, incluso por cualquier ser humano, mientras bailaba se quedo de espaldas a mi fijándome en ese momento que había un valiente que se había envalentonado a pretender hablar con ella, fue entonces cuando me acerque por su espalda mirando al tío con cara de mala ostia y haciendo que notase una pequeña presión causada por el aire en su hombro derecho dificultándole el avance, lo que hizo que dejase de comerse con la mirada a Charlotte y fijarse en mi mirada poco amistosa haciéndole retroceder y hacerle venir por donde había venido. Chico listo donde los haya.

En aquel momento aproveche que nadie molestaba para pegarme a ella por detrás y ponerme a bailar pegado a ella, acercando mis labios a su cuello para darle un mordisco juguetón en él y después subir hasta su oreja rozando con mis labios su piel por el trayecto.
-No te hagas tanto la dura, a veces antes me hacías caso, aunque normalmente era porque también te iba bien a ti.- La cogí de la mano y le di media vuelta haciendo que se girara quedándome mirándola a los ojos mientras nuestra nariz se tocaba con la del otro y mis manos se movían alrededor de sus caderas al ritmo de la música sin dejar de bailar.
-Ahora te tocaría decirme tu a mí qué tal te va, es lo justo ¿no?- Le dije acabando por darle un pico suave en los labios, más que por qué ese fuese mi estilo, por seguir jugando un poco mas con ella, en el buen sentido en este caso de jugar, o esa era la intención, por que una vez ahí mis labios decidieron acabar por juntarse con los de ella instintivamente, metiendo mi lengua en su boca buscando con ansias la de ella y acabando finalmente por morder su labio inferior, estirándolo ligeramente antes de separarse ligeramente, casi lo justo para que los labios no estuviesen pegados.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Dom Feb 26, 2012 1:30 am

Bailar era, en aquel momento, la única solución que se me ocurría para aclararme y para darme una pequeña tregua con mi cuerpo, que me pedía a gritos que dejara de moverme para nadie y que empezara a hacerlo únicamente para Erik... con lo peligroso que sabía que eso podía ser para mi propia salud, física y mental. Moverme al ritmo de la música impedía que pensara en lo que no tenía que pensar, o al menos esa había sido mi excusa para hacerlo como lo estaba haciendo, pero aún así mis pensamientos estaban centrados en él, pese a tener las miradas de mil hombres más clavadas en mí... y aquello no era nada justo, se mirara por donde se mirase. ¿Por qué demonios no podía hacer como siempre y aceptar a cualquiera que estuviera lo suficientemente bueno para tirármelo y quitarme el cada vez mayor calentón? Fácil: porque hombres como Erik me ponían el listón demasiado alto y así yo, simplemente, no podía... Y por ser consciente de esa enorme debilidad acepté que uno de los presentes se empezara a acercar a mí para, muy probablemente, invitarme a una copa y a lo que surgiera, tal era la previsibilidad de los hombres, pero no llegó a acercarse porque parecía que algo se lo impedía y a mí no llegó a importarme lo suficiente la razón que lo frenó por una razón muy sencilla: estaba bailando, a lo mío, y momentos después sentí un cuerpo detrás de mí que conocía a la perfección, como cumpliendo mi deseo apenas pensado de bailar sólo para él, que encima aprovechó la posición en la que se encontraba para subir por mi cuello hasta mi oreja y recordarme que solía ser menos dura con él... y no lo dijo, pero los dos sabíamos que cuando más me dejaba era cuando menos sabía lo que él era capaz de hacer con un cuchillo sobre el cuerpo de la persona a la que se estaba tirando, en aquella situación yo.
No paró con aquello, sino que tuvo que ponerme frente a él y preguntarme qué tal me iba antes de besarme e impedir que volviera a hacerlo yo, ya que se me adelantó al estar pensando mi cuerpo, más que mi mente, en aquello mismo... ¡Maldito Erik Stark! Agradecí un instante separarme de él pese a que me mordiera el labio inferior, pero en un alarde de contradicción me agarré a las solapas de su chaqueta para pegarlo más a mí y que no se le ocurriera irse muy lejos y empecé a acariciar su mandíbula con los labios, delineándola y dándole algún mordisco suave ocasional en mi camino ascendente hacia su oreja, en la que a base de mordiscos, algún jadeo e incluso besos ocasionales le demostré que no era el único que podía jugar sucio y aprovecharse de que nos poníamos, sino que a mí se me daban demasiado bien esa clase de cosas.
– Poca cosa, la verdad... He seguido estudiando, y continúo en la universidad, a veces algo de voluntariado... – comencé, poniendo en blanco los ojos ante la mención de mi condena forzosa al voluntariado impuesta por mis padres. – y, sobre todo, mucha fiesta... Conmigo nada ha cambiado, Erik. Nada. – finalicé, poniendo especial énfasis en la palabra nada y, para que entendiera a lo que me refería, clavándole la una en el cuello y haciéndole un arañazo que le causó enseguida algo de sangre... aunque ante mis ojos en apenas un momento el arañazo y la consecuente herida se cerraron y no pude evitar soltarme de su chaqueta con ambas cejas alzadas y la mirada, incrédula, clavada en él, que de pronto empezaba a tener muchísimo que explicar porque aquello significaba que su peligro se había incrementado exponencialmente y que, por un momento, se me fue el calentón, por fin.
– Ahora es cuando yo necesito aire y nicotina. – le dije, antes de girarme en dirección contraria y escabullirme en dirección a la salida, respirando hondo en cuanto el frío aire de la noche me dio de lleno en la cara y sacando de donde no recordaba que lo tenía un cigarro y una cerilla que me bastó para encenderlo y que el humo invadiera mis pulmones, tranquilizándome y asentando en mi interior la idea de que Erik tenía poderes... Y yo seguía queriendo tirármelo igual, un puto pin para mí y mi masoquismo, que en aquel momento, conmigo apoyada en la pared, abrazándome el pecho y con el cigarro en la mano, aún seguía sorprendiéndome.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Sáb Mar 03, 2012 7:26 am

Por suerte parecía que sus ganas de mi eran más fuertes que su instinto, a los hechos me remitía puesto que al finalizar el beso, el cual siguió sin poner reparo alguno, me cogió de las solapas para mantenerme pegado a ella para poder acariciarme con sus labios y aprovechando para morderme, subiendo hasta llegar a mi oreja dejando escapar algún gemido a sabiendas que todo aquello tenía el efecto de excitarme, y en este caso, aun mas porque provenía de ella, por que por desgracia, aunque yo sabía que, aunque fuese anteriormente, yo era uno de sus puntos débiles mas claros, ella sabía que, por mucho que la hubiese tratado como lo había hecho, ella también era uno de esos puntos débiles míos. En cierto modo, que siguiera viva después de conocer como soy realmente decía mucho, puesto que a parte de mi familia nadie más sabia nada de mis "episodios de ira liberada" por llamarlo de alguna forma, y mira que quiero a mi hermano, aunque a él le hiciera lo mismo o cosas peores que a Charlotte... pero bueno, ¿no dicen que quien bien te quiere te hará llorar?

La escuche mientras me contaba que había estado haciendo, aunque no diese demasiada información sobre ello puesto que lo que me decía eran cosa que seguía haciendo y no cosas nuevas, aunque en cierto modo me hacía saber, y más exactamente remarcándolo, que no había cambiado en este tiempo. Me acerque a ella para besarla inconscientemente de mi condición cuando acerco sus manos a mi cuello para hacer algo que solía hacer, y que antes no importaba pero que ahora si lo que me di cuenta demasiado tarde, demasiado concentrado en sus labios y poco en el hecho que si me arañaba se extrañaría en la rapidez en que la herida desaparecía.

Automáticamente se separo de mi al ver aquello, no parecía hacerle gracia, lo que sí que me extraño fue el hecho de la poca sorpresa que se llevo al verlo, como si fuese algo medianamente normal. Se fue directamente a la salida y la seguí, la verdad es que pensé que huía completamente pero al salir pude ver como estaba fumando estando contra la pared, así que me puse delante de ella, pero tampoco pegándome demasiado, no era tonto y en aquel momento no parecía que estuviese como para arriesgarme a que saliese huyendo dejándome llevar por lo que tenía ganas de hacerle. La mire serio para que supiese que no estaba bromeando de ninguna manera, aunque en cierto modo que yo la mirase así en un momento como ese podría ponerla nerviosa.
-Eso que ha pasado no debería de haber pasado... en todo caso, ¿por qué huyes de esta manera en lugar de preguntar que ha sido eso? y lo que más me extraña ¿por qué no estás sorprendida?- Me acerque un poco a ella como queriendo quitar importancia al asunto, pero aun dejándole "espacio vital" como le gustaba decir a ella, le sonreí mientras la miraba a los ojos intentando sonar lo más convincente posible.
-Sigues preocupada por lo que paso y lo entiendo, pero si preguntas podría contestar a tus preguntas.- Le bese en la comisura de los labios pero sin pegarme demasiado a ella, un beso lento para después separarme y esperar una reacción, aunque en aquel momento ya me esperaba cualquier cosa, a la vez que me intrigaba el cómo lo estaba llevando.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Mar Mar 06, 2012 1:39 am

¿Hasta qué punto llegaba mi falta de sentido común, ese que parecía verse constantemente vencido por mi capacidad innata para dejarlo todo de lado por un buen polvo? Al parecer hasta uno muy extremo, ya que de lo contrario no era capaz de explicarme por qué demonios no había huido en dirección contraria, lejos de Erik y totalmente a salvo donde él no pudiera encontrarme, lo cual excluía mi casa ya que él sabía, y además muy bien, dónde vivía... Y no sólo eso, sino que además me había venido bien el aire frío de la noche sobre la cara para tranquilizarme, replantearme cosas y enfrentarme a un calentón que difícilmente me permitía ver los riesgos que podía traerme volver a la cama de Erik, especialmente riesgos físicos y más concretamente heridas difícilmente explicables ya no sólo a mi hermano, que seguramente ni un chupetón me tolerara, sino también a mí misma, pues más de una y más de dos veces había llegado a temer por mi vida estando con él...
Y no ayudaba, nada en absoluto, que yo fuera como lo era respecto a los hombres (una zorra, si se quiere decir así, o como yo prefería llamarlo alguien que disfruta del buen sexo y de su cuerpo ya que estaba en mi mano hacerlo) y que él fuera una de mis mayores excepciones existentes... Con el griego, al que había catado hacía poco, ya había tres reconocidas y las que vinieran después, que conociéndome bien podían ser otras tres... como poco, muy poco. Erik era una de ellas, y por eso mismo ni la nicotina ni el aire, que en aquel momento eran mi única manera de tratar de apartar de mi cabeza los pensamientos que me liaban para meter en ella los que eran más lógicos y protectores conmigo misma (sobre todo si tenía poderes...), funcionaban... mucho menos cuando él tuvo que volver a hacer acto de presencia, sin dejar que me olvidara ni por un momento de quién era el causante de mi enorme confusión... o lo que fuera.
Por mucho que respetara mi espacio vital (algo de agradecer aunque sólo fueran sus intenciones, ya que con sus gestos iba acercándose a mí más y más), yo estaba a aquellas alturas más perdida que si me hubieran soltado en la selva Amazónica y él tenía las de ganar por mucho que estuviera aferrándome a mi última esperanza para aguantar: centrarme en que tenía poderes y ya podía darme por jodida, no literalmente porque si lo hacía él probablemente incluso me gustara, sino de una manera menos literal y mucho más dolorosa... Por eso mismo me centré también en sus preguntas, que quizá me condenaran si era sincera respondiéndolas o quizá podrían darme algo de información en una situación en la que ésta valía millones... o mi vida.
– Huyo porque por muchas razones de peso que haya, que hayas sido capaz de eso me hace plantearme de qué serás capaz conociendo tus antecedentes conmigo... Huyo por sentido común, porque prefiero no acabar como solía hacerlo y menos si ni siquiera puedo defenderme contra alguien que puede curarse. Y, por cierto, si no pregunto es porque sé de dónde lo has sacado, aunque hay algo que sí que me tiene mosca, ya que eso no te pega... ¿Es el único o puedes hacer más cosas que curarte en tiempo récord? – inquirí, dándole la última calada al cigarro antes de tirarlo al suelo para apagarlo y darle una patada que lo arrojó por una alcantarilla cercana.
Nunca estaría a salvo con él, eso lo había asimilado desde la primera vez que nos habíamos acostado y había habido sangre de por medio, pero una cosa era el riesgo y otra muy diferente firmar mi sentencia de muerte, y si bien la primera la aceptaba, no tanto por el morbo sino porque era natural con él, la segunda no me convencía nada.
– Te lo he dicho, Erik, no quiero acabar en una cuneta... Y si acabo otra vez con cortes inexplicables que no puedo curar, créeme que la liaré más parda que yéndome de rositas, así que preferiría evitármelo. Es cuestión de ser práctica. – añadí, momentos antes de mandar a la mierda mis propias palabras y temores y besarlo con lengua, porque me moría de ganas y él estando tan cerca no ayudaba... Era culpa suya, que me liaba.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Mar Mar 06, 2012 6:00 am

Al final soltó todo lo que estaba pensando sobre mí, no era algo que me sorprendiese y menos teniendo en cuenta que mis acciones eran totalmente hasta el momento consecuencias de saber lo que estaba pensando, si no nada más salir la hubiese puesto contra la pared para empezarla a besar y meter mano, pero no, era algo arriesgado ya que haciendo eso podría ser que su miedo fuese más grande que sus ganas de quedarse y saliese de allí lo mas rápido que pudiera y no era lo que quería, no después de tanto tiempo sin verla, y mas después de ver que no había cambiado, o al menos no a simple vista, cosa que en aquellos momento era mas que suficiente.

Finalmente hizo algo que me sorprendió a medias, o al menos no creía que lo hiciera justo después de soltar todo aquello, no sin al menos dejarme convencerla de que podía confiar en mí un poco más, igualmente quería tener todo sobreseguro por lo que iría con calma... o eso pensaba hasta que instintivamente la puse contra la pared siguiendo el beso con intensidad y bajando mis manos por su caderas hasta llegar a su culo mientras la mantenía contra la pared besándola con ansias, jugando con su lengua con la mía y finalmente separándome mordiéndola el labio inferior antes de volver a besarla de la misma forma. Cuando logre volver un poco en mi y volver a pensar fríamente sus palabras había algo que no encajaba.
-Antes de nada decir que no tengo intención de dañar tu cuerpo de una forma ofensiva para ti... aunque ya sabes que me gusta dar algún que otro mordisco y arañazo... lo que ahora me intriga es, tú...¿también tienes algún poder?- La verdad es que eso me sorprenda y me intrigaba, no me asustaba puesto que había intentando huir de mi al ver mi poder, y por tanto tenía miedo de lo que yo pudiese hacer regenerándome de esta manera. No tenía intención de metirle sobre mi segundo poder, puesto que si lo hacía y en algún momento lo veía entonces sí que saldría corriendo, pero tampoco tenía intención de afirmar que tenía un segundo poder, y menos por el peligro que podría pensar que tenia la mezcla de ambos, así que simplemente obvie el contestarle a su pregunta. En todo caso, si ella no tenía poderes conocía a gente que tenía por que según ella sabía de donde los había sacado.
La cogí de la cara acariciándosela mientras la miraba a los ojos antes de seguir hablando.
-Y, lo creas o no, te he echado de menos.- En aquel momento deslice mi mano de su cara a su nuca para volver a besarla, no porque así lo hubiese pensado, simplemente era el deseo que sentía en aquel momento, bien podría admitir que de la chica que he estado más cerca era Charlotte y en aquel momento quería aprovechar al máximo el volver a tenerla entre mis manos por lo que mi cuerpo actuaba solo, aunque tampoco me iba a quejar nada por lo que me llevaba a hacer.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Miér Mar 07, 2012 3:02 am

No era el momento de pensar en nada que se apartara de meterle la lengua hasta la campanilla y jugar con la suya; no era, en realidad, el momento de pensar en nada, y mi cabeza pareció aceptar este hecho durante el tiempo que nuestros labios estuvieron juntos, pero después... Después tuve que volver a la realidad, a asimilar que como me acercara a Erik no sólo me llevaría cortes y dolor sino también una acusación detrás de otra de mi hermano, con quien las cosas estaban... estancadas, suponía, ya que aquel equilibrio era tan peligroso que no podía significar nada bueno y cualquier palabra podría romperlo; cualquier corte, hacerlo estallar. Él, por su parte, era tan experto en distraerme como lo era en liarme y pude (¡por fin!) centrarme en algo que me sacara de la confusión que llevaba un rato arrastrando: el tema de los poderes. Me preguntó, tras jurar y perjurar que no iba a hacerme daño salvo los inevitables arañazos y mordiscos que yo misma, pese a que no fueran a quedarle marcas, le haría llegado el caso, si yo también tenía uno, y por un momento me dio ganas de echarme a reír por si de verdad creía que era tan estúpida como para ignorar que él mismo no había contestado a mi pregunta... con la potencial debilidad que eso suponía.
Yo había descubierto lo suyo por puro accidente, por un arañazo que se suponía que tenía que quedar en su piel y que ya no estaba, pero si no afirmaba ni desmentía que él poseía otro, caso que, pese a lo extraño, bien podía ser posible, me decía a gritos que ocultaba algo... Y no pensaba darle la información completa sobre mí sin, al menos, recibir por su parte y de manera voluntaria algo semejante, que tuviera el mismo valor. En todo caso, su habilidad (insana, por cierto) de distraerme y liarme volvió a la luz cuando dijo que me había echado de menos y me besó... ¿Cómo centrarme en ser una zorra manipuladora si me besaba tal y como lo hacía, vamos a ver? Me resultaba imposible, tanto como desear que se apartara cuando de sobra era sabido por ambos que era lo último que quería, así que le devolví el beso como si me fuera la vida en ello hasta que llegó el momento en el que tuvimos que coger aire... uno que agradecía sobremanera ya que aunque él estando encima de mí me impidiera la lejanía que necesitaba al menos no me tocaba tanto como antes y podía decirse que estaba, por un momento, más cerca de ser dueña de mí misma que hasta ese momento.
– Qué detalle, me has echado de menos... No sé si lo que debería es halagarme por haberte causado tan buena impresión, alegrarme porque el nivel de las chicas de esta ciudad en cuanto al sexo siga siendo tan malo como me acabas de demostrar que es o preocuparme porque tu memoria sea buena sólo en ciertas cosas... ¿O te olvidas de que te he hecho una pregunta, Erik? – murmuré, casi ronroneándoselo y con las manos paseándose por su espalda, ya que era la parte de su cuerpo que más cercana tenía y que mejor se presentaba para que la acariciara en aquel instante... algo, de nuevo, de agradecer porque si pudiera tocar otras cosas podría considerarme mujer muerta y miembro permanente del club de la cama de Erik Stark.
– Vamos... Si tú me contestas, yo te contesto, es lo justo, y ¿quién sabe? A lo mejor con lo que me digas me acabas de convencer y podemos seguir la conversación en otra parte y de otra manera. ¿Qué me dices? – añadí, mordiéndome el labio inferior por la perspectiva de lo que podría venir después y con los ojos, que reflejaban a la perfección mis intenciones de dejarlo seco, clavados en los suyos, tan fríos que me encantaban... Lo que reavivaba mi pequeño problema con la atracción hacia lo peligroso.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Miér Mar 07, 2012 7:58 am

Al parecer seguía siendo igual de inteligente que la última vez que la vi hacia ya algún tiempo, cosa que era algo malo para mí la verdad, las personas listas se dan cuenta de cosas que no me benefician como había sido este caso, se había dado cuenta de la evasiva a responder su respuesta cosa que no me satisfacía para nada puesto que era algo que no quería tener que decir, y menos por que el miedo del otro poder podría hacer que Charlotte se pensase mejor lo de arriesgarse por un polvo y por consiguiente salir de allí mas rápido que un galgo cuando ve salir la liebre.
-En este caso, no era un halago, era una simple realidad, sabes que eras mi debilidad, y no solo por el sexo, aunque he de admitir que ese punto era algo a favor.- Aunque estas palabras eran en parte para calmar un poco la cosa antes de mostrarle nada, no quitaba que hubiese bastante verdad en ella, la mejor prueba de ello es que conocía de lo que era capaz y seguía viva, cosa que no podía decir todo el mundo, para ser más exactos, nadie que no fuese de "la familia" había sobrevivido para tener la oportunidad de atreverse a contarlo. Lo peor de aquello era que en el fondo no acababa de ser coherente mostrándole los poderes a Charlotte ya que era un riesgo, pero era... Charlotte, me costaba no intentar complacerla para conseguir lo que buscaba aquella noche, y menos cuando me acariciaba la espalda y me ronroneaba las cosas de aquella manera, en todo caso, y por mucho que no me gustase la idea, si la cosa se ponía fea siempre podía recurrir a que le pasase lo que le pase a todos los demás, aunque eso sería lo último que haría puesto que antes intentaría otros métodos para que todo saliese bien, o al menos para mí.
-No he olvidado tu pregunta, y me parece justo lo que propones, aunque realmente tú ya sabes algo mío y yo nada tuyo, pero hare un acto de buena fe.-
Me acerque un poco más a ella besándole suave los labios, acariciándole la cara de forma dulce como me gustaba hacer a veces y poniendo cara seria y de preocupación antes de separarme para mirarla a los ojos.
-No es que te lo ocultara, solo no quería que huyeses nada más verlo, pero te lo mostrare si insistes en ello... Tampoco es que buscara engañarte, solo espero que al verlo me equivoque y no salgas corriendo de aquí.- Me separe de ella un par de metros no son antes acariciarle la cara manteniendo mi cara de buen chico que, por cierto, se me daba mejor hacer desde que había empezado las practicas, cosa bastante útil había que decir. El viento de mi alrededor empezó a correr cada vez mas rápido hasta crear un pequeño tornado alrededor mío, cuando creí que la demostración había sido más que suficiente el tornado de mi alrededor desapareció, quedándome mirando la reacción de Charlotte frente al descubrimiento de mi poder.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Jue Mar 08, 2012 3:14 am

En realidad, no esperaba que fuera a complacerme y a enseñarme su poder alternativo, si es que tenía uno, por mucho que estuviera haciendo uso de mis armas de mujer y aprovechándome de mala (o buena, si así me aseguraba de seguir viva y de tener una mínima esperanza de no morir entre orgasmo y orgasmo) manera de ser, como él había admitido, una de sus debilidades, algo que no le había impedido ponerme la mano encima alguna vez pese a lo que tenía que admitir que él, si no me gustaba, al menos me ponía y me obsesionaba a partes iguales, y eso ya era mucho... Sobre todo con mis antecedentes, que no eran demasiado halagüeños en cuanto a experiencia sentimental, de la que carecía casi por completo... y ni ganas de adquirirla. Lo poco que sabía de aquellos temas era que complicaban demasiado cosas tremendamente sencillas hasta ese momento, y pudiendo mantener simple una necesidad tan arraigada en mí como lo era el sexo, ¿para qué iba a buscar algo serio que no sólo me aburriría sino que también me perjudicaría, más que beneficiaría? No lo hacía, y por eso mismo siempre trataba de alejarme de sentimientos demasiado intensos, lo cual explicaba que en aquel tema estuviera en pañales, aunque por suerte para mí él no parecía ser tampoco un catedrático experto en el funcionamiento de los sentimientos, por lo que, de nuevo, volvía a estar de suerte, tanta que aún no sabía cómo no se agriaba todo todavía.
Y, como si la vida aún quisiera sorprenderme más y sacarme más de mis casillas, él aceptó y me demostró que, quizá, algo sí había cambiado... La pregunta, entonces, era ¿hasta qué punto lo había hecho? Pero no pude contestarla ni en la intimidad de mi mente, ya que mi atención, centrada en él y en su demostración, rápidamente me hizo sorprenderme y preocuparme a partes iguales al ver su poder... Viento. Tenía que haberlo visto venir, tenía que haber previsto que su poder tendría que ver de alguna manera con algo que pudiera cortar o que imitara a una cuchilla de alguna manera, pero en lugar de eso algo había querido, dentro de mí, pensar que estaba a salvo de él, el mismo algo que aún quería confiar en él (para poder acostarme con él sin remordimientos, más que nada) pese a que su subconsciente, reflejado siempre en los poderes como había sido en mi caso, reflejara que no había avanzado... Aunque la muestra definitiva de que mi cordura se había ido de vacaciones vino cuando no corrí ni salí huyendo de allí tras su demostración, sino que mostraba una expresión auténticamente fascinada... lo dicho, algo preocupante.
– Aire... Wow. – murmuré, antes de llevarme una mano a los labios para callarme la boca, para no volver a demostrar que Erik Stark me impresionaba como lo había hecho y, sobre todo, para controlarme... que suficientemente me estaba descontrolando en aquel momento como para, encima, darle la razón y ventaja sobre mí. Me acerqué a él, que ya había terminado con la exhibición gratuita de sus poderes y consciente de que probablemente estaba firmando mi sentencia de muerte, y cuando estuve a una distancia muy cercana me detuve, frente a un lugar donde el agua caída del techo de un edificio cercano, goteando en el suelo.
– Lo prometido es deuda... – comenté, como quien habla del tiempo, antes de que las gotas de agua empezaran a acumularse en mis dedos, haciendo formas diversas y antinaturales que demostraban que era yo quien las estaba controlando, igual que al elemento, hasta que las dejé correr por mis dedos hasta el suelo, donde habían tenido que caer de todas maneras. – Ahora ya estamos en paz, y espero que sepas mantener el secreto... Yo lo haré. – añadí, antes de reducir la distancia que nos separaba y rodear su cuello con los brazos, pegándome a él y mordiéndole el labio inferior, juguetona... como nunca dejaba de estar con él.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Jue Mar 08, 2012 6:28 am

Su reacción fue justo la que quería, al menos en parte ya que no imagine que aparte de no huir se quedaría fascinada con el poder, la verdad es que estaba algo... contento, podríamos decir, por la reacción que había tenido puesto que significaba, en este caso, que su atracción o como quieras llamarlo hacía mi era más grande que su desconfianza. Eso no evitaba el hecho de que no me gustaba no saber el cómo conocía los poderes, pero ese disgusto se esfumo enseguida puesto que no se mostro tentada a no mostrarlo.

Se empezó a acercar a mí con paso decidido, durante su trayecto no pude evitar echar varias miradas completas atento a todo lo de su alrededor, en parte porque no quería perderme lo que iba a mostrarme y por otro lado porque me gustaba admirar su cuerpo, al cual quizás le faltaban un par de cortes, nada profundos tampoco, al simbólico, para estar perfecto, aunque no era mi intención hacérselos, ni mucho menos, ya que no quería que se alejase de mi. En el pasado tampoco lo buscaba hacerla daño, o al menos no el suficiente para hacerla huir, pero mi temperamento era algo peor y menos controlado que el que tenía en estos momentos, aunque más que mi temperamento eran mis ganas incontrolables por matar y/o cortar cosas, que por suerte para ella, y en este caso para mí ya que significaba que no huyese, había aprendido a controlar algo mejor en este tiempo, cosa que le beneficiaba en gran medida puesto que la mantenía a salvo... al menos hoy. Mi nuevo control en cierto modo era debido también a que me pasaba el día cortando cosas, aunque no fuese para hacer daño, si no lo contrario, la sangre seguía estando ahí y los cortes certeros y controlados me calmaban de forma decente, además, daba la casualidad que antes de llegar a la discoteca ya me había encargado de calmar mis impulsos, cosa que me había venido de perlas para poder pasar una buena noche.

Finalmente se paro cerca de mí y pude observar como las gotas de agua hacían cosas raras, tomando formas extrañas antes de caer al suelo. Con que agua ¿eh? otro poder elemental, cosa que parecía algo peligroso, o al menos algo peligroso para la gente normal, no para mí. No me preocupaba que lo tuviese, al contrario, al tener ella un poder le debía de dar algo más de confianza o de bien estar por no sentirse indefensa, al menos no totalmente.
-Descuida, no me interesa que la gente vaya sabiendo lo de los poderes como supondrás...- Acto seguido me rodeo con sus brazos y me mordió los labios, ¿que se pensaba? ¿qué me había vuelto frígido o algo así? la rodee con los míos por la cintura levantándola ligeramente apoyando su peso en mi cuerpo empezándola a besar mordiendo sus labios de vez en cuando y bajando mis manos a sus muslos para mantenerla en alto buscando la pared más cercana para ponerla contra ella empezando a lamer su cuello y subiendo por el hasta llegar a su oreja dándole un mordisco juguetón en ella.
-Y ahora que estamos en paz, cual era tu idea de "seguir la conversación en otra parte y de otra manera?-

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Lun Mar 12, 2012 2:08 am

Me dijera lo que me dijera en mi fuero interno, era perfectamente consciente de que a aquellas alturas ya había plasmado mi firma sobre lo que bien podía ser mi sentencia de muerte y sólo quedaba esperar a ver si terminaba siendo tal o si tardaría, el dolor, en llegar... Una parte de mí quería creer a Erik cuando decía que podía controlarse y que me había echado de menos: mi parte, sin duda, más optimista; la otra, sabía que era un riesgo confiar en él y un despropósito pensar que iba a salir indemne, pero si había algo en lo que ambas partes estaban de acuerdo era en que quería que sucediera algo, quería catar a Erik y quería correr el riesgo de, quizá, acabar desangrada sobre su cama... ¿Quién sabía? Lo único de lo que tenía certeza era que el sexo con él bien valía el riesgo y el peligro que pudiera suponerme, así que una vez la decisión había sido tomada había que apechugar con las consecuencias... a mi estilo.
Porque haber cedido no significaba rendirme; haberle enseñado mi poder no era sinónimo de desnudar mi alma delante de él o que tuviera más fácil llevarme a la cama, al menos sin contar con que me gustaba jugar; que estuviera dejando que me besara como lo estaba haciendo no implicaba necesariamente que fuera a ser todo tan sencillo... No me llamaban Charlotte The Harlot por nada, y si me había ganado la fama que tenía era precisamente por no ponérselo fácil a nadie pero, a la hora de la verdad, compensarlo con creces... Como estaba dispuesta a hacer con él, pero no aún.
– A decir verdad, lo he olvidado... Quizá con algo de música y una copa de Jäger me vuelva a la mente. – respondí a su pregunta, con inocencia en la voz que contrastaba de manera brutal con la mirada entre divertida y desafiante de mis ojos, que pudo ver, junto al resto de mí, alejarse de él y con pasos sinuosos dirigirme de nuevo hacia el interior de la Roxy.
Movía las caderas al ritmo de la música, buscando más que atraer a nadie más que él me siguiera hacia el interior de aquel antro, donde me sirvieron rápidamente un nuevo vaso de Jägermeister y, como si nada hubiera cambiado, me volví a dedicar a bailar al ritmo de la música, que a aquellas horas ya no era tan rokera ni siquiera en el piso correspondiente y aceptaba tintes incluso de hip hop, como era el caso de Hollywood Undead, lo que sonaba en aquel momento y que sólo conocía porque mi atención estaba relativamente puesta en la música, o al menos lo estuvo hasta que, como en un déjà vu, volví a sentir el cuerpo de Erik moviéndose junto al mío de una manera que, simplemente, me volvía loca... igual que él, aunque no de una manera sana para mí. Me giré hasta quedar frente a él y le ofrecí del vaso que tenía en la mano un trago, tras el que le besé con pasión, bebiendo del líquido que contenían sus labios y jugando con su lengua, como no habíamos dejado de hacer. Me relamí en cuanto nos separamos de una manera muy visible y sumamente explícita a la hora de reflejar las ganas que le tenía, y me dirigí hacia su cuello, llenándoselo de mordiscos y de algún chupetón que se iba rápidamente por su poder (un gran inconveniente, si se me preguntaba...) en mi camino hacia su oreja, cuyo lóbulo volví a recorrer con los labios.
– Dame un par de bailes contigo y te prometo que decidiré si es mejor ir a tu casa o a la mía... – murmuré, casi ronroneando y al final jadeando al sentirlo acercándome a él... y más cerca que terminaríamos, especialmente cuando rodeé su cuello con uno de mis brazos y comencé a bailar más lentamente contra su cuerpo, con la mirada clavada en la suya... A ver si podía aguantar los dos bailes, porque yo misma dudaba de mi capacidad para hacerlo.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Lun Mar 12, 2012 10:57 am

Al parecer le seguía gustando jugar por lo que en vez de seguir con el juego se volvió para adentro alegando que para recordar lo que tenía pensado hacer. No me solía gustar hacer lo que las chicas esperaban de mi, pero en aquel caso era diferente, sabía que lo hacía como un juego y no por el simple hecho de tenerme yendo detrás de ella, aunque quizás valdría la pena hacerlo, en este caso sabía que ella estaba deseando lo mismo que yo aunque a mi también me gustaba jugar y no ir directo al grano, al menos de que la diversión del "grano" fuese cortar en pedacitos, en cuyo caso dependiendo de mi estado de ansiedad si me llevaba a acelerar las cosas y ir al grano directamente.

Como ella esperaba la seguí a paso lento, observándola antes de acercarme a ella hasta que se puso a bailar captando la atención de varios chicos de los alrededores como era habitual en ella, a veces no sabía si es que le gustaba tener la atención o simplemente ella iba a su bola y la atención le venía sola. Finalmente me pegue a ella sin cogerla ni nada, solo pegando mi cuerpo al suyo a la vez que me movía con el ritmo de la música hasta que se giro para mirarme y ofrecerme un trago el cual acepte de buena gana.
-Gracias.- Solté con un risilla después de beber a lo que seguidamente ella me beso apasionadamente dejándome bien claro que hacía rato que sus ganas por estar conmigo habían vencido al miedo que podía sentir de mi por lo pasado años atrás. Ella me había afectado de una manera o otra, en cuanto a la que a mi manera la quería de cierta forma por lo que seguía viva y por lo que me esforzaba en no hacerle daño pero, por otra parte, parecía que yo también le afectaba de otra forma, aunque fuese que la ponía a cien simplemente con mi presencia y soltándole alguna que otra palabra del idioma del país donde nací, aunque no se podía considerar mi idioma principal.

Después de susurrarme aquellas palabras en el oído no pude pensar en otra cosa que en como acabaría la noche, si acababa, puesto que no considero que acabe la noche hasta que me voy a dormir y no pretendía hacerlo al menos de que Charlotte no aguantase hasta el alba porque tenía la intención de aprovecharme al máximo de la situación en la que nos encontrábamos. Ella siguió bailando pegada a mí con su brazo en mi cuello, ¿de verdad aguantaríamos dos bailes? pose una de mis manos en una de sus caderas y la otra en su muslo acariciándolo a medida que me restregaba contra ella mientras bailaba, acercándolo de vez en cuando a su entrepierna pero sin llegársela a tocar.
-Quizás un par de bailes es demasiado autocontrol, ¿no crees?- Le dije a escasos milímetros de su boca sin dejar de acariciar su muslo y para darle el último toque de provocación, diciendo las últimas palabras en Gales, empezando a rozar mi nariz con la suya sin apartar la mirada de sus ojos, lo cuales me ponían tanto o más que su cuerpo, cosa que ya era decir.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Sáb Mar 17, 2012 1:18 am

A aquellas alturas, ya había decidido ignorar la parte de mi mente que me recordaba que él era peligroso, que me haría daño y que probablemente no lo contaría, y por eso mismo podía sentirla casi asfixiada en mi interior bajo la que cada vez crecía más, unida al calentón: la de la inconsciencia... la de dejarme llevar y no pensar. ¿Para qué hacerlo? Aquello estaba totalmente sobrevalorado y no me llevaba a ninguna parte, ni a saciar la maldita sed que tenía de Erik desde que lo había conocido ni tampoco a mantenerme viva y sana porque los dos sabíamos que con cómo íbamos a acabar era de ser demasiado iluso no esperar marcas de mordisco por mi piel... Aunque disimuladas, esperaba, porque como mi hermano las viera ya podía ignorar al destinatario de los restos de mi preocupación en aquel momento para centrarme en quien se encargaría de hacerme caquitos y echárselos de comer a los perros... porque conocía a Jack lo suficiente para saber que, cuando se ponía en aquel plan, lo mejor era ignorarlo o directamente evitar los problemas, cosa que pensaba hacer si estaba en mi mano.
Y, honestamente, en aquel momento dudaba que dependiera de mí no recibir ninguna marca o que estas fueran situadas en algún lugar disimulable de mi cuerpo, porque el calor de mi cuerpo estaba creciendo de tal manera que me estaba incluso dificultando la tarea de pensar en cualquier cosa que no fuera en él, en su cuerpo, en el baile que estaba dedicándole y en él metiéndome mano de manera más o menos sutil pero que me hacía, casi literalmente, arder... ¡Maldito él! ¿Cómo se suponía que tenía que ser lógica, práctica y racional si se me ponía así y, encima, utilizaba el galés conmigo con lo loca que me volvía? ¿Cómo? ¡Era imposible, de verdad! Pero en aquel caso mi testarudez era tal que iba a hacer lo imposible por salirme con la mía, quizá porque en el fondo aún me fastidiaba que él me hubiera conseguido tan fácilmente... y sin el quizá también, porque sabía que había bastante de eso y de una parte competitiva de mí que odiaba ser pasto tan fácil de un chico guapo como lo era él... ¡y tan guapo!
Sólo así resultaba explicable que pareciera inmune a sus encantos y que siguiera bailando como hasta ese momento, casi zorreándole sin el casi, tan cerca de él que podía incluso sentir sus labios muriendo por besarme, situación exactamente igual a la mía aunque mi testarudez fuera tal que me mantenía en mis trece y me empeñaba en que fuera él quien lo hiciera, costara lo que costase.
– Vaya... Yo que pensaba que Erik Stark era quien tenía más aguante de los dos al parecer me equivocaba. – comenté, falsamente inocente y aún moviendo mi cuerpo contra el suyo, aunque desvié los labios de los suyos para dedicarme en cuerpo y alma a su cuello, a marcárselo, a llenárselo de mordiscos que sólo duraban un segundo en su piel por aquel poder suyo que me había demostrado antes que tenía y que reforzaba la intensidad de lo que le hacía de tal manera que lo que al principio eran besos y chupetones se terminó convirtiendo en simples mordiscos, relativamente fuertes pero ¿quién me culpaba? Me ponía demasiado...
Sólo cuando llevaba ya un rato me desvié de su cuello y le mordí los labios con fuerza, con mis manos danzando por su espalda y acercándose peligrosamente a su trasero, aunque no llegué a tocarlo porque me detuve justo encima, en la parte baja de su espalda y a una distancia aún de seguridad.
– ¿Tanto costaba aguantar, impaciente...? – inquirí, mirándolo como si estuviera reprendiéndole su actitud y justo un momento antes de morderle los labios, estirando del suyo inferior cuando me separé para ir a su oreja, cuyo lóbulo recorrí con los labios y con los dientes, muerta de ganas de él...
– Por cierto, creo que será mejor que sea tu casa, y no la mía... Si no recuerdo mal, tu cama era bastante más grande y podremos aprovecharla mejor. – comenté, inocente sólo en apariencia antes de clavar mis ojos en los suyos, con una ceja alzada y deseando que aceptara para recuperar el tiempo perdido.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Dom Abr 01, 2012 8:05 am

Quizás no era ella por la única por lo que tenía que decir que un par de bailes era demasiado autocontrol puesto que yo era el primero que quería cogerla por la cintura para comerle la boca con ansias recordando el pasado, cosa que desde el momento en que la había visto había empezado a hacer, y todo lo que recordaba me gustaba, bueno, sin contar la parte final, que se me fue un poco la olla.

Seguí moviéndome contra ella al ritmo de la canción que sonaba mientras la miraba conteniéndome en hacer lo que estaba deseando y que incrementaba a cada segundo que pasaba, cuando fue a mi cuello cerré mis ojos llevando mis manos a sus caderas y bajándolas por su cuerpo hasta su trasero para apretárselo y acercarla a mi y ella cuando se canso de mi cuello o bien cuando no pudo contenerse más vino a mis labios para morderlos con fuerza cosa que causo que cuando se separo me relamiese y prestara atención a las palabras que me acababa de susurrar al oído, unas palabras que me hicieron sonreír, la verdad es que no me había fijado si habían pasado los dos bailes puesto que estaba ocupado fijándome en cosas más importantes en eso momentos como para estar pendiente cuando acababa una canción y empezaba la siguiente.
-No llevo a cualquiera a mi casa.- Le dije mirándola a los ojos durante un instante antes de ir a su cuello para hacer los pertinente en él, besándoselo y mordiéndoselo dejándole marcas que desaparecerían a lo largo de la noche al menos hasta que bajando por el cuello me tope con su camiseta la cual aparte un poco para morderle el hombro con fuerza y luego volviendo a subir hasta su cara donde nuestros labios estaban a escasos centímetros los unos de los otros.
-Aunque... tú no eres una cualquiera, no para mi.- En ese momento mi autocontrol se fue al sitio que se había ido a un lugar mejor puesto que la cogí de la nuca y le comí la boca metiéndole la lengua hasta la campanilla para después jugar con su lengua hasta, finalmente, separarme mordiéndole el labio inferior dejando mi cabeza apoyada en la suya mientras mi mano la seguía sujetando por la boca y nuestras narices se tocaban por la cercanía a la que nos habíamos quedado.
-Entonces... ¿te apetece bailar un poco más haciendo que todos los de alrededor se les caiga la baba mirándote mientras se mueren de envidia por mi o cogemos mi moto y ponemos rumbo a mi casa donde queda una botella de Jagüer con tu nombre escrito? la he estado guardado para ti- Las últimas palabras las dije en gales, como acercando mis labios a su oreja pero quedándome a medio camino con mi mejilla pegada a la suya y al acabar girando mi cara para morderle la mejilla. La verdad es que aquella botella la tenia sin abrir desde que se fue, no es que no me gustara el Jägermeister simplemente no la había querido beber inconscientemente, quizás por el hecho de que la estuviese reservando para una ocasión como aquella, aunque realmente no había esperado que se pudiese cumplir y menos después de como se me fue la olla la ultima vez, mira, nadie es perfecto y, para que negarlo, yo me lo pase bien aunque hubiese preferido no hacerlo por las consecuencias que ello tuvo más tarde.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Dom Abr 01, 2012 9:23 am

El tamaño de la cama no era la única razón por la que había rechazado ir a mi casa, aunque sí que fuera sincera diciendo que la suya era más grande y nos permitiría entrar mejor en materia. Otra de las cosas que influían era que desde hacía ya un tiempo tenía un vecino en el piso de al lado, uno recién salido del medioevo por muy raro que fuera aquello o por mucho que costara asimilarlo, y dado que él tenía acceso a mi piso no quería que nos pillara a Erik y a mí en plena faena, dado que no era plan... Sobre todo porque, conociéndolo, lo mismo era capaz de pensar que me estaba haciendo daño (cuando ni siquiera lo estaba haciendo, no quería ni imaginar lo que se pensaría de haber visto a Stark en acción cuando me había alejado de él...) y separarnos en pleno orgasmo, y me negaba a que pasara eso, así que ¿qué mejor que prevenir, en vez de curar? Nada. Además, sabía que por mucho que se hiciera el remolón y que me hiciera mirarlo mal por sugerir que era una cualquiera antes de arreglarlo como sólo él sabía, acabaría cediendo y así lo hizo, convenciéndome para ir con él en vez de seguir zorreando a mi alrededor. No sé si lo que me hizo aceptar tan rápidamente fue su uso tan apropiado del galés para hacerme un halago, la parte de la botella de Jägermeister con mi nombre escrito, la perspectiva de tirármelo hasta dejarlo seco o todo un poco, pero en cualquier caso terminé por acceder y por comerle la boca de nuevo, enganchándome a su pecho con las uñas como pude e intensificando aquel contacto todo lo que sabía, que era mucho... Tanto fue, de hecho, que en cuanto nos separamos me vi obligada a respirar profundamente para recuperar el aliento que había perdido con el beso y a separarme dado que, en aquel momento, de haber estado sin ropa habría estado montándolo por la cercanía y el calor a los que ambos habíamos estado sometidos hacía tan solo un momento.
– No sé ni por qué lo preguntas, Stark. – murmuré, casi con un ronroneo, antes de cogerlo por los cuellos de la camisa y llevármelo de allí, a través del gentío que nos miraba, bien por él o bien por mí, pero siempre con deseo... Aunque el único deseo que se iba a cumplir aquella noche era el mío de él, dado que por el momento me pertenecía para hacerle gemir hasta que se quedara sin voz... Algo tendría que hacer para compensar que por mucho que lo arañara y lo marcara no se le iban a quedar las marcas, ¿no?
Terminamos saliendo de allí y me detuve un momento para respirar el aire de la noche, frío y lo suficientemente intenso para que se me quitara todo el entumecimiento del cerebro que el humo de los cigarros, introducidos a escondidas, y el calor humano habían introducido en mi cabeza, y una vez liberada de aquella suerte de embrujo sólo estaba bajo el del calentón provocado por Erik, por lo que la siguiente dirección, su moto, me costó apenas un par de pasos, tras los que cogí el casco, me lo puse y me senté detrás de él, rodeando su pecho con mis brazos y pegándome a él probablemente más de lo necesario, pero menos de lo que me gustaría... Así de loca me volvía.
– Cuando quieras, Stark... Piensa que cuanto antes lleguemos más tiempo me tendrás en tu cama... – murmuré, de nuevo ronroneando y acariciando su pecho con mis manos desde detrás para instarlo a que nos fuéramos de allí de una maldita vez porque ya me moría de ganas de él y necesitaba tirármelo más de lo que me convenía, lo pensara como lo pensase.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Lun Abr 02, 2012 3:16 am

Charlotte accedió de buena gana a irnos ya de aquel sitio, no sin antes darme un beso de esos que dejan sin aliento, no solo por el hecho que la duración y las ansias con la que nos besamos no nos dejara respirar, si no también por el hecho que sus besos ya dejaban sin aliento normalmente. Después me deje llevar por Charlotte entre el gentío el cual alguno nos miraban, supongo que en cierto modo por que íbamos apartando a la gente, y otros se nos quedaban mirando, eso ya seria por que les gustaba lo que veían.

Al salir de ahí, y después de respirar el aire limpio y frio de fuera, Charlotte fue directa a la moto la cual conocía bastante bien y le pase las llaves para que pudiese abrirla y coger un casco mientras yo le miraba el trasero descaradamente acercándome a ella antes de que se lo pusiera y besándole el cuello desde detrás.
-Ajústatelo bien, quizás no controlo la velocidad por las ansias de llegar a casa.- Le susurre al oído para después coger el otro casco y ponérmelo yo subiéndome a la moto y notando pocos segundos después como Charlotte se subía detrás de mi cogiéndose fuertemente y pegándose a mi todo lo que ella podía haciendo que mis palabras cobraran aun mas sentido puesto que aquello incrementaba las ganas de llegar a casa.
-En mi cama, sofá, encimera, ducha... no te voy a dejar ir tan fácilmente.- Dije arrancando la moto cogiendo velocidad rápidamente.
-Cógete bien fuerte, no te vayas a caer.- La verdad es que ya estaba bien sujeta pero no podía evitar querer sentir su cuerpo apretándose contra el mío que lo único que hacía era incrementar esas ganas que tenía de llegar. Por el trayecto a casa me salte algún que otro semáforo en las zonas que sabía que no pasaba nadie y una velocidad algo mas rápida de la permitida para llegar lo más rápido posible a casa.

Finalmente llegamos, tampoco vivía demasiado lejos y con aquella velocidad a la que había ido en diez minutos ya nos encontrábamos allí. Me baje de la moto ayudándola a bajar después y guardando los cascos lo mas rápido que podía para cogerla de la mano y arrastrarla rápidamente al portal donde abrí la puerta rápidamente y estirándola de la mano después para meterla dentro, apreté el botón para que bajase el ascensor puesto que por desgracia no estaba abajo esperándonos para hacernos el favor.
-Joder.- La mire aun con su mano cogida y sin poderlo aguantar ni un segundo más la empuje contra la pared empezándola a besar mientras mis manos se introducían dentro de su camiseta para acariciar su cuerpo desnudo yendo hacia su espalda para abrazarla por la cintura y pegar su cuerpo al mío mordiéndole la barbilla y bajando hasta su cuello para morderlo y besarlo, clavando mis uñas en su espalda mientras lo hacía.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Miér Abr 04, 2012 2:51 am

Había llegado a un punto de la noche en el que ni siquiera me importaba si él conducía bien o mal, dado que la moto era un simple medio para alcanzar un fin: devorarlo. Eso era lo que verdaderamente me interesaba, no recordar que Stark era un poco (por no decir mucho) bestia al volante y que no controlaba demasiado cuando estaba tan cachondo como lo estaba yo, así que por mucho que una vocecita me lo recordara en lo más profundo de mi cabeza yo lo ignoraba, ya que me daba igual. Sabía, de una manera quizá preocupante, que él no permitiría que nos la diéramos sin antes haberme probado de nuevo, y era esa certeza de saber que se moría por mí, como en realidad era normal que hiciera, lo que me permitió no pensar en nada más que en montarlo una y otra vez durante el trayecto a su casa, que por razones obvias se me hizo eterno... Tan eterno, en realidad, que agradecí que no fuera capaz de llegar más allá del ascensor una vez hubimos bajado de la moto porque yo misma me moría de ganas de estamparlo contra una pared, como él había hecho conmigo, para devorarlo, y eso fue precisamente lo que hice a base de besos, mordiscos y chupetones que se iban enseguida de su piel y que me hacían intensificar el contacto... Pese a todo, fui la única capaz de reaccionar a tiempo para darle al botón de su piso, que recordaba de experiencias anteriores, y también fui la única capaz de separarse cuando, en un momento dado, el ascensor se detuvo y entró una señora, a la que saludé con una inclinación de cabeza cortés que escondía malestar porque sobraba... Yo quería darme el lote con Stark, no aguantar a una señora que olía la tensión sexual tan bien como su asqueroso perfume de flores, y por eso cuando salimos y la puerta se cerró casi obligué a Erik a que abriera la de su casa para, una vez dentro, separarlo de mí, juguetona. Una vez allí, las reglas eran las mías dado que en la cama yo era la más experta de los dos, así que por mucho que le fastidiara iba a tomarme mi tiempo para asegurarme de que se volvía loco por mí... si es que se podía estar aún más que como lo estaba él, cosa que dudaba.
– Sh, relájate... – le dije, poniéndole una mano en el pecho con la que fui conduciéndolo a tientas por su casa hasta que llegamos a su habitación, con el premio gordo en ella: su cama. Lo empujé hasta que quedó tumbado en ella, frente a mí, y con lentitud suma comencé a acariciar mi propio perfil con los dedos, levantándome la camiseta con calma hasta que finalmente la arrojé por ahí, quedando en sujetador, y enseguida el resto de mi ropa acompañó a la camiseta en su vuelo por su habitación hasta que únicamente me cubría la ropa interior, con la que me acerqué a él y me senté, a horcajadas, sobre sus piernas, moviéndome sobre él con sensualidad.
– Y, ahora, goza. – le indiqué, justo en su oído, mordisqueándolo al tiempo que mis manos se empezaban a deshacer de su ropa, que sobraba demasiado en aquellos momentos. En apenas un instante estuvo con el torso al descubierto y yo comencé a arañarlo, más porque me apetecía que por marcarlo, y su cuello era el siguiente ataque de mis mordiscos, aunque terminé subiendo hasta sus labios para comerle la boca porque me moría de ganas... Y se me notaba, tanto en el hecho de no haber dejado de moverme contra él como en el de estar cada vez más cerca de desabrocharle el pantalón y colar la mano bajo sus boxers, que de por sí estaban a punto de reventar... Ventajas de que fuera mutuo, lo de ponernos a mil.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Erik Stark el Miér Jun 20, 2012 7:15 am

Seguí besándola y como por arte de magia el ascensor se puso en marcha, seguramente, más que por magia, por Charlotte pero yo andaba demasiado ocupado en otros asuntos como para preocuparme de aquellas tonterías aunque las acciones de mi cuerpo fueron pausadas por Charlotte al unírsenos una vecina a la fiesta, cortándonos el rollo cosa que no me hacía nada de gracia y menos por las ganas que tenía de estar con Charlotte en aquellos momentos.

Mi primer pensamiento fue un hilillo de sangre manchando las paredes del ascensor que iba en aumento a medida que la señora se desangraba mientras yo volvía a lo mío, por suerte mi pensamiento volvió a ser racional a tiempo, primero porque era mi vecina y no era buena idea aquello y segundo porque a Charlotte no le gustaría nada de nada, aunque era ella la que me volvía loco para sin necesitarlo entrarme aquellos instintos solo para tenerla rápidamente. Finalmente la señora bajo y yo abrí la puerta de mi casa rápidamente con intención de no dejarla pasar del recibidor, pero me pidió que me relajase y aunque con dificultades eso hice... un poco.
-Pides cosas difíciles.- Le dije acercándome a su oreja para propinarle un mordisco para después dejarme conducir por Charlotte hacía la habitación a tientas, puesto que conocía mi casa suficientemente bien sin tener que encender ninguna luz hasta que finalmente llegamos a mi habitación, o más exactamente hasta mi cama. Me empujo para dejarme tumbado en ella mientras con sus caricias en su propio cuerpo solo lograban tener más ganas aun de ella, si aquello era posible, mezclando un sentimiento de quererme lanzar a por ella con el de quedarme mirándola un rato mas sin perderme detalle de su sensualidad.

Finalmente se puso encima de mí y empecé a acariciar su cuerpo con suavidad mientras ella se deshacía de mi camiseta y empezaba a arañar mi torso.
-Por suerte para mi, siempre gozo contigo.- Le dije al oído en gales a sabiendas de que le encantaba mientras cerraba mis ojos disfrutando de sus mordiscos conteniéndome, dejándome llevar sabiendo que aquello era lo mejor tratándose de Charlotte, aunque no pude contenerme más en cuanto nuestros labios se juntaron, empecé a arañarle la cintura con un mano mientras la otra subía acariciando su vientres, subiendo poco a poco pasando entre sus pechos para después acariciar su cuello, propinándole un par de arañazos antes de deslizarse hacia la nuca para no permitir que separase sus labios de los míos, introduciendo mi lengua en su boca para jugar con la suya propinándole algún que otro mordisco en el labio para luego seguir besándola mientras la mano que estaba en su cintura bajaba arañándole hasta toparse con la goma de su ropa interior para dirigirse al centro y empezarle a acariciar por encima de la tela lentamente con caricias suaves.

_________________








Spoiler:


PREMIOS:

Erik Stark

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 02/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Charlotte Thomas el Sáb Jun 23, 2012 1:59 am

Cada vez que hablaba en galés, sencillamente me mataba, y eso Erik lo sabía bien. ¿Qué digo bien? Lo tenía grabado a fuego en su cerebro, de tal manera que cada vez que podía lo utilizaba contra mí, como si necesitara de aquella clase de artificios para que me pusiera cachonda... ¡Ja! Como si no supiera de sobra, también, que sólo con ver aquellos labios suyos, o sus ojos, o cualquier parte de su cuerpo, fuera el contexto que fuera en el que nos encontráramos, iba a querer llevármelo de allí para devorarlo... El problema era que lo utilizaba contra mí siempre que podía, de tal manera que pasara lo que pasase era yo quien caía bajo su hechizo por mucho que me negara por saber de sobra lo peligroso que era ser suya, aunque fuera una noche. Había, no obstante, ignorado el peligro a aquellas alturas, y seguiría haciéndolo hasta que pudiera echarle el mejor polvo de su vida, y eso los dos lo sabíamos y lo reflejábamos en nuestros gestos, que iban destinados a ignorar la ropa que aún teníamos de por medio y calentarnos, algo que se nos daba sumamente bien... Sobre todo a mí. Por fin habíamos llegado a algo en lo que podía ganarle de calle, el sexo, y precisamente por eso iba a esforzarme en hacer que recordara por qué merecía la pena que no me hiciera daño y me dejara vivita y coleando, así como acostarse conmigo... Sencillamente, era de lo mejor que había en Londres, y eso cualquiera que me hubiera probado podía afirmarlo con la seguridad de no equivocarse, así que ¿por qué no usar un poco de mi más que holgada experiencia con Erik Stark...? Y eso fue, precisamente, lo que hice en aquel momento.
Spoiler:
Me separé de él un momento, lo suficiente para bajarle los pantalones y lanzárselos por ahí. En apenas un instante volví a su cuello, a llenárselo de mordiscos, besos y chupetones que no dejaban marca (porque se le iban, no porque no supiera dejarle marca, que no era el caso) y a bajar por su torso, entreteniéndome en sus pezones y en absolutamente cada pequeña marca o cicatriz que grabara su piel mientras mis manos aún seguían perdidas bajo su ropa interior, masturbándolo lentamente y matándolo de ganas, como su propia erección revelaba. Poco a poco iba descendiendo por su pecho, acercándole a donde los dos sabíamos que acabaría llegando, pero en vez de ser una buena chica y seguir con aquello me decidí a no bajarle los boxers y, en su lugar, mordisquear su miembro por encima de la tela, acompañando al movimiento con mis manos acariciándolo, también sobre los boxers. Con aquello estaba a punto de reventar; los dos lo notábamos, pero sobre todo yo, que estaba tan sumamente metida en materia, y por eso tuve la suficiente inteligencia para dejarme rápido de jueguecitos y quitarle los boxers con maestría, lanzándolos por ahí y relamiéndome visiblemente al verlo por fin desnudo delante de mí, como hacía ya tiempo que no lo veía... Aunque, por suerte para él y lo bueno que estaba, no había cambiado nada en absoluto.
Retomando una antigua costumbre que había desarrollado, entre otros, con él, decidí ejercitar mi paciencia también en aquello para que lo disfrutara mucho más con mi ritmo tan sumamente lento que podía resultar insultante. Así, mientras mis manos lo masturbaban, mi lengua estaba demasiado entretenida dibujando formas en la punta de su miembro y, después, recorriéndolo de arriba abajo, siempre sin metérmelo en la boca, no hasta que lo escuchara gemir... Y cuando finalmente lo hizo fue cuando efectivamente comencé a hacer gala de mi don de lenguas y de mi habilidad para hacer feliz a un hombre al hacer entrar y salir a su miembro de mi boca rápidamente, pero a la vez con la maestría suficiente para que mi boca, mi lengua y mis manos lo llevaran lo más cerca del paraíso que alguien como Erik Stark estaría nunca.

_________________








You're only lonely, so lonely, like everybody else...:
Rashid...:


PREMIOS:

Charlotte Thomas

Edad : 23
Empleo : Estudiante universitaria & Voluntaria (forzosa) en el centro comunitario
Mensajes : 318
Fecha de inscripción : 30/04/2011
Localización : En tu cama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To The Stage (Erik) (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:22 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.